Remeros triunfó una vez más en casa y quedó a un pasito de meterse en la Copa de Oro. Antonella Mazzoni fue importante viniendo desde el banco y tras el juego, habló con Básquet Total.

Las Costeras viven una liga soñada y Antonella comenzó dejando sus primeras sensaciones: “Muy contentas estamos. A medida que va pasando el campeonato nos sentimos mucho más unidas y mucho más confiadas, así que estamos disfrutando del ahora y a esperar que pasa el finde que viene”.

Mazzoni está en Remeros desde su primera participación en la LFB y respecto a las expectativas de un año en el que el equipo subía la vara, contó: “Sin dudas tenemos un plantel divino. Al principio nos costó un poco unirnos, había jugadoras nuevas, teníamos que amoldarnos al equipo, pero después que fuimos encontrando la manera de jugar, es totalmente disfrutable. No nos imaginábamos, pero hoy en día con lo que estamos viviendo, sabemos que estamos para eso”.

Si bien el torneo pasado las mercedarias habían conseguido un resonante triunfo ante Bohemios, este año compitieron ante todos los equipos de arriba: “Este año es especial por eso mismo. Sabemos que estamos a la par de los de más arriba, ya lo hemos demostrado. Estamos disfrutando y ojalá que se dé; y después a demostrar todo lo que tenemos para dar”.

Ante Aguada, las dirigidas por Martín López atacaron mucho contra zona y Mazzoni dejó las claves para vulnerarla: “La zona nos costó, porque dependés mucho del tiro de afuera y al principio se notó que nos costó entrar, tuvimos bajos porcentajes. Se cerraban mucho, marcaban muy bien a Ornela (Bacchini) y a Melina (Zapata). Pero una vez que logramos entrar, ellas son muy buenas pasadoras también, entonces lográbamos pasar, revertir y fuimos encontrando espacios para lograr meter la pelota”.

El sábado Remeros va con grandes chances al CEFUBB de quedarse con la clasificación a semifinales y respecto a al semana de espera, contó: “Estamos ansiosas, pero a disfrutar esta semana, a practicar con todo, que para nosotras el finde que viene va a ser una final, como venimos demostrando cada partido, que venimos dando todo, para ver como quedamos clasificadas”.

Por último, habló de la expectativa que generó la participación de Remeros en su primera Liga, a esta, con la ilusión de pelear el campeonato: “Cuando comenzó el proyecto, las expectativas no eran una Copa de Oro, sino integrar una cuadro del interior, que más chicas pudieran competir acá en el club, tener chiquilinas más chicas que nos tomen de ejemplo y poder llegar a jugar la Liga Femenina; y hoy en día, sin dudas las expectativas, son el Oro”.