Nicolás Arregui cambió de funciones en Capitol, de asistente a entrenador en jefe. En esta ronda de entrevistas el coach del elenco del Prado habló sobre cómo vive esta etapa previa y lo que espera de su equipo en el certamen, que lo tuvo como uno de los animadores de la última LUB.

¿En qué momento desde lo profesional te llega esta oportunidad?

Yo estuve varios años trabajando como asistente y no se me había dado. Incluso, estuve muchos años parado y luego me uní con Diego (Cal) por el tema de los videos, y de a poco me fui acercando en este último tiempo gracias a él. Quedó una vacante en el club, que me la ofrecieron cuando Diego se fue a Biguá. En primera instancia desistí por temas laborales, luego me lo replanteé y decidí dar este paso de aceptar la propuesta.

¿Qué esperás de vos mismo como entrenador principal y cuánta diferencia hay de este rol con respecto a la experiencia que tuviste la temporada pasada?

Es un rol diferente. De hecho en el pasaje que tuve el año pasado al mando del equipo, cuando Diego estuvo con COVID, los jugadores me lo hicieron muy fácil. Ahora es diferente, por eso contar con un plantel similar al anterior era clave para tener un conocimiento de todas las partes y poder darle continuidad. Esta experiencia es nueva para mí, pero es un equipo que siempre se caracterizó por priorizar al grupo humano. Día a día todos van y entrenan con ganas, se dan para adelante y dejan lo mejor. Es un grupo bárbaro, que te da tranquilidad para trabajar.

¿Cuánto influye en la preparación previa al comienzo de Liga que varios jugadores lleguen muy cerca de empezar la competición?

La verdad es que eso es algo que le pasa a todos los equipos, o a la gran mayoría, no es sólo a nosotros. Por eso fue que buscamos en el armado del equipo al menos mantener una base del año pasado, para tener ese conocimiento de equipo que nos facilite las cosas y haga que la adaptación sea más rápida. Todo lo que tiene que ver con El Metro, y sumado a algunas lesiones, nos hicieron retrasar un poco la preparación. Ahora se acaban las excusas, hay que empezar a jugar, no hay tiempo para lamentarse. Para la próxima oportunidad habrá que tener en cuenta este tipo de cosas. Problemas seguro tenemos todos, no somos los únicos.

¿Cuán importante es que los extranjeros conozcan el club y la Liga? ¿Cómo está John Dickson?

Tenemos dos extranjeros que llegaron y que ya conocen el medio y el club (Paul Harrison y Davaunta Thomas), y eso es sumamente importante porque sabemos lo que pueden dar. Dickson se viene adaptando físicamente. Si bien no estuvo en la institución, ya conoce la Liga. Su estilo directo nos va a aportar mucho. Todavía le falta un poco de ida y vuelta, pero sus características fueron buscadas para adaptarse a nuestro estilo de juego.

¿Cuánto potenció la llegada de Demian Álvarez al plantel casi sobre el comienzo de la LUB?

Demian es un jugador de mucha experiencia que nos va a dar un gran salto de calidad. Se acopla también al juego que nosotros buscamos, corre muy bien la cancha, puede ser otro generador y otra vía de gol para nosotros, para no depender tanto de Thomas o Paul. Tener otra vía perimetral que nos pueda generar situaciones es clave. Él se adapta muy bien, tiene mucha categoría. Estamos muy contentos por el esfuerzo que hizo el club para poder contar con él.

¿Cómo imaginás que le puede jugar este formato largo de competición a Capitol?

A fin de año te digo si me sienta mejor o no (risas). Creo que esta modalidad es la más justa, la forma de dos ruedas es lo más justo. Creo que está muy bien el formato. Esto es lo que necesitamos, un torneo más largo, que esperamos que sea competitivo.

¿Se entrena con alguna presión extra porque este año hay descensos?

Creo que el año pasado demostramos que el equipo podía aspirar a más, no vamos a nombrar la palabra “descenso” en los entrenamientos. Nuestra vara tiene que estar más alta que el año pasado. Tenemos que apuntar para arriba, deseamos estar lo más arriba. No vamos a mirar hacia abajo.

¿Cuánto difiere la forma de jugar de este equipo con respecto al año pasado?

Nosotros vamos a intentar imitar lo que hicimos el año pasado. Correr la cancha cada vez que podamos, y cuando no haya gol de contraataque jugaremos buscando la mejor opción. No pensamos en más nada que llegar con este equipo hasta el final.

Respecto al fixture, ¿te gustó cómo es el comienzo o hubieses preferido otro?

Lo que sucede, conviene. Si nos tocó esto es porque nos convenía esto, la realidad es que no hay que darle mucha vuelta.

¿Cómo se palpita la vuelta al público por Capitol?

La verdad es que estamos con muchas ganas. Sin dudas no es lo mismo jugar sin gente en las tribunas que con gente, aunque no sea completo. En el club se vive con mucha intensidad, la gente acompaña siempre dando para adelante. Se vive en el día a día porque siempre hay gente en la vuelta, tanto en las prácticas como en los amistosos. Se notan las ganas de volver, alentar y apoyar. En ese sentido la hinchada de Capitol, que empecé a conocerla en estos últimos años, es muy fiel y acompaña para bien.

¿Para qué está Capitol esta temporada?

Mi pensamiento es estar lo más arriba posible. Esto es paso a paso, Capitol quiere ser competitivo, cada día que tengamos juego tenemos que ser competitivos y tratar de ganar la mayor cantidad de partidos posibles. El tiempo dirá hasta dónde llegamos. No hay objetivos a corto ni a largo plazo. El corto es partido a partido.