Con una brillante actuación de Sebastián Ottonello, Urupan derrotó a Olimpia en Colón y cortó una racha de dos derrotas seguidas. Los de Pando se meten de nuevo en el pelotón de arriba.

En la continuación de la octava fecha de la Liga Uruguaya de Básquetbol se enfrentaban en la Cúpula, Olimpia y Urupan. Los primeros venían de caer en casa ante Biguá, mientras que los segundos llegaban de perder frente a Defensor Sporting en el gimnasio de Welcome. Gerardo Jauri presentó un quinteto conformado por Abel Agarbado, Brian García, Charlie Marquardt, Nicolás Catalá e Iván Basualdo. Por su parte, los dirigidos por Esteban Yaquinta saltaron a la cancha con Mateo Sarni, Martín Trelles, Donald Robinson, Hernando Cáceres y Zygimantas Riauka. Los encargados de impartir justicia fueron Adrián Vázquez, Julio Dutra y Christian Hirigoyen.

El encuentro disputado en el estadio Alberico Passadore presentó un inicio netamente favorable al elenco locatario, que con un alta efectividad desde más allá de los 6.75 metros de Brian García y Charles Marquardt, conseguía abrir una prematura ventaja de diez unidades. Luego de un tiempo muerto solicitado por su entrenador, el conjunto visitante fue encontrando lanzamientos cómodos en ataque, sobre todo en las manos de Donald Robinson y Hernando Cáceres, que les daban la posibilidad de achicar la diferencia en el marcador. Los ingresos desde el banco de suplentes de Antonio Bivins y Sebastián Ottonello, le aportaron intensidad defensiva al pandense, que con una bomba de Felipe García sobre la bocina, lograba irse al primer descanso arriba por un punto. El arranque del segundo periodo fue sumamente malo, con imprecisiones varias en ambos equipos y con un goleo bajísimo. Promediando el mismo, con un par de anotaciones consecutivas de Mateo Dogliotti, los de Colón volvían a tomar el control de las acciones. Tal y como había ocurrido anteriormente, la verde reaccionó rápidamente, teniendo como principal argumento ofensivo las corridas de cancha por parte de Bivins. En el epílogo de la etapa inicial llegó el momento NBA de la noche. Por un lado, Ejim nos regaló una tapa soberbia sobre Riauka, mientras que un par de ataques después, Ottonello puso una hundida divina entrando por el callejón central.

Al comenzar la segunda mitad, el dueño de casa se encontraba al frente en el electrónico en cifras de 45 a 43. En los primeros compases del complemento se pudo observar la mejor versión del equipo de Canelones, que con un buen aporte de Bivins en el perímetro y de Riauka en la zona pintada, lograba poner un parcial de 11-3 en los primeros cuatro minutos del tercer cuarto. Los de la avenida Garzón tenían serios problemas defensivos, mientras que en el otro costado del rectángulo ya no hallaban los espacios para generar tiros a pie firme, por lo tanto, terminaban dependiendo pura y exclusivamente de lo que pudiera hacer alguna individualidad. En el inicio del último periodo, la visita tenía a su favor una renta de siete tantos. Los dirigidos por el ingeniero Gerardo Jauri salieron decididos a concretar la remontada, con más amor propio que buen nivel de juego. No obstante, los comandados por el licenciado Esteban Yaquinta se mantuvieron firmes y supieron contrarrestar, ya sea con un triple de Trelles o una anotación de Riauka en la pintura, cualquier intento de reacción del conjunto olimpista. Finalmente, Urupan se quedó con el triunfo por 90 a 72, para de esa manera cortar una racha de dos derrotas consecutivas en el torneo y meterse nuevamente en el pelotón de arriba, siendo en puntos ganados el único escolta de los líderes.

En el ganador sobresalió la figura de Sebastián Ottonello, que encestó 23 puntos y atrapó 6 rebotes, bien secundado por Zygimantas Riauka con 21 tantos y 16 rebotes. Por el lado del perdedor, Brian García anotó 20 unidades.

El próximo compromiso del conjunto de Colón será el lunes, cuando en la avenida Joaquín Suárez tenga que visitar a Urunday Universitario. Ese mismo día, el elenco de Pando estará recibiendo a Goes en la ciudad industrial.

LO DESTACADO

Urupan logró un enorme triunfo en la Cúpula de Colón ante Olimpia. Esteban Yaquinta contó con varias figuras, pero tuvo un hombre in another level. Sebastián Ottonello fue la figura descollante de la noche, haciendo absolutamente de todo. El popular “Baldosa” fue determinante en ambos costados de la cancha. En los 31:29 minutos que estuvo en el rectángulo, el número 18 aportó 23 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias, 1 robo y 1 tapa, para una valoración total de 29.

UNO x UNO

Agarbado (4): No fue una gran noche para el capitán olimpista. Se limitó únicamente a generar juego para sus compañeros, cuando en algunos pasajes del juego debía tomar los tiros que le quedaban abiertos. García (7): Por robo el mejor en el local. En algunos momentos se encontró más solo que vegano en asado familiar. Marquardt (5): Es más fácil encontrar una aguja en un pajar, que observar al bueno de Charles haciendo una bandeja. Lo único que sabe hacer relativamente bien es tirar triples. Si no encuentra otro recurso ofensivo le queda poca vida en nuestro básquet. Catalá (4): Hoy le tocó ser titular y no pudo aportar esa cuota de gol exterior que trae siempre desde el banco. En el final salió lesionado, con claras muestras de dolor en su rostro. Ojalá que no sea nada, Nico. Basualdo (3): Se preguntarán, ¿por qué es tan baja la nota cuando terminó con un doble-doble?. Bueno, la respuesta es simple. Esos números están más maquillados que los integrantes de Kiss. Ejim (6): El único que intentó darle una mano a Brian. Se nota que tiene buenos atributos ofensivos, pero también que está lejos de tener un buen estado físico. Atrás dio grandes ventajas, sobre todo cuando le tocó defender a Ottonello. Dogliotti (5): Su primer ingreso fue sumamente productivo, después no pudo repetir. Viana (4): No logró ser solución. Leites (-): Poca participación. Jauri (4): Nunca pudo encontrar variantes defensivas, sobre todo en la pintura. En ataque dependió mucho de las individualidades.

_______________________

Sarni (7): Se dio cuenta que el equipo hoy no necesitaba sus puntos. Entonces se dedicó a asistir y vaya si lo hizo. Como indica su valoración e intelecto personal, hoy fue un Smart Tv de 24 pulgadas. Trelles (6): Está programado para meter una bomba en el momento de reacción del rival. Es el grandote que le roba la merienda a los niños en el recreo. Robinson (4): En el arranque parecía que iba a comerse la cancha. Finalmente, lo único que se comió fue un chivito en La Pasiva de la Plaza Colón. Si quieren publicitar en BT son más que bienvenidos. Cáceres (5): Concepto muy similar al del Pato Donald. Con la diferencia que Hernando jugó mucho menos. Riauka (8): Cumplió con la inexorable ley del ex. Amo y señor de las tablas. Ottonello (9): El Destacado. Fue baldosa, cerámica, porcelanato. Qué noche, Teté. Bivins (7): En campo abierto es prácticamente imparable. Ante defensa plantada le cuesta mucho más poder desnivelar. García (6): El rato que estuvo en el rectángulo le aportó muchísima intensidad a la primera línea defensiva. Suárez y González (-): Escasos minutos. Yaquinta (8): Su equipo tiene una identidad de juego claramente marcada. Cada uno de los jugadores conoce a la perfección su rol. En la noche de hoy, tuvo la buena de lectura de saber por donde debía lastimar a su rival. Además, manejó de manera perfecta la rotación, manteniendo la mayor cantidad de tiempo posible al quinteto que mejor resultado le estaba dando.

VAR

Adrián Vázquez, Julio Dutra y Christian Hirigoyen (7): Tarea prácticamente sin fisuras de la terna. En un partido que no tuvo demasiadas jugadas polémicas, lograron pasar desapercibidos.

_______________________

LO DISTINTO

En la tarde del último día del mes de noviembre, lamentablemente nos enterábamos de la aparición sin vida del cuerpo de Lucas Zanolli. Un chico de apenas 18 años, muy querido por su familia y amigos, que lo único que quería hacer era vender su auto y fue asesinado por una persona despreciable, si es que merece ser llamado de esa manera. Los Pibes de Colón demostraron una vez más, que esto es más que solo básquet y con una pancarta dejaron en claro, que Lucas siempre estará presente cuando Olimpia sea local en la Cúpula.