Foto: Paradeportes 

Uruguay cayó 65-34 sobre Venezuela y comprometió su chance de clasificar a la Copa América.

La selección enfrentaba por la cuarta fecha del Sudamericano de Básquebol en Silla de Ruedas a un rival directo como la selección vinotinto, para acceder a la máxima competencia a nivel continental.

La celeste contó con un mal arranque del juego, en donde su rival, aprovechando las pérdidas y desatenciones defensivas, comenzó 10-0 arriba. Fabián Martínez rompió la sequía de la esquina corta y tras esto, nuestra selección mejoró ofensivamente. Si bien logró descontar, no contó con buenos porcentajes de tiros mejores generados. Pero elevando su rendimiento defensivo, el primer chico lo cerramos a 8 (14-6).

Venezuela desde la faceta defensiva recuperó el dominio. Más allá de que Uruguay mejoró en el goleo, en contraataque la vinotinto tuvo sus mejores pasajes y se fue al entretiempo, 32-18 arriba.

Si bien Luciano Varela consiguó un rápido doble para descontar, un contraataque de los caribeños temprano, hizo detener el juego a Miguel Acosta. Varela del medio rango siguió siendo el arma goleadora de Uruguay, para intentar traer el juego. La vinotinto, rotando bien la bola en ofensiva y atacando el rebote ofensivo, abrió 21, obligando a un nuevo tiempo muerto. La celeste volvió a intentar con libres, pero tras un par de antideportivas, Venezuela tomó 23 de ventaja (51-28), haciéndonos el partido sumamente cuesta arriba, al último decanso.

La vinotino se floreó desde lo colectivo en los primeros minutos del último cuarto, sobre todo en contraataque y aprovechando los cortes. Producto de la diferencia, el juego se abrió, con más espacios y más oportunidades de fluir en ataque rápido. El juego lo ganaron los caribeños, en cifras de 65-34.

Uruguay mañana se jugará su última carta para la clasificación, enfrentando a Colombia a las 15 horas, que viene de ser sumamente competitivo ante Argentina.