En la victoria de Goes sobre Urupán, Martín Osimani tuvo una noche excelente. Jugó, hizo jugar y aportó en ambos costados. Con 12 puntos, 11 asistencias y 8 rebotes en su casillero personal, finalizado el juego se acercó y dialogó con Básquet Total.

Fue un punto muy importante para confirmar que el Misionero está sólido. Sobre esto menciono: “La verdad que era un punto importantísimo, veníamos de un partido muy emocional con Biguá y eso nos afectó mucho, fue muy lindo vivirlo pero también te descoloca para venir a jugar el día siguiente porque tenés el estandar de juego muy alto. Nos costó al principio con Urupán, quisimos forzar mucho, ellos son un buen equipo, juegan bien pero en el segundo tiempo lo hicimos bien”.

“Sabíamos que teníamos que controlar la pintúra, ellos son un equipo muy agresivo en la pintura y después tienen sus tiradores que lastiman. La clave era no dejarlos tomar rebotes y que nos corrieran la cancha. El primer tiempo nos costó, pero en el segundo ajustamos mejor” analizó sobre la clave para llevarse el punto.

Goes está en un momento muy fuerte a nivel colectivo: “No somos un equipo que tenga individualidades de jugar uno por uno, siempre tenemos un juego colectivo. Creo que por momentos salió bien y en otros nos trancamos. Tenemos que mover la bola y los cinco que estén en cancha estar constantemente en movimiento, eso nos lleva a un mejor juego”.

“Es un tema pendiente que tenemos, si bien por momentos con el ritmo que planteamos llegamos cansados a la hora de tirar el libre, es algo que tenemos que mejorar y cada uno se tiene que preocupar en mejorarlo” cerró hablando de la cantidad de libres que dejó el equipo.