Después de un trabajado triunfo ante Bohemios para igualar la final de la Copa de Plata, Básquet Total dialogó con Rocío Bereilh, quien fue una de las figuras de las Leonas. La argentina nos contó sus sensaciones de este partido y como piensan preparar el duelo decisivo.

Consultada sobre cómo pudieron doblegar al rival con la presión alta sin dejarlas jugar cómodas, Rocío dijo: “Este era el plan de juego contra Bohemios, incluso desde la fase regular. En el anterior juego no se nos pudo dar por un tema de concentración y capaz necesitábamos una cachetada después de dos semanas de inactividad para poder volver a demostrar lo que realmente nos trajo hasta acá. La defensa intensa, el equipo jóven y la experiencia de “Roxy” (Dagnino) y “Gabita” (Píriz); que hoy demostraron más que nunca, que no están para nada oxidadas y que están para seguir jugando, porque te aportan esa experiencia que se necesita en este tipo de juegos cuando vas arriba por diez”. 

Acerca de la intensidad mostrada durante los 40 minutos y la concentración para poder mantenerla, Bereilh reveló las claves de dicho éxito: “Con Anita (Delorenzzi) hacemos un gran trabajo. Por otro lado, yo le vengo recalcando a mis compañeros hace un par de semanas, que tenemos que sacar fuerza de las cosas que nos trajeron acá. Tenemos otra argentina (Martínez), aparte de mi y muchas jugadoras del interior del país, que estamos lejos de nuestras familias. Esto es más por ellos que hacen un esfuerzo enorme para que nosotras estemos acá y nosotras hacemos otro esfuerzo enorme para estar acá. En ese momento cuando no te dan más las piernas, tenés que correr con el corazón y con las ganas de ganar”.

La base llegó hace poco más de cuatro meses al conjunto del zoológico, pero ya se siente una más: “Parecemos un equipo que se conoce hace mucho y por suerte tenemos una química divina porque además, jugamos de la misma forma que entrenamos. Las chicas me integraron desde el momento cero, son lo más y conozco a todas las familias. Ahora, después del partido saludé a la señora con la que estoy viviendo, que es como una mamá para mí y tengo una hermana que tampoco es mi hermana. La gente es muy buena y te hace sentir muy a gusto. Ojalá que pueda estar mucho tiempo acá”.

Para finalizar, comentó cómo piensan encarar el tercer y decisivo juego de esta final: “Lo vamos a preparar con la misma cabeza que preparamos este partido y el anterior que no se nos pudo dar. Tenemos que entrar concentradas, sabiendo que la comunicación entre nosotras es clave y no bajando la intensidad. Nosotras dijimos en el vestuario que no queríamos que este fuese nuestro último partido del año y hoy nos salió bien. El domingo si va a serlo y por ello, hay que dejarlo todo como hicimos hoy e incluso un poco más”.