La ronda de notas previas al comienzo de la Liga Uruguaya 2021/22 inicia por la Avenida San Martín, en donde hablamos con Daniel Seoane, el técnico venezolano de padres uruguayos, que dirigirá al equipo rojiverde en el año de su centenario.

¿Cómo viene la preparación del equipo?

Venimos bien, estamos entrenando esta semana con el equipo completo, desde el lunes (4 de octubre) ya los tenemos a todos a disposición. Hasta ahora vamos cuatro entrenamientos y un partido amistoso ante Urunday y el balance es positivo. El equipo se va conociendo, están todos los jugadores sanos. El partido ante Urunday salió muy bien, vimos un progreso grande en los jugadores, pero aún nos queda mucho, estamos empezando.

¿Qué lo llevó a tomar la decisión de venir a Aguada?

Sin dudas que la importancia de un club como Aguada, siendo una institución de tanta jerarquía, la calidad de jugadores con los que cuenta, ser la temporada número 100 de Aguada. También para mí, lo familiar fue un tema muy importante, el hecho de estar cerca de mis afectos, todo eso inclinó mucho la balanza para que yo llegara al club. También la oportunidad de seguir siendo entrenador principal, porque una vez que uno pasa a ser entrenado principal, ya es muy difícil volver a ser ayudante y yo quería tener la continuidad; y Aguada me daba esa oportunidad.

¿Con qué Aguada se encontró?

Me encontré con un Aguada en restructuración. Un plantel con cuatro jugadores nuevos como son Mathías (Calfani), Marcos Mata y los americanos Tyreek Duren, Jarvis Varnado. Más allá de lo grande que es Aguada y lo importante que es el club, nosotros dentro de la cancha nos estamos encontrando con un equipo que es nuevo. Nunca había jugado junto, no se conocían, entonces lo estamos tratando de armar poco a poco para llegar bien al comienzo. 

¿Cuánto influyen los nacionales que ya vienen jugando juntos hace varias ligas?

Influye muchísimo. Leandro (García Morales), el “Mono” Bavosi, Izaguirre, Pereiras ya son la base de la institución, saben perfectamente lo que es el club, han salido campeones y eso ayuda un montón en la transición del equipo; mismo a mí en el conocer al equipo y saber cómo es Aguada. Ha sido fundamental en este poco tiempo que tenemos juntos, la experiencia de ellos en el club se ha sentido.

¿Qué le pueden aportar al equipo las fichas innominadas?

Nos pueden aportar experiencia, seriedad, una de las cosas que buscamos en los jugadores además de buenos jugadores, era que fueran buenas personas. Porque hay que convivir ocho o nueve meses juntos y lo más importante es que estemos todos unidos como grupo. Por más que sean buenos jugadores de básquet, si no son buenas personas, si no son profesionales, es muy difícil después dentro de la cancha que nosotros podamos tener el rendimiento que queremos. Por eso fuimos por estos jugadores que creemos tienen las debidas características que nosotros buscamos. Más allá del juego, más allá de lo que queremos dentro de la cancha, lo más importante es cómo son ellos como persona, como profesionales, que entrenen todos los días, que lleguen temprano y eso ha sido fundamental en estos días. Obviamente son muy importantes los nacionales, que ya son personas con estas características y quienes llegaron son iguales a ellos. Así que dentro de la cancha nos pueden aportar muchísimo.

¿Cómo es su manera de llegarle al jugador?

Siempre trato de ser muy cercano a los jugadores, de ser honesto, de hablar con la verdad y de tratar de hacer todo lo que decimos. También me ayuda mucho que soy joven, tengo la edad de jugadores como Leandro o Federico (Bavosi) y eso me permite también entender un poco mejor como piensan, como viven su día y eso me ayuda muchísimo a la hora de entenderlos.

¿Qué espera de la Liga Uruguaya?

Sé que es una liga que ha mejorado mucho en los últimos años. Se ha convertido en un juego muy físico, un básquet muy potente y eso es lo que más espero. Un juego de mucho contacto y para eso nos preparamos, estamos entrenando muy duro. Pero no es sólo eso, hay equipos que juegan un muy buen baloncesto y con mucho talento en sus planteles. El hecho que haya tres extranjeros por equipo, sin duda que aumenta la calidad de la Liga y eso nos lleva a todos a ser mejores. Considero que va a ser una Liga muy pareja, con buenos equipos y muchos luchando por llegar a los playoffs, así que seguro será muy linda de ver.

¿Cuánta importancia tuvo tener a tu familia en Uruguay para inclinarte por venir a dirigir aquí?

Mucho, fueron muchos años lejos de mis padres, de mis hermanos y esos afectos los tengo acá en Uruguay. En este trabajo muchas veces se está muy solo y se puede llegar a perder la perspectiva. Ahí la contención familiar se vuelve importantísima; sin duda que eso fue un punto más que vital para mi llegada también, porque puedo volver a convivir y compartir con mi familia en el día a día y eso es algo que no tiene precio. Hace unos diez u ocho años que no tengo esta oportunidad, yo me había ido de mi casa en Venezuela, mis padres se habían vuelto a Uruguay, mi hermano se vino al país en el 2011 y desde 2014 no volvió más a Venezuela; más allá que yo venía a visitarlos dos veces por año, cada vez que me tenía que ir era muy duro y ahora tengo la tranquilidad que al menos por ahora eso no va a pasar. Mucho más en esta época de pandemia que vivimos, tener a la familia cerca no tiene precio. 

¿Cuán importante es para vos es Néstor García y si te resulta difícil que te vean como entrenador principal?

Néstor ha sido fundamental no sólo en mi carrera, sino en mí vida. Trabajé 15 años con él y seguramente en algún momento de la vida, el básquetbol nos vuelva a juntar. Pero sin duda que me ha enseñado muchísimo, siendo fundamental la confianza que ha depositado en mí y estaré eternamente agradecido por todo lo que me ayudó.

¿Cómo fue su experiencia en Israel, dónde fue ayudante en una primera instancia y entrenador principal la última temporada?

Fue una experiencia muy enriquecedora y quizás fue el momento en mi vida donde más aprendí de básquet. El momento también donde más aprendí de la vida y donde más maduré, porque me tocó estar muchísimo tiempo solo, por más que hoy en día con la tecnología uno se comunica como quiere, la diferencia horaria hacía que pudiera tener contacto con esta parte del mundo recién después de las dos de la tarde en Israel. Esas mañanas solo me ayudaron a madurar muchísimo. Además, pude ver mucho baloncesto, en Israel se juega de lunes a lunes. La liga local se juega de sábados a lunes, pero desde el martes en adelante comienzan los campeonatos europeos como la Euroliga, Euro Cup, Champions League, Liga Euro Cup. Es impresionante la cantidad de básquet que hay en Israel durante toda la semana. Aprendí muchísimo porque tuve la posibilidad de ver equipos de Finlandia, Dinamarca, Bélgica, por supuesto de España, Turquía o Rusia que son más conocidos por aquí en América. El ver equipos de segunda o tercera categoría en Europa que jamás pensé ver en mí vida, pudiendo conocer a grandes jugadores y entrenadores, sin duda esa fue de las cosas que más me gustaron de Israel. Me acuerdo un día que vino Burgos a jugar con Jerusalén, en Burgos estaba Fitipaldo y fui a ver el partido para verlo a él. En mi vida pensé que iba a tener esas posibilidades. La experiencia primero como ayudante y luego como entrenador principal, fueron experiencias fantásticas.

¿Cómo fue vivir la pandemia solo en un país con otra cultura?

Además me tocó vivir la pandemia solo, con cuarentenas de 15 días, encerrados mucho tiempo o con cuarentenas autoimpuestas. La Liga de Israel fue una de las pocas en el mundo que se disputó. En todo el mundo, durante junio y julio de 2020 dónde jugamos unos 10 partidos oficiales más los amistosos, fue una época tremenda. Con el mundo en crisis y nosotros uno de los pocos equipos pudiendo hacer deporte y siendo un ejemplo para el planeta. Atesoro mucho mi tiempo en Israel fue algo muy lindo en mi vida.

¿Qué características tendrá el equipo de Daniel Seoane?

Vamos a jugar un juego solidario, tanto en ataque como en defensa. Poder ayudarnos en la defensa y adelante pasar la bola hasta encontrar el mejor tiro. Tenemos una meta que es la de promediar unas 20 asistencias por juego y poder elevar el número de rebotes que la liga pasada fue un déficit del equipo. La toma de decisiones y la solidaridad del equipo serán cosas en las que haremos énfasis y que queremos que el equipo tenga durante toda la temporada.

¿Junto con Aguada, que otros equipos ves como favoritos o los rivales directos para el título?

Todos son rivales directos, todos vamos a comenzar la Liga buscando un lugar en los playoffs. No hay que agrandarse, nosotros tenemos metas cortas, es una Liga muy pareja, con muy buenos equipos. Hay que respetar a Biguá por ser el campeón, a Nacional por ser finalista y venir jugando instancias finales hace tiempo. A Peñarol, con un entrenador como Pablo López no se puede descartar, hay equipos que no están completos, como el caso de Goes, que tiene un muy buen entrenador y un plantel de gran calidad. No nos podemos dormir con nadie, la Liga va a ser muy pareja y tenemos que respetarlos a todos, no podemos dar nada por sentado.