Momento del papal, dirigidos técnicamente por Guido Fernández. El hombre de la “Guidoneta” habló de todo.

Una temporada al frente de un equipo nuevo. ¿Cómo te sentís?

Muy contento de tener una nueva oportunidad y que confíen en lo que vinimos mostrando. Con muchas ganas de arrancar y volver a todas las canchas de los equipos.

¿Cuáles son las aspiraciones personales?

Poder plasmar nuestra idea de juego y ser protagonistas, competir a la par con todos y poder alcanzar los mejores puestos de Playoffs.

A la hora de charlar con la gente del club, ¿qué te pidieron?

Nos pidieron ser competitivos y lograr una comunión entre los jugadores, cuerpo técnico, hinchas y dirigentes. Que todas las partes estén identificadas y alineadas.

¿Qué cosas positivas repetirías de la temporada que tuviste con Danubio y qué cosas no harías?

Me encantaría poder lograr esa mística grupal que nos hizo fuertes y el nivel de juego alcanzado. En cuanto a qué aspectos me gustaría mejorar, sería en los cierres de juego, que en la última llave no supimos abrochar.

¿Cuáles son las aspiraciones del cuerpo técnico y del plantel?

Llegar lo más lejos posible pero sin perder la alegría y el disfrute de estar trabajando de lo que nos gusta.

¿Cómo han sido los entrenamientos hasta el momento, tanto en lo físico como en cancha con pelota?

Tuvimos la dificultad de que varios jugadores, e incluso cuerpo técnico, estábamos involucrados en El Metro y eso nos trajo complicaciones para los entrenamientos. Con el profe Francisco Crespi hubo mucho trabajo para emparejar la parte física, porque todos vienen en diferentes etapas. Federico Gómez estuvo en los trabajos en cancha como asistente y tomando mucho contacto con todos. Ahora sumamos a Aviv Alfie en la parte de psicología.

¿Cómo definís al plantel?

Un plantel joven acompañado de cuatro mayores con mucho recorrido como Claudio Charquero, Federico Della Mea, Martín Mayora y  Federico Cholaquides. Estamos entrenando muy fuerte, con mucha hambre de ganar y soñando en grande.

¿Qué podés decir sobre las fichas mayores?

Ya jugaron juntos en otros equipos y eso nos da un plus. En cuanto a Charquero, tiene mil batallas arriba, es un líder natural, y junto a Della Mea se potencian porque son ganadores. Por otra parte, Mayora es clase A para esta divisional, las quiere todas, y Cholaquides te revoluciona el plantel con mucha impronta.

¿Qué te pueden dar los jóvenes?

De la mano de Iñaki Erroizarena y Santiago Pereira, mucho gol ambos, son de los más experientes de los jóvenes que tenemos y hace que sea un plantel largo y rico en variedad. Por otra parte, Santiago Meinero, Bruno Acosta y Ramiro Da Costa Porto son otros nombres que tienen mucho para aportar y son soluciones desde el banco.

¿Qué esperás del torneo? ¿Cómo definís el certamen?

Volver a visitar todos los escenarios será un gran desafío, porque también lo haremos con público y habrá que acostumbrarse a eso. Es la fiesta de los barrios, canchas llenas y con ambiente de final del mundo como cada partido de DTA. Por otra parte, será un torneo corto, por lo que hay que hacerse fuerte de local y robar la mayor cantidad de puntos de visita.

¿Un mensaje para la parcialidad?

El mensaje es sencillo, estamos trabajando para darles alegrías y volver a ver al equipo en cancha dejando todo en cada partido. Auriblanco es familia y así queremos sentirnos.