Santiago Pereira fue fundamental trayendo puntos importantes en el triunfo de Auriblanco sobre Deportivo Paysandú para seguir soñando con los play-off, tras el mismo conversó con BT.

Acerca de este buen momento del equipo tras un comienzo complicado, Pereira expresó: “Fue un mal arranque de torneo que tuvimos, donde no hay excusas y no dimos la talla, pero la baja de Claudio (Charquero) fue letal para nosotros y no nos pudimos acomodar. Ahora por suerte con esta racha de dos triunfos con el equipo un poco más armado, aunque aún nos falta Martín (Mayora). La energía ya se siente que es otra, estamos en una posición que creemos que podemos pelear los dos partidos que nos quedan que serán dos finales y esperar algún resultado, pero la energía es otra y eso es lo importante”.

En cuanto al partido y el rival de turno, comentó: “Un rival durísimo. Paysandú está haciendo un campeonato bárbaro, la gente lo apoya y se hace muy fuerte oficiando de local. En cuanto al partido creo que en el primer tiempo las pelotas no entraron y hubo que jugar más adentro, en el segundo se abrió un poquito más el aro y tuvimos una buena defensa 2-3 que nos dio frutos, como ya nos venía de dar el partido pasado”.

Consultado sobre la razón de la levantada, no dudó en señalar al veterano de las mil batallas: “Ni que hablar que la vuelta de Charquero para nosotros no es menor, la importancia que tiene él en el equipo en muchísimas cosas, las que se ven y las que no se ven. La realidad es que el grupo estaba bien aunque los resultados no se nos daban. Por supuesto que cuando no se dan es un poco más difícil entrenar, y ahora estamos con más confianza, jugando mejor y con la energía positiva para seguir ganando partidos”.

Por su experiencia y su tamaño, Charquero es un jugador desequilibrante para la divisional: “Son muy pocos los que lo pueden marcar. Es muy alto, tiene mucha carpeta, no voy a descubrir ahora a Claudio Charquero, pero hay que saber aprovechar su ventaja para terminar y también para generarle a los demás. Porque además es muy inteligente, pasa muy bien la pelota y no es para nada egoísta por lo que todos podemos aprovechar esos espacios”.

En cuanto al nivel de la divisional y volver a jugar con gente, Santiago lo está disfrutando y tomando como un desafío: “La gente es espectacular, todos extrañábamos esto. A mí me tocó no jugar desde la última DTA antes de la pandemia (2019), por lo que volví a entrenar todos los días, integrar un equipo y jugar con gente; que sin dudas es un plus para todos los equipos y es también importante para los hinchas poder acompañar. El nivel del torneo está muy bien y para mí es un desafío personal volver a jugar a este nivel tras estar parado los últimos dos Metro, medio encerrado por la pandemia; hay muy buenos jugadores y equipos que tranquilamente podrían jugar el Metro”.