Con una gran actuación de Rodrigo Trelles y de dos pibes del club, Bohemios venció a Auriblanco y sumó su segundo triunfo consecutivo en la DTA.

Por la tercera jornada de la Divisional Tercera de Ascenso se veían las caras Auriblanco y Bohemios. Los primeros venían de caer en sus dos presentaciones anteriores, ante Marne y Larrañaga respectivamente, mientras que los segundos, habían caído frente a Reducto y derrotado a Montevideo. Los dirigidos por Guido Fernández saltaron a la cancha con Martín Mayora, Santiago Pereira, Santiago Meinero, Federico Della Mea y Matías Flores. Por su parte, los comandados por Ignacio Carrerou comenzaron con Matías Gallo, Nicolás Sánchez, Rodrigo Trelles, Ernesto Rabinovich y Nicolás Rossiello. Los encargados de impartir justicia fueron Carlos Peralta, Franco Dabbisogno y Pablo Premazzi.

El encuentro disputado en el gimnasio Roberto Vázquez presentó un inicio favorable al conjunto visitante, que con un buen aporte de su perímetro, anotando cada uno de sus integrantes un triple, conseguía abrir una prematura ventaja de siete unidades (11-4). De la mano de un inspirado Martín Mayora, agresivo a la hora de atacar el aro, el elenco locatario lograba equilibrar rápidamente las acciones. No obstante, la buena efectividad en triples por intermedio de Rodrigo Trelles y Nicolas Sánchez, le daban al albimarrón la posibilidad de volver a sacar diferencias en el tanteador. Los buenos ingresos desde el banco de suplentes de Federico Cholaquides e Iván Vincent, el primero siendo importante en ataque y el otro en defensa, hicieron que el papal colocara un parcial de 10-0, entre el cierre del primer cuarto y el arranque del segundo. Los de Pocitos estuvieron más de cinco minutos sin poder anotar, racha que se cortó con un par de libres de Matías Gallo. En el epílogo de la etapa inicial el partido cayó en un pozo, en el cual ambos equipos tenían problemas para llegar al gol, aunque en gran medida era provocado por las buenas defensas que se plasmaban en cancha. Al finalizar la primera mitad, el dueño de casa se encontraba al frente en el electrónico en cifras de 32 a 31.

En los primeros compases del complemento se pudo observar un trámite similar al del comienzo del match, en donde la visita era superior a su rival, teniendo como principal exponente ofensivo a Trelles, que era bien acompañado por Lucas Touron. Promediando el tercer periodo, con una bomba de Gallo desde la esquina, los de la calle Gabriel Pereira abrían una brecha de seis puntos. La misma fue neutralizada de inmediato por el local, gracias al buen aporte en ataque de Cholaquides y Della Mea. Con un triple de Federico Carrancio en la primera jugada del último cuarto, los dirigidos por Ignacio Carrerou sacaban la máxima de nueve tantos. En el peor momento de su equipo apareció en todo su esplendor la figura de Iñaki Erroizarena, que con varios dobles cerca del aro y una bomba de frente, le permitía a los de la calle Princivalle igualar el score en 65, con poco más de tres minutos por jugar. La experiencia de Trelles fue determinante en el final, poniendo dos triples al hilo. Errores del rival le permitieron a los comandados por Guido Fernández tener chance hasta el final. Un tiro de tres en las manos de Ramiro Da Costa pudo darle a Auriblanco la victoria. Sin embargo, la caprichosa no quiso entrar y el triunfo se lo terminó llevando Bohemios por 76 a 74, que de esa manera cosechó su segundo éxito en el torneo.

En el ganador se destacó la gran actuación de Rodrigo Trelles, que encestó 24 puntos y atrapó 9 rebotes, bien acompañado por Matías Gallo con 16 tantos y 8 asistencias. Por el lado del perdedor, Martín Mayora terminó como goleador con 16 unidades.

El próximo compromiso del conjunto papal será el lunes, cuando tenga que enfrentar a Montevideo en el gimnasio ubicado en la calle Porongos. Mientras tanto, un día después, el elenco albimarrón visitará el Doña Natividad Rivera, para medirse ante Larrañaga.

LO DESTACADO

El hombre de la experiencia, el que tiene la bola en su poder, fue la gran figura de Bohemios en el triunfo a domicilio sobre Auriblanco. El “veterano” del conjunto albimarrón fue determinante en el cierre del partido, poniendo un par de triples, que le permitieron a los dirigidos por Ignacio Carrerou abrir una diferencia que terminó siendo clave a la hora de llevarse la victoria. Pero además, el ex Aguada aportó su granito de arena en la zona pintada, siendo el máximo rebotero de su equipo. En los 33:09 minutos que permaneció en cancha, el número 5 aportó 24 puntos, 9 rebotes, 1 asistencia, 2 robos y 2 tapas, para una valoración total de 25, la más alta del juego.

UNO x UNO

Mayora (6): Tomó demasiados tiros desde el perímetro, cuando sacaba mejores dividendos atacando el aro. Al ser el armador del equipo, tal vez debería buscar la forma de involucrar más a sus compañeros y no pecar tanto de egoísta. Pereira (4): En defensa tuvo grandes problemas, mientras que en ataque apareció en cuentagotas. Meinero (4): Le puso muchísimas ganas, pero le faltó discernimiento a la hora de saber cuando debía definir él y cuando descargar para un costado. Della Mea (7): De lo mejor del conjunto papal. Está acostumbrado a jugar de “4” en la divisional, a pesar de la falta de estatura. Deja la piel en cada pelota y eso el hincha lo reconoce. Flores (3): Escaso aporte el rato que estuvo en cancha. El buen rendimiento de Vincent hizo que tuviera que observar prácticamente todo el partido desde el banco. Vincent (6): Con la baja de Charquero, el ex Yale pasó a ser el único interno definido del Auri. Se las arregló bien en ambos tableros, sobre todo en el defensivo. Erroizarena (7): En el segundo tiempo fue de los pocos que sacó la cara por su equipo, siendo agresivo en el uno contra uno. Cholaquides (6): Fue sumamente importante en el segundo cuarto, que coincidió con el mejor momento del local. En el complemento tuvo poca participación, lo que sorprendió a los presentes en el gimnasio Roberto Vázquez. Da Costa (4): No logró ser solución. Además, tuvo la mala suerte de errar la última, que pudo darle a su equipo la victoria agónica. Acosta y Robrerto (-): Poca participación. Fernández (5): En tres partidos todavía no ha podido inculcar su filosofía a los jugadores. La ausencia de Charquero es importante, pero así y todo, sigue contando con un plantel interesante.

_______________________

Gallo (8): Partido prácticamente perfecto para el base. Generó juego para sus compañeros, puso varios tiros de afuera y como si todo eso fuera poco, no perdió ninguna pelota. Sánchez (5): Fue el mejor del albimarrón en el arranque del juego, colocando un par de triples y conteniendo de buena forma a Mayora. Con el correr de los minutos fue perdiendo efectividad y algunas bolas en el traslado. Trelles (9): El Destacado. En buenas condiciones físicas tiene todo para ser desnivelante en la divisional. Es el líder perfecto para un equipo con mucha sangre joven. Rabinovich (5): Erró varios tiros fáciles cerca del aro. Sin embargo, su entrega en ambos tableros fue importante, sobre todo teniendo en cuenta la falta de centímetros de su equipo. Rossiello (4): No logró involucrarse en el andamiaje ofensivo, mientras que en defensa le costó cuando quedó emparejado con jugadores de mayor envergadura. Touron (7): Gran ingreso desde el banco de suplentes. Puso un par de bombas y no le tembló el pulso con los libres en un momento pesado del partido. Carrancio (6): Mucha naturalidad para agarrar la base cuando la bola quemaba. No cerró en cancha porque salió por cinco faltas. J. Rodríguez (5): Se prendió de buena manera atrás, le faltó soltarse adelante. L. Rodríguez (-): Escasos minutos. Carrerou (7): Su equipo tiene una intención de juego interesante, con una buena rotación del balón. La falta de gente grande le puede pasar factura ante otro tipo de rivales.

VAR

Carlos Peralta, Franco Dabbisogno y Pablo Premazzi (7): El árbitro ecuatoriano está totalmente despegado para la divisional. Acostumbrado a pitar en torneos FIBA, en la DTA lleva el partido con la carpeta abajo del brazo. Los compañeros lo secundaron de buena forma, cometiendo algún error puntual, pero sin influir en el resultado final del juego.

_______________________

LO DISTINTO

En la NBA los equipos tienen una mascota, cuyo principal objetivo es entretener a los aficionados que asisten a los estadios. En Uruguay estamos varios escalones por debajo de los norteamericanos, por lo tanto, debemos conformarnos con otro tipo de cosas. En este caso, en el gimnasio de Auriblanco, podemos encontrar a un oso de peluche con la camiseta número 5, colgado del soporte del aro que da a los vestuarios. Ojo, capaz en una de esas, pasa como en la película “Ted” y el comuñe termina cobrando vida.