Sergio Delgado, entrenador de Larrañaga habló luego de la gran victoria de su equipo ante Welcome, que le permitió conseguir el ascenso a El Metro 2022. Tras el cotejo, muy emocionado habló de todo. 

Sobre el ascenso comentó: “Esto cayó de arriba, porque nosotros los objetivos los íbamos poniendo foco a foco. En la primera charla con los jugadores les dije eso, les planteé cómo íbamos a jugar, la idea era ser muy intensos, correr la cancha, ser solidarios atrás y adelante. Las cosas después se fueron dando, me acuerdo el primer partido con Paysandú que lamentablemente nos mató, porque nos sacaron 20 puntos y nunca tuvimos respuesta. Luego tuvimos una charla con el equipo y lo pudimos revertir. En los entrenamientos, ayer si no les digo: ‘Vamos a parar’ siguen corriendo. Nosotros previo a los partidos corremos la cancha, entonces vos decís: este equipo no tiene techo en cuanto a la intensidad. Querer mejorar, ayudar a un compañero. A mí nunca me había pasado. Hoy pudimos cerrarlo, porque en un tercer partido con Welcome iba ser durísimo y era lo que me preocupaba a mí previo a esto. A esta gente le digo: ‘Vamos’ y van. Eso me lo voy a llevar, porque para un entrenador tener jugadores así, es conmovedor y no sé si alguna vez voy a tener otro plantel así”

Sobre el carácter del equipo, más allá de muchas virtudes, luego de traer un partido perdiendo por 18 puntos y hoy que estuvo atrás en el score por largo rato, declaró: “La química que hay en el equipo, sabemos que uno u otro lo va a revertir. No tenés un reclamo porque no le dieron una pelota o que se la dieron apurado, sólo algún consejo de Camilo (Colman) que es un hombre experiente, o saco y no me dice nada y otro jugador capaz que te dice algo. Esta es mi segunda DTA, soy un entrenador de formativas, y también en base al respaldo del club, es que salió esto, junto con Ramiro Mazzula y el profe Rodrigo Redondo”. 

“Yo creo que la idea del club es que siga. Si sigo, ya el 15 de enero me pongo a trabajar en el próximo torneo para mejorar. Porque en la DTA yo tengo gente que te filma los partidos y otro que haga el scouting, no es profesional. Nosotros no somos profesionales, tenemos que trabajar en otra cosa. Si me aseguran que voy a estar, voy a prepárame lo mejor que pueda para El Metro, sin dudas porque es un tema mío”, dijo el DT de Larrañaga en la consagración.  

Hubo exponentes que no son del equipo, que hoy fueron figuras, como Cabillón y el cabeza Nóbile, pero se adaptaron de gran forma, cuando quizás no venían con tantos minutos en otros equipos: “Yo con el Cabeza Nóbile por ejemplo, ya había hablado desde que estaba en 25 de Agosto, porque sabía que iba ser jugador nuestro. Lo llamé y le dije que tenía que asumir, hacer esto y lo otro, no lo conocía, pero como soy entrenador de formativas, me gusta apoyar a los jugadores y me gusta sacar lo mejor del jugador”. Y agregó: “El Cabeza es un base de Liga, y Agustín (Cabillón) te marca a un base, un dos, tres, o un cuatro y es un entrenador adentro de la cancha. Yo hablaba mucho con él y Camilo, les consultaba cosas, ya que aprendo de los jugadores también. Ojalá ellos hoy, se hayan llevado algo mío, eso me encantaría, yo tengo muchas cosas de ellos. Es un equipo muy unido y también se debe al ayudante Ramiro Mazzula, porque él laburó mucho por esto”

En referencia, sí hoy fue el día más feliz de su vida como entrenador, comentó: “Sin dudas, todavía no caigo. A mí se me fueron dando las cosas también, porque ser entrenador, y entrenador de formativas, donde el nivel es superior, alguna duda tenés siempre. Voy a un psicólogo con el que lo trabajo muchísimo. Aparte si no fuera por él, yo no hubiese aceptado a ser entrenador de primera. Son rollos que uno tiene y los jugadores fueron tomando todas las cosas que le decía. Obviamente en cuánto a lo deportivo es el día más feliz de mi vida. Se lo tengo que agradecer también a Nicolás Bussanello, que me dio la oportunidad, me bancó mucho, en el club soy relativamente nuevo. Vine el año pasado y no competimos mucho, él me bancó, y Ramiro también”.