Unión Atlética derrotó a Verdirrojo y se convirtió en el último equipo clasificado a los cuartos de final.

En partido correspondiente al play-in que definía el último clasificado a cuartos de final se veían las caras Unión Atlética y Verdirrojo. Estos últimos, venían de igualar la serie y buscaban ser el único equipo en meterse entre los ocho mejores del torneo, luego de haber tenido su rival la ventaja deportiva. Los dirigidos por Daniel Lovera saltaron a la cancha con Joaquín Dios, Federico Ambrosoni, Emilio Taboada, Antonio Bivins y Nicolás Delgado. Por su parte, los comandados por Ignacio Ortega comenzaron con Giovanni Corbisiero, Andrés Dotti, Martín Aguilera, Nahuel Amichetti y Manuel Monteverde. Los encargados de impartir justicia fueron Andrés Bartel, Diego Borghini y Franco Dabbisogno.

El encuentro disputado en el gimnasio Romero Schinca presentó un inicio favorable al conjunto cerrense, que de la mano de un inspirado Martín Aguilera, agresivo a la hora de atacar el aro, sumado a lo que hacía Manuel Monteverde en tablero ajeno, conseguía abrir una prematura ventaja de nueve unidades (18-9). Los de Nuevo Malvín tenían serios problemas defensivos, mientras que en el otro costado del rectángulo dependían en exceso de lo que pudiera aportar en el perímetro Federico Ambrosoni, que al estar bien defendido Taboada, encontraba espacios para tomar sus propios lanzamientos. Un par de bombas consecutivas del número 4 y otra de Emilio, le dieron al “local” la posibilidad de colocar un parcial de 15-3, para pasar al frente en el marcador. El primer cuarto terminó siendo un mano a mano entre el sub 23 de la UA y el alero fraybentino del Verdi, anotando 13 y 12 tantos respectivamente. Con el correr de los minutos las defensas fueron mejorando, bajando de esa manera la capacidad anotadora de ambos equipos y por ende el nivel del partido. En ese lapso del juego también fueron importantes los jugadores que llegaban desde el banco de suplentes, destacándose Felipe Trusich en Unión Atlética y Nicolás Gentini en Verdirrojo. Cumpliendo con la inexorable ley del ex, sobre el cierre de la etapa inicial, apareció en todo su esplendor la figura de Nicolás “Tico” Delgado, que lastimando en la zona pintada, era determinante para que su equipo tomara el control de las acciones.

Al comenzar la segunda mitad el azulgrana, vestido de amarillo en esta oportunidad, se encontraba al frente en el electrónico en cifras de 43 a 36. Al regresar los equipos del vestuario, se pudo saber que Taboada había sufrido un problema muscular, que lo iba a dejar fuera del resto del partido. En los primeros compases del complemento se pudo observar un trámite similar al del segundo cuarto, en donde ambos equipos tenían problemas a la hora de llegar al gol. Dentro de dicho panorama, los de la calle Velsen sacaban mejores dividendos, ya que cada vez que recibía la bola Delgado en el poste bajo, lograba quebrar con facilidad la resistencia de Monteverde. Un triple de Trusich promediando el tercer periodo, le permitía a los dirigidos por Daniel Lovera sacar una renta de 14 puntos (60-46). En el peor momento de los de la calle Prusia, Giovanni Corbisiero y Federico Cholaquides sacaron la cara por el equipo, siendo ambos determinantes a la hora de poner un parcial de 8-0, que los dejaba a tan solo dos posesiones, con mucho tiempo por disputar. Cada vez que los comandados por Ignacio Ortega intentaban terminar de concretar la reacción, aparecía un triple de su rival, ya sea de Dios o de Trusich. En los minutos finales, el azulgrana se mantuvo firme y con una buena efectividad en libres, sobre todo de Ambrosoni, terminó cerrando el juego a su favor. Finalmente, Unión Atlética se quedó con el triunfo por 90 a 78 y de esa forma se transformó en el último equipo clasificado a los cuartos de final de El Metro.

En el ganador se destacó la actuación de Nicolás Delgado, que aportó 25 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias, bien acompañado por Federico Ambrosoni con 20 tantos. Por el lado del perdedor, Martín Aguilera encestó 25 unidades y capturó 9 rebotes.

Los de Nuevo Malvín se medirán ante Lagomar en cuartos de final, disputándose el primer partido el próximo lunes a segunda hora.

 

EL GRITO

“No seas malo, sentate. Usá la cabeza”

Son dos frases de jugadores diferentes, pero que valía la pena destacar en "El Grito". Nahuel Amichetti estaba tan efusivo en el banco de suplentes de Verdirrojo, que en un momento, para alentar a sus compañeros se metió literalmente adentro de la cancha. Franco Dabbisogno lo observó y automáticamente le pitó el técnico. Tanto Federico Cholaquides como Martín Aguilera, le hicieron saber al nacido en Argentina que debía tranquilizarse, ya que los del Cerro se encontraban en plena reacción.

UNO x UNO

Dios (5): Al igual que varios de sus compañeros se tuvo que fumar los 40 minutos en cancha. Estuvo peleado con el aro, pero lo compensó siendo importante en la generación de juego, sobre todo para el “Tico”. Ambrosoni (8): El arranque fue soñado, con la mano prendida fuego desde el perímetro. Luego, se ausentó un rato largo, pero volvió a aparecer en el cierre, poniendo los libres que cerraron el partido. Taboada (4): Sufrió una lesión que no le permitió disputar la segunda mitad. No obstante, el rato que estuvo en cancha no logró influir en el andamiaje ofensivo de su equipo. Bivins (7): Cuando se dedica a atacar el aro es desnivelante. Hoy lanzó demasiado de afuera, cuando claramente no es su fuerte. Debe mejorar los libres, ya que va mucho a la línea. Delgado (9): Un animal. Hizo lo que se le antojó en la pintura. Cumplió con la inexorable ley del ex. Trusich (8): El Destacado. Metió en un partido prácticamente la misma cantidad de triples que había encestado en el resto del torneo. Acosta y Martínez (-): Segundos en el rectángulo. Lovera (7): Se pudo observar una clara mejoría colectiva de su equipo en relación a la última presentación. La estrategia de jugar la mayoría de las ofensivas en la pintura le dio grandes resultados.

_______________________

Corbisiero (6): Si bien en algunos pasajes las cosas no le salieron como él quería, fue de los que más aportó en el conjunto cerrense. Muy buen torneo para el joven armador. Dotti (5): Venía de tener una actuación majestuosa en el último encuentro. Hoy no pudo repetir y eso repercutió en el esquema ofensivo de los de la calle Prusia. Las diez asistencias le suben un puntito a su performance individual. Aguilera (7): Algo parecido a lo de Ambrosoni. Tuvo un inicio espectacular, después bajó considerablemente su rendimiento y volvió a aparecer en el final, cuando Verdirrojo intentaba reaccionar. Amichetti (3): Sufrió atrás y adelante no logró aportar su cuota de gol exterior. Se hizo cobrar un técnico en un momento importante del juego. Monteverde (5): En ofensiva debe haber sido uno de sus mejores partidos. Sin embargo, en defensa fue claramente superado por Delgado, que cada vez que recibió la bola en el poste bajo lo llevó a la escuela. Cholaquides (5): Fue importante en la reacción, contagiando a sus compañeros. Perdió varias pelotas en momentos calientes. Rosas (5): Fue el que mejor se acomodó con el “Tico”. Debió tener más minutos en cancha. Gentini (5): El poquito tiempo que jugó le alcanzó para poner una bombita desde la esquina. Ortega (4): No estuvo del todo feliz en la rotación. Nunca encontró soluciones defensivas para frenar a Delgado. Su presentación como entrenador a lo largo del certamen fue más que satisfactoria.

VAR

Andrés Bartel, Diego Borghini y Franco Dabbisogno (4): En el primer tiempo tuvieron una correcta labor, aunque debieron validar un doble de Verdirrojo, en el que Joaquín Dios tocó claramente la red cuando Giovanni Corbisiero intentaba la bandeja. En la segunda mitad cometieron varios errores de apreciación, una par de ellos perjudicaron al equipo del Cerro.

_______________________

LO DESTACADO

Unión Atlética se metió en los cuartos de final y para lograr dicho objetivo contó con varias figuras. Por lo tanto, elegir al más valioso del partido fue una decisión bastante difícil. El más determinante a los largo de los 40 minutos fue Nicolás Delgado, pero en el arranque del partido y en los minutos finales, también fue importante Federico Ambrosoni. Sin embargo, vamos a destacar a uno que salió desde el banco de suplentes y que terminó siendo clave en el triunfo del equipo de Nuevo Malvín. Hacemos referencia a Felipe Trusich, que ante la lesión de Emilio Taboada tuvo más minutos de lo habitual, pero que no le pesó en lo más mínimo. El oriundo del club estuvo 23:53 minutos en cancha, en los cuales anotó 16 puntos (4/6 triples y 4/4 libres), atrapó 4 rebotes, repartió 1 asistencia y recuperó 3 balones, para una valoración total de 21.

EL TERMÓMETRO

En el primer cuarto se pudo observar un lindo duelo entre Martín Aguilera y Federico Ambrosoni. Ambos jugadores se encargaron de elevar la temperatura de un partido que había arrancado bastante flojo. El fraybentino anotó 12 unidades en el primer periodo, mientras que el pibe de la UA encestó 13 puntos. Con el paso de los minutos, tanto el alero de Verdirrojo como el escolta de los de Nuevo Malvín fueron bajando su rendimiento, ya que era prácticamente imposible mantener esa intensidad. Sin embargo, lo que llamó la atención fue que el sub 23 del azulgrana no lanzó en todo el segundo periodo, cuando venía de 5/6 en tiros de campo. El número 12 de los del Cerro asumió mucho más, sobre todo desde el perímetro, pero apenas pudo anotar un doble.