Antonio Bivins fue la figura del triunfo de Unión Atlética ante Danubio. Tras el partido dialogó con Basquet Total.

A la hora de hablar sobre cómo vivió el encuentro, comentó: “fue un juego muy loco, los dos equipos jugaron muy fuerte y fue divertido ser parte. Me gusta cuando ambos equipos compiten así, eso es lo que lo hace un juego entretenido”.

También habló del tercer cuarto, en el que Danubio llegó a sacar la máxima: “Cuando ellos sacaron la diferencia de diez fue una locura, pero el básquetbol es un juego de rachas y aún nos quedaban el resto del tercer cuarto y el último. Tuvimos que calmarnos, empezar a organizar mejor la defensa y jugar más duro. Ellos jugaron muy bien, pero nosotros nunca nos rendimos”.

El tiro de tres puntos fue el arma que el equipo de la curva utilizó más durante el partido, pero para el último cuarto Unión encontró la forma de evitarlo: “Creo que lo conseguimos defendiendo un poco más duro, no dejándolos tirar tan cómodos, que no recibieran tiros tan abiertos. Empezamos a hablarnos entre nosotros un poco más y para mí por ahí estuvo la diferencia”.

A la hora de hablar de su actuación en el partido, dijo: “Más allá de que fui el goleador, lo importante es que el punto está ganado. Tuve un golpe muy duro en un momento contra la pared y me quedó sentida la mano izquierda, tuve que lidiar con eso y fue difícil, pero tuve que pensar en ayudar a mi equipo y poner más de mí en defensa, porque el básquetbol es tanto ataque como defensa. Muchos jugadores rindieron mucho, Emilio (Taboada) jugó muy bien, Joaquín (Dios) tuvo un gran cierre. Fue una gran experiencia de equipo”.

Por último, habló de cómo ve El Metro: “El básquetbol uruguayo es divertido. Amo jugar al básquet y amo todo sobre él, pero el básquetbol uruguayo es muy físico y para mí es divertido. Aquí se juega duro, yo disfruto del equipo y todo lo que hay. El frío es una locura, pero hoy no hacía frío y lo extraño un poquito (risas)”.