En el corazón de Villa Biarritz se encuentra el último campeón de LUB. Diego Cal se estrenará como entrenador en jefe de Biguá luego de su resonante paso por Capitol. Sobre la previa del torneo que se viene charló con Básquet Total.

¿Imaginabas al inicio de tu carrera que a los 30 años de edad ya ibas a dar un salto de esta magnitud?

La realidad es que no. Siempre me dediqué de lleno en cada año y en cada momento que me tocó en mi carrera. Con el pasar de los años me marqué objetivos de ir dirigiendo categorías más grandes y empezar a competir más que formar jugadores. Hoy estoy en un lugar de privilegio intentando aprovecharlo en el día a día.

Por tu edad y ya hace varios años como entrenador en jefe ¿te sentis un “bicho raro” en el básquet?

Fue algo que me dificultó desde que empecé en mi carrera. No tener un nombre todavía, no tener una edad a la que muchos estaban acostumbrados o la apariencia de alguien mayor. Muchas veces es como un primer filtro en temas de autoridad y respeto con los planteles. He tenido que hacer un doble esfuerzo por conocer e interiorizarme para realmente hacer bien la tarea. Pero después esto no deja de ser un deporte colectivo ni dejamos de pertenecer a un equipo. Cada uno haciendo la tarea de sus obligaciones pero también disfrutar el día a día que es lo que nos hace felices.

¿Qué le puede aportar Diego Cal a Biguá?

Antes de llegar había estudiado al equipo en ciertos aspectos. Este grupo tiene mucho de lo que a mi me gusta en el básquetbol y la características de los jugadores beneficia eso. Lo principal que puedo hacer es no inventar cosas sino continuar con algunos aspectos sencillos que ya estaban impregnados en el plantel. Creo que podemos agregarle la parte del contraataque y sumarle tener ofensivas más cortas. La temporada pasada este era un equipo que usaba entre 16 y 24 segundos para definir las posesiones. Creo que podemos utilizar ocho segundos y agregarle eso al equipo cuando convenga y cuando se pueda.

¿Cómo valorás el tiempo de preparación del equipo?

Estamos súper contentos. Todavía no tenemos todos los elementos del plantel para ir rodando de forma perfecta pero de a poquito lo vamos armando y creo que fue un buen tiempo para nosotros poder analizar el material qué hay de cada jugador, ir convenciéndolo de nuestra idea e ir haciendo ajustes.

¿Cuánto afecta la baja de Víctor Rudd en el arranque del campeonato?

Creo que Victor no pudo plasmar toda su calidad el campeonato pasado. Entre lesiones y falta de una regularidad en su participación terminó siendo más intermitente. Ahora va a llegar con ese rodaje que necesita y lograr que entienda la idea para potenciar al equipo lo máximo posible. Obviamente cuando llegue nos va a dar muchísimo y su falta nos va a afectar en el comienzo pero vamos a estar preparando otros elementos del equipo que tienen mucho potencial para disimularlo.

¿Qué tipo de jugador es João Vitor França?

Es un jugador con mucho tamaño. Realmente tiene los 2,15 de altura. Para su tamaño tiene una flexibilidad llamativa y una velocidad que nos puede ayudar para lo que nosotros necesitamos. Tiene 22 años, está haciendo su primera experiencia fuera del país entonces estamos intentando acompañarlo y dándole todas las herramientas posibles para que pueda hacer un buen trabajo. Intimidar en la pintura, toma de rebotes, bloqueos y caídas, llegar por el centro de la cancha y las buenas cortinas que genera. Nos puede dar muchísimas cosas y es ideal para lo que necesitamos.

¿La continuidad de Donald Sims fue el mejor fichaje de Biguá?

 Llegó la semana pasada y se puso enseguida a entrenar con nosotros. Es un lujo tener ese tipo de jugadores en nuestro país y un privilegio compartir equipo con él. Además de un gran profesional se nota que es una gran persona que aporta mucho para el conjunto. Ya hablamos con Pepo, Rudd y él para que sean los líderes del equipo. 

¿Sentis una responsabilidad por haber asumido en el último campeón?

Siento la responsabilidad pero lo tomo como una oportunidad de estar en un gran equipo, de grandes jugadores y sacar lo mejor de cada uno de ellos para el colectivo. Es una gran oportunidad para estar a la altura, aportar soluciones y sacar el mejor equipo posible. 

¿Qué aporta la vuelta del público a las canchas?

Sin dudas que cambia y es un atractivo. Le da un condimento extra, está muy bueno que el público pueda volver a las canchas y ver cada partido. Las hinchada forman parte de este deporte e incide en lo emocional tanto a favor como en contra. Estoy muy feliz por la vuelta a disfrutar del básquet.

¿Biguá es el candidato a vencer?

Esas conjeturas son para los periodistas y para los que comentan e imaginan. Muchas veces en el arranque se hace un análisis por nombres y al ser un campeonato muy largo de acá a la etapa decisiva pueden pasar muchas cosas. Ahora aventurarse a eso es muy pronto y no se si están todos los elementos como para analizarlos. De entrada por la calidad de los jugadores que tenemos nos pone en un lugar de intentar repetir el triunfo del torneo pasado. Pero también creo qué hay varios equipos qué hay que respetar y llegado el momento pueden estar fuertes.

¿Qué equipos son?

Sin lugar a dudas Aguada hizo una inversión muy importante y quiere asegurarse el torneo esta vez. Luego también hay estructuras que vienen funcionando bien hace años como Nacional y Olimpia. También hay entrenadores de mucha calidad que vuelven como Signorelli en Trouville o Pablo López en Peñarol. Defensor Sporting hizo un esfuerzo grande, Urunday viene de muchos años seguidos creciendo. No se puede subestimar a nadie. 

¿Estás de acuerdo con el formato de disputa?

Beneficia al trabajo y al desarrollo de los equipos. Al ser en dos ruedas y en las canchas de los equipos lo hace un torneo más justo. Al ser largo da la opción de mayor desarrollo y oportunidad para el equipo. El no tener que conseguir el resultado rápido en un torneo acotado beneficia al espectáculo. 

¿Qué rol van a tomar los Sub 23 en Biguá?

La idea nuestra es que en la modalidad de juego haya una alta intensidad y verticalidad. Eso va a llevar a que naturalmente necesitemos una extensión del plantel. Queremos hacer pesar esa virtud de nuestro equipo y generar una participación activa que va a depender de ellos ganándose los minutos. 

¿Qué va a significar enfrentar a Capitol?

Va a ser extraño enfrentarlo. Hice el mejor trabajo que pude y también me encariñé mucho con la gente del club. Será una competencia sana cuando toque enfrentarnos.