Defensor Sporting logró sacar adelante una serie durísima ante Remeros, para meterse en su tercera final consecutiva. Josefina Rivera, fue pieza clave en el tercer punto de la serie y tras el juego, habló con Básquet Total.

La interna comenzó hablando de las claves para asegurar el juego 3, con un arranque arrollador: “Fue literalmente actitud. Nada técnico-táctico, había que entrar a ganarlo de una. Hemos traído partidos por 17 o por 20, pero no siempre te va a dar. Nos pasó el partido pasado, que contra nosotras a veces esa diferencia no es grande, pero a veces no nos da y perdemos los partidos. En vez de pasarla mal, había que empezar de una bien y listo”.

A pesar del cambio de actitud, Defensor Sporting fue superado el jueves en Praga y Rivera, analizó lo sucedido en la ciudad de Mercedes: “La lesión de Nina (Tiscornia), a mí me apagó mentalmente, porque era mi amiga, mi compañera, la quiero mucho. Por más de que no se justifica, ellas jugaron bien, cargaron mucho el bajo, que están muy fuertes, nosotras estamos mucho más chicas que ellas y hubo que hacer tremendo trabajo de defensa ahí, de desgaste, que no estamos acostumbradas, porque como acá no hay tantas jugadoras grandes, es como más fácil. Allá jugaron bien, lo ganaron y acá había que empezar así”.

Josefina, cortinando y abriendo fue una de las piezas claves en el juego del domingo y sobre su tiro que empieza a desarrollar, dijo: “Yo he entrenado todo el año de tres, no tiro en los partidos. Siento que tengo que encontrar el tiro, no buscarlo, no ser egoísta y tirarmela. Hoy me quedaron ahí y me animé. Se me dio la efectividad también, porque emboqué todos los que tiré. Es animarme a hacer lo que practico todo el tiempo”.

De la efectividad de tres ante la zona, también se refirió, tras no haberla conseguido en el segundo partido: “Sí fue clave. Porque a nosotras se nos cierran mucho, porque a veces mirás para abajo y ves 400 personas metidas ahí y no podés ir. Si caen un par de bombas, se empiezan abrir”.

En ese rubro, su hermana María Paz volvió a ser clave y contó acerca del trabajo de ambas con el tiro: “Lo entreno con mi novio y con mi hermana sí. Pero ella es especialista en eso, yo recién estoy animándome”.

La mayor de las Rivera, jugó la AmeriCup 3×3 y de su pasaje por Miami, dejó: “Fueron aprendizajes de todo tipo. Lo valoro mucho, enfrentarme a jugadoras de ese tamaño, de ese nivel, que tenés que sacar el tiro como pedo porque ya tenés una arriba. Por más que sean diez minutos, te hace crecer mucho y yo lo valoro”.

Por último, dejó su pálpito de las finales: “Espero que sean parejas. Porque la Liga está así, está divina. No se gana como antes, en este juego sacamos una diferencia y en el último nos lo traen. Antes los cierres eran mucho más abiertos. Espero que sean muy competitivas, muy parejas. Como pasó con las series de semifinales igualadas 1-1. Es lo que tiene que pasar, las series son parejas, nunca te va a ser fácil en semifinal en la Liga Femenina. Eso está bueno”.