El BT móvil sigue transitando por la ciudad en busca de los entrenadores para la próxima Liga Uruguaya. Por eso, fue momento de estacionar sobre la calle Galicia, esquina Magallanes, para dialogar con el director técnico de Peñarol: Pablo López. 

¿Esperabas volver a dirigir tan rápido luego de tu salida en Malvín?  

Sí, lo esperaba con ansiedad y estoy muy feliz de estar acá. 

¿Cómo fue esa espera? 

Trabajando. Ayudando a la gente de Paysandú, compartiendo experiencias con ellos, aprendiendo y aprovechando a estudiar un poco más, cuando uno está en etapa de rendimiento la lucidez va más para otro lado. 

Antes de hablar de Peñarol, quería tocar ese tema. ¿Se puede trabajar en el interior y sacar jugadores? ¿Cómo estuvo esa experiencia? 

La convocatoria fue por parte de la Liga, lo que hicimos fue juntarnos con los entrenadores y todos los estamentos, empezamos a ver con qué cosas podíamos colaborar desde el trabajo y el ejemplo a través de los entrenamientos que hacíamos en el estadio, y algunas prácticas en los clubes donde estaban los jugadores. Oudimos ir desarrollando la metodología que los entrenadores querían mejorar en ese momento.
A nivel político está muy bien dirigido, hay excelentes entrenadores en la conducción que viven allá, lo que necesitamos es dar un pasito adelante en formar jugadores para rendimientos más temprano, lo mismo que pasa en Montevideo, nada más que con otras posibilidades económicas a nivel de los clubes.
Porque en Paysandú se puede entrenar, pero todavía está la cabeza en practicar tres veces por semana.  

¿Cuál es el pasito que falta para formar esos jugadores? 

Es un tema de cultura. Creo que con esto de competencia de la OBL (Organización de Básquetbol del Litoral) y el formar selectivos, se logró crear un sistema de hábitos donde los jugadores entrenen todos los días, tengan su mismo entrenamiento físico de musculación a diario. La Intendencia está aportando con sus profesionales de nutricionistas, estudios biomecánicos, la idea es tener algo bien integral y tener jugadores de rendimientos deportivos.

¿Cómo es tu vínculo ahora? Ya que vas a dirigir a Peñarol y tenés menos tiempo para viajar y demás. 

Mi vínculo es de supervisión. Estoy al tanto y saben que cuentan conmigo permanentemente. Por razones lógicas no viajo como antes, pero la idea es que todo lo que pueda colaborar, y que esté a mi mano, saben que estoy a las órdenes.  

¿Hay materia prima de chiquilines que puedan ser jugadores de básquetbol a futuro? 

Sí, como en todo Uruguay hay, lo que no hay es estructura de desarrollo. Nosotros necesitamos crear ligas de desarrollo, que las ligas puedan ayudar a los clubes en los entrenamientos, que es lo que falta y un amplio espectro de formar jugadores para el futuro, pero que sean de alto rendimiento.  

¿Esperabas el llamado de Peñarol?  

No lo esperaba, se dio espontáneamente cuando ellos decidieron cambiar de entrenador. Para mí es un orgullo, es un hermoso desafío, y sé lo que es Peñarol y lo que representa, así que estamos todos en la misma página.  

¿Con qué club de básquetbol te encontraste? 

Me encontré con una organización muy buena, con muchas ganas de ir a otro nivel, de ir ascendiendo en la Liga Uruguaya y de dar pasos progresivos que nos permita en algún momento ser contendientes al torneo.  

Pasos progresivos y objetivos. ¿Cuáles son? 

Bueno, esta noche jugamos un amistoso con Malvín (martes de noche), y a esta altura de la pretemporada lo más importante es el rendimiento, que el equipo esté junto, aunque todavía no hemos podido estar todos. Primero el rendimiento, encontrar el funcionamiento colectivo para poder competir de la mejor manera, y después los objetivos a nivel de resultados se van a ir dando de acuerdo a cómo veamos que es la competencia. Hasta que no juguemos contra todos los equipos, y veamos en qué tono estamos, es muy difícil predecir. 

¿Hubo algún pedido por parte de la directiva de posicionar a Peñarol un poco más arriba?  

Lo que pasa que esos anuncios o pedidos van de la mano con el trabajo, y que el condicionamiento económico. No hubo ese pedido, pero lo que queremos es representar a Peñarol de la mejor manera posible. Creo que contratamos jugadores consistentes que nos pueden dar ciertos resultados de manera permanente, y esperemos que los extranjeros nos den un salto de calidad, sobre todo en el lado ofensivo.  

¿Estás conforme con el plantel? Quizás mirando las fichas nacionales, no tenés una rutilante, sino que todos son de rendimientos parejos. ¿Los extranjeros son el salto real de calidad? 

Sí, ese fue el objetivo y estamos muy felices. Creemos que hay cuatro o cinco jugadores que están, debido a su capacidad de trabajo, dispuestos a mejorar uno o dos escalones dentro de este mismo torneo.  

Recién vi tirar unos cuantos lanzamientos a DeAndre Liggins, y parece tener buena mano. ¿Qué características tienen los foráneos? Aunque Roberts ya es conocido. 

Liggins es un base alto, excelente jugador ofensivo de uno contra uno, muy buen pasador y terminador, y es un defensa por encima del promedio. Flowers es un 4, que está un poquitito fuera de forma física en este momento, pero es un jugador talentoso con la pelota en la mano, muchísima capacidad de tiro, y generarse su propia ventaja. Y Lee es el jugador que fuimos a buscar de poste medio y alto, agresivo con la pelota en la mano para terminar, es muy bueno reboteando, combina perfectamente con el resto de los jugadores nacionales que tenemos. 

¿Lo de Liggins es hasta que llegue David Huertas?  

La evaluación se va a dar en ese momento.

¿No hay nada confirmado? ¿Huertas sabe que llega a Montevideo y quizás no juega? 

Sí, él está al tanto de todo y tiene un contrato abierto para quedarse también.  

¿Y cómo lo ves eso? ¿Por tu postura un poquito más defensiva, quizás Liggins tenga ventaja o no?

Lo que pasa que va ser lo que el equipo necesite, vamos a evaluar lo de David, que ya lo vimos el año pasado, aunque era en otro equipo, otro funcionamiento. Ahora lo estamos siguiendo en Puerto Rico, y bueno DeAndre (Liggins), es lo que tenemos que ver, cómo se adapta al equipo, qué le aporta y llegado al momento haremos la evaluación, pero ahora es muy temprano todavía.  

Muy temprano, pero ya me imagino el aliento del hincha de Peñarol en la calle, ¿y más con lo que fue el año pasado con la vuelta de un clásico luego de mucho tiempo o todavía no? 

La verdad todo nuestro foco hoy está en el rendimiento del equipo, somos un equipo nuevo, con muchos jugadores nuevos dentro del equipo, con un entrenador nuevo. Estamos todos ajustándonos a lo que el equipo necesita, y ver como podemos colaborar cada uno desde su lugar, esa es la realidad hoy. Obviamente, cuando esté el clásico o el torneo adelante, vamos a tener una motivación diferente, pero en este momento queremos encontrar el funcionamiento del equipo.  

¿Cuánto influye jugar en el Palacio y con toda esa hinchada que, a pesar del aforo, va a llenar el Güelfi cada vez que jueguen de local?  

Creo que va ser precioso, nos va a ayudar muchísimo. La apuesta es que el equipo esté a la altura de lo que la hinchada espera, y nosotros estamos haciendo el esfuerzo todos los días. 

¿Qué opinión tenés sobre aquellos jugadores que bajan a El Metro para tener rodaje y a veces no optan por entrenamientos de nivel superior para prepararse mejor para la Liga? 

Me parece que es una combinación de trabajo técnico, para desarrollar y repetir lo que el jugador va a usar en su equipo de Liga Uruguaya, más esa competencia intermedia que le devuelve una experiencia, si aprende, emocional y deportiva. Obviamente, se debería jugar todo al mismo tiempo, pero como no sucede, lo que nosotros peleamos es que los jugadores entrenaran durante 11 meses, de mañana con su equipo de Liga Uruguaya y a la noche vaya a competir en su equipo de Metro o DTA. Cada vez es más difícil, porque los clubes de Metro todos tienen la ilusión de poder subir, entonces el cansancio o desgaste que se produce en el trabajo matutino, muchas veces no ayuda a que el jugador pueda asimilarlo, entonces se prepara para la competencia o el desarrollo, por eso es imprescindible que las dos competencias se jueguen al mismo tiempo, para que el jugador vaya a esa competencia preparándose para el desarrollo.  

Hace unos días se dio el debut de Agustín Ubal en la ACB. ¿Qué te generó? Ya que lo conoces mucho por verlo en Malvín. 

Me da muchísima alegría que pueda desarrollarse como basquetbolista en un lugar como Barcelona, que van a tratar de sacar lo mejor de él como sea, y me parece que no estamos viendo nada de lo que va ser Agustín. Si realmente persevera con su sueño, y trata de mejorar día a día como lo pide el alto rendimiento, creo que el techo de él está muy alto. Considero de cualquier manera que lo mejor que le puede pasar es desarrollarse en ese club, más allá de estar en el equipo de primera división o no. Me parece que eso no es importante, sino que complete su desarrollo cualitativamente en un equipo que le brinda todo como lo hace el Barcelona para desarrollar jugadores deportivos. 

Un mensaje para los hinchas de Peñarol, sabiendo cómo es la rivalidad en nuestro país, y que Nacional en la vereda de en frente ha hecho un buen trabajo en este último tiempo. Porque la hinchada no quiere ver tanto el trabajo, sino los resultados… 

Que confíen, que suspendan el juicio a través de los resultados, y que confíen en la actitud del equipo. El equipo va a generar un carácter ganador, va salir a jugar todas las noches de dar el máximo esfuerzo cada día, y esperemos estar lo suficientemente acoplados a la altura de lo que el torneo merece y llegar lo más alto posible. Que confíen, que no enjuicien al equipo únicamente por el resultado.  

¿Qué rivales pueden estar por encima de la media? 

La verdad, debería verlos jugar, al no poder verlos a todos es muy difícil, es un deporte colectivo, en donde hay que armar el puzzle, entonces no lo sé todavía, hasta que arranquen a jugar, y al menos pase la primera rueda, ahí uno va teniendo más claro cuáles son los rivales que están al tono tuyo, por encima y por debajo. 

¿Te llamó la atención la cantidad de extranjeros nuevos que va tener la Liga? 

No, me parece que es algo absolutamente económico. 

¿Eso baja o supera el nivel de la Liga anterior?  

Siempre creo en la profundidad del trabajo para poder mejorar, entonces en ese sentido no nos favorece, me gusta cuando los equipos tienen que hacer muy pocos cambios de temporada a temporada, y eso ayuda al desarrollo del jugador como la química de equipo se vea fortalecida.  

Será una noche especial de volver al Canil a jugar un amistoso (martes de noche), al menos distinta, diferente. Pero, igual vas a querer ganar… 

Sí, pero muy linda, todo muy positivo, mucha gente que le tengo mucho cariño, y aparte es algo lindo de vivir, lo voy a disfrutar seguramente. Nosotros no jugamos amistosos, jugamos partidos no oficiales.  

Contrato de un año y el objetivo de ir quemando etapas en la construcción de un nuevo equipo. ¿Está bien? 

Hay posibilidades de que se extienda el contrato, para bastante más tiempo. Pero, de cualquier manera, acá lo más importante es que los dirigentes como nosotros, tanto cuerpo técnico como jugadores, estén convencidos que este es el rumbo. Como vos ya sabés los contratos a largo plazo se sostienen a través de los resultados y de la manera de cómo se consiguen.