Lagomar venció 80 a 29 a Urunday Universitario y mantiene su invicto en cancha en la Liga Femenina de Básquetbol, con Selena Medrick como uno de los puntos altos.

Crónica del partido

El partido comenzó mostrando desde el primer minuto a Lagomar como un equipo mejor organizado. Apostando por defender fuerte y correr la cancha, sumado esto a robos de balón en la salida del conjunto rival, las del balneario lograron imponerse en el marcador casi sin pasar zozobras en el primer cuarto, que se terminaron llevando por 19 a 4.

En el segundo, el verde comenzó a echar mano a su segunda línea y el rendimiento colectivo se mantuvo a pesar de las variantes. La presión en la defensa siguió permitiendo varios recuperos de balón que terminaron en bandejas fáciles tras corridas y el dominio en el poste bajo de la mano de Selena Medrick, siguió siendo absoluto del verde del balneario. Urunday trataba de organizar jugadas en ataque y logró hacer algún daño, desde una mejoría del colectivo, pero nunca llegó a descontar para ponerse en partido. Ambos equipos se fueron al descanso largo con un marcador de 43 a 9 para Lagomar.

Ya para el complemento, Lagomar volvió a darles minutos a las titulares alternando con la segunda línea, manteniendo esta tónica el resto del juego. El verde del Prado logró hilvanar algunas jugadas colectivas, pero poco pudo hacer para que el equipo del balneario se llevara el tercer cuarto por 67 a 21, haciendo valer sus puntos desde la banca, las corridas de Victoria Pereyra y la lectura ofensiva de Paula Reggiardo..

El último cuarto mostró que el partido ya estaba sentenciado. Aún así Urunday buscó mantenerse compitiendo, pero Lagomar no paró de aumentar la diferencia, con 30 puntos de la banca, hasta que el partido culminó con un marcador final de 80 a 29 para el conjunto del balneario.

Victoria Pereyra fue la goleadora con 19 puntos, secundada por los 17 de Selena Medrick. En Urunday, destacaron los 10 tantos de Martina Caldas.

EL PODIO

🥇

Selena Medrick fue ama y señora de ambas pinturas cuando estuvo en la cancha. Dominó como quiso ambos postes bajos y marcó la tendencia de lo que sería el encuentro, aún sin ella en cancha. Cuando estaba, el control de Lagomar en el terreno fue absoluto.

🥈

La presión defensiva de Lagomar fue un dolor de cabeza sin solución para el ataque de Urunday, que constantemente tomó decisiones forzadas tanto en los tiros como en los pases. Lagomar lo aprovechó para correr permanentemente la cancha y atacar un aro sin defensa, transformando el CEFUBB, en una pista de atletismo.

🥉

La segunda línea de Lagomar cumplió con su papel. Sin importar quién entrara o quién saliera, la forma de jugar del Lago se mantuvo inmutable. Aprovecharon las oportunidades que tuvieron en cancha y las convirtieron en minutos de calidad. El entrenador sustituto, José Castro, hizo buen uso de una rotación que recontra cumplió, para culminar su primer partido a la cabeza del primer plantel con un contundente: “hay equipo”. Y vaya que lo hay. Trajo nada más y nada menos que 30 puntos de la banca.

_______________________