Agustina Aceredo fue una las tantas playeras que tuvieron una noche de excelencia en la victoria de su equipo Malvín ante Bohemios. Tras el encuentro conversó con Básquet Total.

“Era necesaria esta victoria. Tuvimos un arranque flojo en el torneo y fue porque no nos estábamos encontrando. Este año se sumó Fernanda (Midaglia) y volvimos Caro (Fernández) y yo que estuvimos en el exterior. Nos faltó encontrarnos en el rectángulo y estuvimos flojas en la defensa. Los porcentajes no venían siendo los que habitualmente tenemos y se nos complicaron los dos primeros partidos del torneo. Fue un arranque difícil, pero sabíamos que teníamos que levantar rápido y el torneo es corto. No podemos seguir perdiendo oportunidades, en este partido se nos dio todo y nos lo terminamos llevando”, comenzó diciendo una de las referentes que vuelve al plantel tras su experiencia en el exterior.

Malvín controló a su rival de principio a fin a lo largo de los 40 minutos. Una defensa férrea sobre Pierina Rossi en manos de Sabina Bello terminó de destartalar todas las ilusiones de las marrones en el comienzo del cotejo. La diferencia en el score llamó la atención de las protagonistas: “Sinceramente pensé que iba a ser más parejo el juego. La diferencia la pusimos nosotras en base al cambio de la defensa y la intensidad. Las pelotas hoy nos entraron a diferencia de los primeros partidos. Más allá de que no era un resultado que esperábamos, esto lo impusimos nosotras porque Bohemios tiene un muy buen equipo”.

Aceredo vuelve al club de sus amores luego de jugar la serie B de Italia defendiendo al Salerno. Agustina de a poco va cuadrando en un plantel que ya conoce a la perfección, pero que ahora tiene aún más grande el abanico de opciones a la hora de entrar al rectángulo de juego: “Llegué a un equipo en el que claramente es más largo que otros años. Más allá de que yo he jugado en el club muchos años y que vengo del exterior, como cada jugadora que viene al equipo, tuve y tengo que seguir ganándome mi lugar. La experiencia que tuve en Italia me hizo crecer mucho como jugadora y como persona. Hoy me encuentro en un lugar, donde obviamente me gustaría seguir creciendo, pero también explotar lo que pude adquirir en mi experiencia en el exterior para todo el equipo. Lo que el equipo necesite de mí, lo voy a dar al máximo”. 

Antes de retirarse Agustina hizo énfasis en los objetivos y la cita continental que se asoma en el horizonte para las playeras: “Malvín está para salir campeón. Acá se aspira siempre a eso, todos los años y este más que nunca. Con la Liga Sudamericana que tenemos ahora en el medio de la competencia, aspiramos al crecimiento en conjunto como equipo, para luego poder llevarnos el campeonato local”.