El BT móvil no para y sigue circulando por distintos recovecos de Montevideo. Esta vez, es momento de detenerse en Emilio Frugoni 934 para dialogar con Pedro Xavier, quien tendrá su primera experiencia como entrenador en jefe dirigiendo a la “W” en la próxima DTA.

¿Cuál fue la primera sensación cuando te llamó Welcome?

Me sorprendió un poco, porque me ofrecieron ser el entrenador jefe. Si bien yo siempre fui asistente, es algo que en algún momento lo estás esperando. Y uno está acostumbrado a hacer la escalerita como tiene que ser, los escalones siempre me enseñaron que hay que subirlos de a uno, me venía bien empezar en tercera. Me llamó Welcome, equipo que supe ser campeón y jugar dos años, tengo una gran amistad con Osky (Óscar Moglia) y conocer un presidente, que la verdad, Nacho (Ignacio López Viana) no está empapado en el básquetbol, pero realmente sabe cómo manejar estos temas. Me gustó la idea, la analicé y acepté. El “Hechicero” no tenía nada que ver conmigo, por la amistad que tengo con el “Hechi”, lo llamé enseguida y me dijo que le diera para adelante porque era una oportunidad preciosa. Estoy muy tranquilo, entrenando fuerte y preparando el equipo.

¿Con qué Welcome te encontraste de aquel club que también te tuvo como jugador?

El día que tuve la reunión con la directiva en el club me fui muy contento. Me mostraron todo y realmente me fui sorprendido por el nivel que encontré a la institución. Me encantó. Yo estuve en dos etapas, una fue en el 99 que salimos campeones, después de otra manera, y ahora la verdad me fui con una alegría tremenda. Tanto la sala de musculación, como la sala de reuniones, hay una cama solar (risas), los vestuarios están impecables, la cancha está muy bien, no nos falta nada. Tenemos todo para entrenar, una comodidad que realmente me llamó la atención. Hace años no veía el club así, muy cómodo, muy lindo. 

¿Cuánto cambia de ser asistente a ser entrenador en jefe?

Evidentemente hay una diferencia. Un asistente, como dice la palabra asiste al entrenador, podés tirar ideas, a mí me tocó ser asistente de entrenadores que realmente me escuchaban, pero ahora el rol es distinto. Uno tiene que planificar el campeonato, qué jugadores y para qué puestos necesitamos, que manera de jugar. Te voy a confesar algo, yo tenía otro plan de juego para hacer, debido al torneo corto y al ser tercera, lo tuve que cambiar un poco y jugar de otra manera.

¿Cuál fue ese cambio?

Más estructural. En tercera tenés que subir, no jugar lindo. A mí me gustaría jugar de una manera que a lo mejor la velocidad que yo le quiero imprimir al juego, capaz que no es para tercera, lo fuimos preparando y probando en distintos entrenamientos, hicimos unos retoques. Vamos a jugar de otra manera, siendo intensos defensivamente, eso siempre, pero en ataque el que esté mejor ubicado, hay que poner la bola ahí, para tratar de hacer el punto.

Cuando sonó el teléfono y por el plantel que se pensaba por parte del club. ¿El ascenso es el gran objetivo que tiene Welcome?

Cuando te llama un equipo como Welcome, por más que ellos no te lo digan, al ser un club grande vos te lo ponés en la cabeza, y más si tenían en mente la contratación de “Q” (Reque Newsome) y Emilio (Taboada). Enseguida hablamos del ascenso y volver a El Metro, me gustó mucho la idea. Es una linda responsabilidad, es una chapa que yo no me la saco, yo la sostengo; somos candidatos. Pero, es un campeonato de tercera, no es fácil. A mí me gusta hablar con propiedad, no como entrenador, pero sí como jugador, yo tuve la suerte de jugar en todos los torneos que hay en Uruguay, tercera, segunda cuando era segunda, Metro, Liga y Federal, pero el campeonato más difícil que jugué fue tercera. Me acuerdo que teníamos un equipo muy poderoso, yo estaba jugando Liga y bajé a jugar tercera, y no tuve un gran año. La DTA es difícil, por más que tengamos un equipo como el que tenemos nosotros. Somos candidatos y la chapa la asumo, pero no va ser tan sencillo, porque todos los equipos te van a querer ganar, y ganarle a Welcome va ser el objetivo de todos. Otros clubes se armaron muy bien, vamos a tener grandes rivales. En este país, somos como somos, si yo no llego a subir, seguro van a decir que choqué una Ferrari como dicen ahora, pero si subimos te van a decir que tenías una Ferrari, es así, yo sé que es así, uno acepta, sino no estaría acá. Yo lo tomo diferente, no hay fracaso si hay trabajo, nosotros estamos laburando todos los días dos horas de mañana, hacemos todo lo que tenemos que hacer, no faltamos a un entrenamiento, no hay cancha húmeda, se entrena igual, y vos cuando trabajás podés perder, pero no es un fracaso porque vos lo laburás. No me saco la chapa, porque somos Welcome y tenemos un equipo para subir, yo creo que tenemos el mejor equipo de tercera, pero hay que jugar.

Muchas veces se dice que en tercera se juega más con hombres que con nombres. ¿Es así?

Es tal cual, tercera se juega con hombres y no con nombres. Nosotros tenemos la suerte de tener hombres con nombres. Hay jugadores que, cuando yo arreglé ya estaban casi confirmados que eran Emilio y Newsome, además de Matías (De Gouveia) que ya estaba de la DTA que se suspendió el año pasado. Por supuesto que eran jugadores que yo quería elegir si podía, a ellos le sumamos a Facundo Grolla, Cristian Modernell y lo de Diego (Silva) que es de la casa y está muy acostumbrado a jugar estos torneos. A ellos le agregamos un poco de juventud con Nacho Gadnich por ejemplo, si bien ya lo conocía, me asombró para bien, por el tipo de lectura de juego que tiene, es muy rápido. También incorporamos a Facundo Izarrualde, que es el base que salió campeón con Larre Borges, y por ahí empezamos a armar algo con el hombre y el pibe que necesita de esos minutos para creer y mostrarse que pueden jugar. A lo último salió lo de Marcelo Rosas que me dejó muy contento, porque es un pibe muy humilde, y todo entrenador quisiera tener a esos pibes para trabajarlos más que nada, a mí me gustaría que este paso que tiene conmigo, se pueda llevar algo, voy a tratar de enseñarle lo más que pueda, porque en este país, decimos que no hay gente grande, creo que es un pibe que hay que empezar a trabajarlo. 

Es un año especial en la familia Xavier, tu primera experiencia como entrenador en jefe y la posibilidad de tener a Nacho jugando en Goes. ¿Podríamos decir que es un fin de año redondo?

Sí, es tal cual. Fue una pandemia rara, porque la pasamos sin Nacho y sin laburo todos, fue muy complicado y después se empezaron a acomodar las cosas. Nacho, que aún sigue vinculado con Obras, tenía la posibilidad de venir a préstamo a un equipo de Liga de acá, tuvo varias ofertas y él decidió ir Goes, ya que por parte de mi señora son todos de Goes, y eso ayudó a que él llegue al club. 

Tengo entendido que fue por el abuelo, para que lo viera con la camiseta de Goes. ¿Puede ser?

Mi suegro jugó en Goes, formativas. Es el típico veterano hincha rabioso, a morir. Y cuándo le salió eso a Nacho, se le vino a la cabeza de que el abuelo lo viera con la camiseta de Goes. Aparte el abuelo pasó un quebranto de salud importante, cuando llegó Nacho de Buenos Aires y le dijo que iba a jugar en su club, como que eso lo ayudó a mejorarse (dice emocionado), son las cosas que tiene el básquetbol, que te da esas posibilidades. Nosotros tenemos muy incorporado el tema de la familia, y nos dijo que él quería que el abuelo lo viera con la camiseta de Goes, por suerte el abuelo está muy bien, y estamos esperando que arranque la Liga para ir a verlo. 

¿Cuáles son los equipos “enemigos” que puede tener Welcome en la pelea por el título y el ascenso?

Yo armé un gran equipo de trabajo, Mauricio Rodríguez es el profe, y Sebastián Baranzano que es mi asistente. Él ya tiene a todos los equipos, qué jugadores son, cómo juegan cada uno. En todos los torneos hay candidatos y sorpresas. Sabemos que Auriblanco, Reducto y Atenas están armados muy bien, pero también sabemos que Capurro tiene un plantel interesante, por ahí creo vamos a estar todos los equipos que vamos a pelear por dos ascensos. Ojalá se nos de uno a nosotros.

Anteriormente dijiste que tercera fue el campeonato más difícil que te tocó jugar. ¿Cuánto tienen que ver las canchas en este certamen?

Yo creo que esta es la mejor tercera de muchos años, por los equipos que se formaron, pero también por las canchas. A mí me pone muy contento cuando los equipos de barrios mejoran, el otro día por redes vi a Albatros, y me encantó. Ir a jugar con ese piso y como quedó el club va ser diferente. Las localías son importantes, nosotros tenemos la cancha suspendida, pero también es una rueda que es todos contra todos, y algunas canchas no te va a tocar ir. Yo jugué en Capurro con cancha de bitumen, y ahora tiene un piso flotante precioso, mismo la gente de Deportivo Paysandú van a jugar de locatarios en Miramar con piso nuevo, si bien las localías son importantes, creo que las canchas son diferentes a lo que eran antes. 

Welcome tiene la cancha suspendida, pero no puede fijar otro escenario y entrenar alguna vez allí antes de jugar, sino que la mesa fija el rectángulo cada vez que juegue Welcome en condición de local. ¿Cuánto trastoca eso?

Es tal cual. Yo cuando jugaba, si no podías en tu cancha, alquilabas otra y jugabas ahí. Ahora te manda la mesa, pero bueno, la verdad es que si querés subir y salir campeón tenés que jugar en todas las canchas. Me gustaría que sea en un buen piso, como hay en varios gimnasios y desplegar el buen juego que estamos capacitados, yo creo que la mesa va a poner una buena cancha. Nos estamos olvidando que tercera es un campeonato de la Federación Uruguaya de Básquetbol, yo escucho por todos lados que arranca la Liga, pero, ¡también arranca tercera! Creo que se le da muy poca pelota a un torneo oficial, en el cual hay grandes equipos como Atenas, Bohemios, Welcome, Larrañaga, equipos que son historia en nuestro básquetbol y parece que a tercera no lo tienen en cuenta. Me parece que le tienen que dar un poquito más de difusión, tanto la federación como muchos periodistas también, entendemos que el tema de Liga es lo máximo, pero también hay un torneo paralelo con muchos pibes y lo van a usar para mostrarse. 

En su momento Welcome era un club muy popular y últimamente estaba yendo poca gente a ver al equipo, y más con todo lo que pasó en cancha de Colón con la perdida de categoría. ¿Qué le podés decir al hincha que piensa que este es el año donde puede ser el salto inicial nuevamente?

A mí me gusta hablar con propiedad, y yo lo puedo hacer, porque jugué acá. Yo sé lo que es el hincha de Welcome, y sé lo que es la familia de club. Ojalá con el equipo de Welcome, con el aniversario en estos días, con el plantel que se armó, de una vez por todas vuelva a ser el Welcome de antes, el de la familia, que la gente venía a alentar y se comportaba como tal. Ojalá que nosotros le podamos dar de adentro para afuera, porque el hincha siempre precisa que el equipo le de más y se entregue al máximo en la cancha. La directiva está haciendo todo muy bien, es una buena oportunidad para que el hincha se arrime y vea cómo está el club, porque una vez que vos ves tu casa ordenada, no la desordenás. Ojalá que el hincha pueda venir y ver cómo está el club, los entrenamientos, cómo está la institución, tenemos frutas en las practicas, que es un detalle, pero no en todos lados hay. Cuando llegamos, y antes de empezar a entrenar dijimos que queríamos parecernos a un equipo de Liga, hoy estamos con entrenamientos de doble horario, hay fruta, agua, ropa, no es menor, eso es un trabajo que arma la directiva para que estemos cómodos, y el jugador se siente más importante, viene y entrena con mucho gusto. Tenemos todo lo que un jugador precisa, eso no te garantiza nada, sino ya nos hubiesen dado la copa, sí, te lleva a los objetivos que querés cumplir. Me gustaría que nosotros con los jugadores seamos el puntapié inicial para que vuelva el hincha a la cancha, pero desde otro ángulo, volver a ver el equipo y disfrutarlo, más allá de alguna rivalidad que pueda tener con otros equipos. El mundo cambió, la vida cambió, creo que la gente está cambiando, que eso de ganar de pesado o de cobrarte una pendiente de años atrás, eso lo tenemos que dejar de lado, entrar con tu familia al club y disfrutar de un partido de básquetbol.