Deportivo Paysandú venció a Albatros y quedó muy cerca de meterse en playoffs. Una vez finalizado el juego, su entrenador, Luis Silveira, se acercó a charlar con Básquet Total.

Acerca del buen momento que atraviesa el conjunto de La Blanqueada, el popular “Bicho” manifestó lo siguiente: “Estamos muy contentos. Nos costó agarrar ritmo al principio. Tuvimos una serie de partidos que perdimos, pero la realidad indicaba que en el fixture eran difíciles esos juegos. Por suerte, ahora contamos con el plantel completo y somos un equipo mucho más fuerte, sobre todo en el costado defensivo”.

“Gracias a Dios tengo un plantel muy largo. A veces, es algo bueno, pero también díficil de manejar, ya que lógicamente todos quieren jugar. Somos un equipo muy solidario y eso lo respeto muchísimo. Son muchachos que laburan todo el día, vienen y dejan la vida en cada entrenamiento”, expresó el director técnico en relación a la rotación larga de su equipo y a la entrega de los jugadores en cada práctica.

El equipo de la calle Emilio Raña logró defender de manera notable a Antonio Tripodi, que venía siendo una de las grandes figuras del torneo. Sobre lo que fue el plan diseñado para detener al goleador de Albatros, el ex entrenador de Stockolmo dijo: “Mi asistente, Maximiliano Modernell, hace scoutings que son excelentes. Estudiamos al rival e intentamos limitar sus principales figuras ofensivas, tratando de que busquen los puntos que aportan ellos por otro lado”.

Con el triunfo de anoche ante Albatros, Paysandú cosechó su cuarta victoria consecutiva y quedó a un paso de sellar su clasificación a playoffs. Pensando en el cierre de la fase regular, Silveira acotó: “Nosotros creemos que le podemos ganar a cualquiera. Las últimas tres finales vamos a disputarlas con la misma iniciativa de todos los partidos. El objetivo principal es hacernos fuertes en casa, pero sabiendo que de visita también podemos imponer nuestro juego”.

“Es extraordinario, porque es como ganar un campeonato todos los partidos. La alegría que ellos te dan es inmensa. Incluso en los partidos que perdimos, ellos estuvieron ahí dando su apoyo. En el club hay un montón de gente atrás, que hace un laburo que no se ve. Quiero destacar a los que llevan adelante la escuelita de básquetbol, que trabaja todos los sábados y lo que están buscando es traer un semillero de todo el barrio, para comenzar a construir desde las bases”, confesó sobre lo que significa el apoyo de la hinchada del Paysa.