Gonzalo Pasini fue el goleador de Olimpia en las fechas 7 y 8 de la fase regular y una de las piezas claves del triunfo ante Olivol, que le permitió a los de Colón romper la mala racha. Tras la doble jornada dialogó con Basquet Total.

Sobre el balance de la doble fecha, dijo: “Fue un momento en el que teníamos que meter los dos partidos obligados para estar tranquilos. Pudimos meter el primero, justo desde el inicio, sabíamos cómo teníamos que jugarlo, y en el segundo, nos jugó en contra el parate entre partido y partido. A veces estás esperando afuera para volver a jugar, eso te desenfoca, te enfría y hace que los segundos partidos sean más difíciles que los primeros”.

A la hora de hablar del partido ante Olivol, comentó: “En el primer juego sabíamos que era un rival de baja estatura y que teníamos que poner la pelota abajo. Yo estoy cumpliendo el rol de pivot y buscamos aprovechar mi altura para hacer el gol abajo del aro, como estamos con cancha abierta el viento no ayuda mucho. También lo supimos leer bien en defensa, los muchachos en primera línea estuvieron bárbaros y yo colaboré con algunos rebotes. Hicimos un buen papel”.

Sobre la derrota a segunda hora frente a Urunday, dijo: “El parate nos afecta a nosotros y a otros equipos. Urunday es un rival duro al que ya le habíamos ganado antes, pero ellos están más abajo que nosotros y necesitan los triunfos. Fue un partido muy parejo, muy físico, de muchas faltas. Además del cansancio y los rivales que son muy buenos, hay muchos jugadores sub 23 que entrenan todos los días, eso también juega un rol importante en el rival”.

Por último, no quiso dejar pasar la oportunidad de dar las gracias: “Le quiero agradecer al club por todo el apoyo. Nosotros somos un equipo de amigos, hinchas de Olimpia de toda la vida. Nos dieron esta oportunidad para representar al club y lo estamos haciendo de gran forma. Agradecer también todo el apoyo de la gente, el barrio está contento con nosotros, y decirles que vamos a dejar todo para dejar a Olimpia lo más alto posible”.