25 de Agosto venció a Yale y aseguró su lugar en la Copa de Plata. Las Leonas crecieron desde la llegada de Rocío Bereilh y la argentina, volvió a brillar, ante el de Jacinto Vera. Tras el partido, habló con Básquet Total.

El equipo de Villa Dolores encaminó el partido con un 14-0 inicial y a este se refirió la extranjera: “Este equipo no entra subestimando. Respetamos al primero y al último de la tabla por igual. La clave fue entrar respetando el juego, sabiendo que igual son un rival que raspa y que se les incorporó la China Lara, que juega muy bien, entonces no sabíamos cómo se iba a dar el partido. Entramos con la cabeza en hacer las cosas bien y arrancar con algún tipo de tranquilidad el primer cuarto, que te hace más llevadero el partido, marcando el ritmo de juego”.

25 volvió a brillar desde la faceta defensiva y de esto, también habló Bereilh: “Sabiendo que en la espalda las tenés a Roxy (Dagnino), a la Pocha (Molina), a Paula (Tellechea), que se mata desde la cancha del rival desgastando a las bases, te da una tranquilidad a la hora de defender fuerte, ir a atacar con paciencia, que es lo que trato de darle yo al equipo. Entonces somos un equipo que toma fuerzas desde la defensa y también desde el ataque, así que una vez que llegamos al 100, está complicado para el rival”.

La parte más caliente del campeonato se aproxima y las Leonas aún no se han encontrado con su tiro de tres. Pese a eso, no es algo que preocupe a la argentina: “Son cosas que se arreglan en el entrenamiento, repetición. Se sabe que hay partidos que se abre el aro y otros que no. Hay que buscar la regularidad más que nada. Será cuestión de entrenar y ponernos derecha con el aro”.

En las internas, Rocío tiene una socia ofensiva fundamental y de ellas, también tuvo sus palabras: “Para una base, no hay nada mejor que una pívot que te meta bien un pick and roll, que sepa caer y te solucione abajo del aro. Con Roxy, que tiene un oficio terrible y con la Pocha, que se está destapando cada vez más con el torneo y nos viene dando una mano bárbara, porque no hay jugadora de tanta talla como ella. Por suerte me siento súper cómoda y me llevó bárbaro afuera de la cancha, eso se ve reflejado. Sé que cada rompimiento en el que me venga a cerrar una grande, sé que ellas van a estar ahí abajo para salvarme las papas o para agarrar un rebote de un tiro que no entró”.

Pese al buen torneo, 25 de Agosto no pudo acceder a la Copa de Oro, pero tiene un lindo desafío por delante en la de Plata: “La Copa de Plata va a ser muy competitiva porque el torneo creció mucho desde el año pasado y todos los equipos tienen una extranjera, todos están muy fuertes, está muy parejo para todos. Nosotros le ganamos a Remeros, Remeros le ganó a Hebraica, le ganó a Malvín. El torneo está parejo, está bueno que esté creciendo. Nosotras tenemos un desafío muy fuerte, que es repetir Copa de Plata, que no es menos. Es un desafío muy importante”.

Ya afianzada en nuestro país, Bereilh contó con que se encontró desde su llegada: “Cualquier jugadora de Argentina que me pregunte, según mi experiencia, para venir a Uruguay, yo le digo que venga de cabeza. La gente es increíble, son muy buena gente. Se van a encontrar con que nunca van a estar solas. Las chicas de todas los equipos, por lo que he hablado con las otras argentinas, son lo más. Se ofrecen siempre a mostrarte la ciudad, a llevarte a tomar un mate, a recorrer los domingos la feria. En la parte humana es increíble, estoy encantada con Uruguay. En cuanto a lo deportivo, me parece una Liga que está creciendo. Yo no la veo tan distinta a lo que es la Liga Argentina. Si en Argentina los equipos ya están siendo por suerte casi todos profesionales. Acá falta mucho, pero los equipos de Copa de Oro de acá, tranquilamente pueden jugar la Liga Argentina. El nivel para mí no es malo y cualquier persona que me pregunte para venir, yo se lo voy a recomendar. Menos a 25 porque es mío (risas). A cualquier otro equipo, menos a 25 que es mi casa”.