Hebraica y Macabi extendió su racha de triunfos, tras superar a Urunday Universitario, sin Gokul Natesan, ni Esteban Batista. Facundo Terra, fue pieza clave para controlar el ritmo, viniendo desde el banco y tras el juego, habló con Básquet Total.

Las bajas volvieron a decir presente en el equipo de Germán Fernández, pero Hebraica logró sacar el partido adelante: “En los momentos de adversidad, que faltan compañeros o lo que sea, los demás damos un paso adelante, porque eso te lleva a sacar un plus, un extra. Lo estamos logrando, dejamos en 56 puntos a Urunday, que es un cuadro muy ofensivo, que carga mucho, que tiene tiradores también. Más que nada es un trabajo de defensa y energía, que es por ahí donde estamos pudiendo sacar los partidos”.

Macabi sufrió en el primer tiempo en la pintura, pero en el transitar del tercer cuarto, la zona le dio soluciones: “En el segundo cuarto, por más que arrancamos mal en el primero y lo trajimos, fue parejo, pero ellos lastimaban mucho adentro. Nuestros dos internos extranjeros tenían tres fouls y eso nos complicaba mucho el trámite. Cuando ellos en ese tercer cuarto, no empezaron a embocar, fue cuando nosotros pudimos controlar el ritmo a partir de la defensa y tampoco tuvieron solución para el pick and roll de Gastón (Semiglia) con el ‘4’, que eso también nos abrió mucho la cancha”.

Da la sensación, que con la llegada de Germain Jordan, Hebraica se encontró con su tripleta extranjera y de él dijo: “Germain cuando vino ya nos cambió la energía, la dinámica, los entrenamientos empezaron a ser mucho más intensos tambíen. Porque con Gerard (Devaughn) tenían una relación de México y eso a él también lo cambió un poco. Entonces venían más motivados, las prácticas eran mejores y se da todo a partir del trabajo. Después de perder con Trouville, tuvimos una charla como grupo y ahí cambiamos unas cosas. Con eso se están viendo los frutos y nos ha permitido ganar tres juegos seguidos para finalizar el año”.

En sus bases, Macabi tiene las características de administrar ritmos distintos: “Cuando entré en el segundo cuarto, jugué con Juan (Galletto) y pudimos cambiarle un poco la dinámica al equipo, que veníamos un poco bajo de energía. En el último cuarto, manejé bien los tiempos para cerrar el partido tranquilos, no cometer locuras y poner la pelota con Gastón y jugar un pick and roll con el ‘4’”.