Capurro venció por la mínima a Trouville en un partido dificilísimo para las lobas y puso las semifinales de bronce 1-0. Tras el juego Básquet Total fue tras la palabra de Micaela Martínez, una de las piezas fundamentales para el triunfo.

Micaela comenzó hablando de lo que significa este triunfo y el pegar primero en la serie: “Fue un partido muy parejo, se notó con la diferencia que hubo al final. Estamos contentas porque esto que pasó en el cierre generalmente nos condiciona, que se ponga parejo en la definición nos pone muy nerviosas y a veces tenemos errores increíbles. Se notó que cuando sacamos un poco de distancia jugábamos más tranquilas, sobre el final nos dejamos estar y se vinieron otra vez, por suerte lo pudimos aguantar y llevarnos el punto.”

Consultada si esperaban un partido tan trabado y más defensivo que ofensivo, Martínez dijo: “Sabíamos que iba a ser así, el primer partido del torneo fue contra Trouville y fue muy parejo, al igual que en los amistosos que jugamos antes del arranque de la Liga, por eso sabíamos que no nos iban a regalar nada”.

La defensa en zona 2-3 del segundo cuarto terminó siendo una clave fundamental del triunfo, ya que solo permitieron 2 puntos en 10 minutos: “Estas últimas semanas estuvimos practicando mucho la defensa en zona, que es una gran ayuda para nuestro juego que son los contrataques y correr la cancha, donde tenemos en Abril (Ramírez) una mano tremenda para asistir cuando alguna de nosotras sale corriendo para dejarnos solas o mano a mano con la defensa”.

Pero no fue un juego sencillo para la extranjera de Capurro que se vio doblegada en la marca y ahí fue cuando Micaela tuvo que asumir y colocó puntos importantísimos desde más allá de los 6,75: “Era algo que habíamos planificado, porque en general los equipos van a anularla a ella, la marcan de a dos, le cierran su juego y ahí es cuando tenemos que mirar otros lados de la cancha y aparezco yo o miramos la pintura con Lore (Lorena Sapio) y Cami (Camila Palomeque). Pero hoy tuvimos esa situación donde a los 20 segundos a Cami le rompieron la nariz y nos quedamos con una jugadora menos. De por sí los sábados somos pocas, porque algunas trabajan y no pueden venir. Tratamos de no condicionar nuestro juego a pesar de las bajas, pusimos la pelota abajo cuando se debía y tratar de correr la cancha y no jugar tan estáticas, porque ahí cuando nos falta una de las pívot abajo siento que nos mareamos un poco”.

El plantel de Capurro fue de 9 jugadora quedando con 8 a los 20 segundos, la rotación fue poca y eso en el físico pesa, más cuando el segundo partido de la serie es el día martes: “Nos faltaron dos jugadoras importantes como Agustina Acosta y Florencia Mier que esperemos el martes puedan estén, porque los sábados de tarde nos complica mucho, ojalá el martes podamos tener un poco más de rotación y poder hacer el mismo juego que en este partido, pero ejecutado de mejor manera”.

El objetivo de Capurro claro está es retener el título de la copa de bronce, algo que no le será sencillo y muy bien lo saben: “Nosotras somos muy consientes que en el campeonato estuvimos muy mal porque apenas pudimos ganar dos partidos. Contra los otros equipos de la copa de bronce perdimos, no hay tanta diferencia entre los equipos, a todos les hicimos partido, pero perdimos, esperamos ahora poder prepararnos mejor y tener mejores partidos que los anteriores para clasificar y defender el título en la final”.