Tras haber perdido dos puntos en los escritorios, Lagomar venció a Trouville 88 a 34, buscando volver a subir ubicaciones en la tabla, en un juego en el que volvió a destacar Victoria Pereyra.

Crónica del partido

Desde el primer minuto Lagomar mostró ser un equipo más sólido en defensa, imponiendo su juego en el poste bajo impidiendo que Trouville encontrara algún tiro cómodo en la pintura y forzándolo a un tiro de tres sin éxito. En la faceta ofensiva, las del balneario aprovecharon para sacar ventajas, más culminando cerca del aro que con tiros perimetrales, al encontrar muchas vías de gol moviendo la pelota para encontrar huecos en la defensa roja. Además, Lagomar encontró en el contragolpe, otra arma para lastimar aún más a su rival y cerrar el primer cuarto con una ventaja de 29 a 2.

En el segundo cuarto el partido siguió por el mismo camino. Lagomar aprovechó la ventaja para rotar el plantel y darles minutos de calidad a la mayor cantidad de jugadoras posibles. Mientras que Trouville, intentó jugar más ordenado en defensa establecido en zona y logró impidiendo que las rivales no pudieran correr la cancha tan fácilmente como antes. A eso sumó aciertos ofensivos que habían escaseado, aprovechando buenos momentos de Victoria Álvez, Sofía Nilson y Micaela Durán. Sin embargo, esto no logró reducir las distancias en el marcador y las del balneario se fueron al descanso largo ganando por 52 a 17.

El segundo tiempo no trajo cambio alguno. Lagomar una vez más con su quinteto titular, siguió dominando el encuentro basando sus ataques en corridas tras pérdidas del rival y mucho movimiento de balón cuando Trouville podía establecerse en defensa. Si bien las rojas de Pocitos pudieron anotar en ocasiones,  la diferencia en el marcador seguía creciendo hasta cerrar con una ventaja de 70 a 27 para Lagomar.

El último cuarto llegó con el partido sentenciado. El verde consiguió una vez más buenos ingresos de su segunda unidad, ante un rojo que no pudo hacer demasiado para cambiar lo que ya era un triunfo inobjetable de Lagomar. Sólo faltaba saber el marcador final, que fue de 88 a 34.

EL PODIO

🥇

Lagomar contó con un ataque letal y versátil. Cuando era necesario, se movía el balón para buscar huecos, se corría la cancha de contra golpe o se tiraba de tres. Fuera cual fuere el camino, las jugadoras del balneario siempre llegaban lograr el objetivo de seguir aumentando la diferencia a su favor.

🥈

La defensa de Lagomar se plantó como un muro casi insuperable para Trouville. Fueron muy pocas las veces que las jugadoras del rojo de Pocitos pudieron encontrar tiros cómodos apara anotar y esto repercutió en que la diferencia fuera cada vez mayor.

🥉

Una presencia que no pasó inadvertida estuvo fuera de la cancha. Martín “el gatito” Perdomo, jugador del plantel principal masculino de Lagomar que disputa El Metro, estuvo presente en el CEFUBB viendo el triunfo de las chicas que defienden al mismo club, junto con su hermano Joaquín. En un momento duro para el equipo tras la quita de puntos, lo que se nota es la unidad entre los planteles.

_______________________