Colón le ganó a 25 de Agosto 64-63 en el debut de Alejandro Muro como entrenador del león. Los de Reig siguen prendidos arriba.

El partido comenzó parejo, a los dos equipos le iba mejor cuando corrían la cancha que atacando defensas estacionadas. 25 de Agosto, de a poco, se empezó a despegar en el marcador con los triples: Capalbo, Brian García, Vázquez y hasta Pennacchiotti sumaron desde más allá de los 6.75 para abrir la primera renta de la noche. Colón no tuvo buenos porcentajes y no pudo involucrar a Daniel en las ofensivas, los del debutante Alejandro Muro llegaron a doblegar al oponente (18-9). En el cierre el león dio todas las faltas que no había hecho en el cuarto y Trelles con libres achicó la brecha: 18-11.

Los de Reig encontraron triples de Emiliano González, Mayora y Espíndola para achicar a una bola. Además se refugiaron en una zona 2-3 que solo Pennacchiotti supo interpretar con un tiro a cuarta distancia. De todas formas, a los de Muro le costó muchísimo llegar al gol, y encontrar caminos para dañar la zona. Colón, sin ser nada del otro mundo, tuvo fortalezas defensivas para mantenerse en juego e individualidades ofensivas que lo llevaron a anotar y pasar pese a no fluir ni encontrar a Daniel -sin puntos en el primer tiempo-. Un lindo doble del pibe Pérez le permitió a los de Reig irse arriba por mínima al descanso largo.

El tercero fue muy flojo, más allá de que el goleo no fue tan bajo. Iban y venían sin grandes ideas ofensivas. Cada rebote era una verdadera guerra. Espíndola fue creciendo en el juego, se sintió cómodo en ese trámite, mientras que 25 de Agosto tenía a Capalbo como estandarte y la lucha de Pennacchiotti en el juego interno. Colón anotó más corriendo la cancha y entró cinco arriba al última.

El último comenzó con 6-0 del león que rápidamente dejó atrás el mal momento y pudo pasar en el marcador dentro de un partido que mantuvo la tónica de mal jugado y entreverado. Trelles y Mayora tomaron las riendas de Colón, sin la mayor prolijidad, empujaron y fue productivo para sumar en un partido que de ahí hasta el final fue absolutamente igualado. Los del debutante Muro siguieron confiando en la suerte dispar de Héctor Silva y las penetraciones de Brian García y Aristimuño. Daniel, de floja noche, puso cuatro puntos seguidos; pero Vázquez y Silva fueron claves para que los de Villa Dolores ingresaran arriba por mínima al minuto final.

El epílogo fue hermoso y emocionante, haciendo olvidar lo flojo del trámite en el resto de la jornada. Emiliano Gonzalez puso un bombazo que rápidamente respondió Héctor Silva. Colón se comió dos goles consecutivos con faltas para dar, y tanto el cuerpo técnico como sus allegados explotaron. Reig planificó la última faltando 24 segundos, el Tigre volvió a tirar de 6.75, erró pero tomó el rebote largo y fue víctima de falta cuando iba hacia el aro. Puso los dos libres de forma impecable y dejó a los de San Martín y Fomento en la puerta del triunfo. Pennacchiotti erró la última y festejó la rayada. El veinte no pudo hacer valer eso de que técnico que debuta, gana…

 

EL GRITO

Corten, por favor, corteeeeen!!!

Colón en el útlimo cuarto recibió varios puntos con faltas para dar y uno de sus allegados explotó en la tribuna con un pedido tan especial como gracioso para sus jugadores. Ahora, con el diario del lunes y el triunfo en la bolsa, debe estar feliz recordando con una sonrisa ese momento de desesperación.

UNO x UNO

Capalbo (5): Correctísimo partido, entendió bien cuando asumir y en que momentos generar. García (4): Controladísimo. Solo chispazos de lo que puede ser. Vázquez (5): Sacó la cara en el final y eso vale, pero sigue lejos de todo lo que puede dar. Silva (5): Otro que dio la mejor producción en el final. Pennacchiotti (6): Se fumó los 40 y terminó con doble-doble (16+16), pero no fue sólido en el momento cumbre de la noche. Nobile (4): Vino de atrás y le costó meterse en el partido. Aristimuño (4): Mejor atrás que adelante, se le hunden demasiado y sigue sin encontrar su tiro. Álvarez (3): Se notó su falta de básquetbol. Tiene calidad de sobra que no pudo poner al servicio del equipo. Erroizarena (-): Segundos para hacer faltas. Muro (4): Preocupó que el equipo no logró fluir ofensivamente casi que en ningún momento de la noche. Atrás hubo algún ajuste interesante. Tiene mucho por laburar…

_______________________

Mayora (8): El mejor, más allá de su virtud goleadora, empujó al equipo en los momentos más complejos. Trelles (7): Otro que dio la cara en momentos jodidos, sin ser del todo claro y prolijo, sumó un montón. Espíndola (6): Se sintió como pez en el agua con la forma que se dio el trámite, a cancha abierta tiene un caudal de recursos. González (7): No fue el mejor. Fue el destacado. El dueño del final. Daniel (4): Si bien estuvo desaparecidísimo, metió 4 puntos claves en “la chiquita”. Delgado (4): Correcto en su rol, puede animarse más ofensivamente. Ramírez (3): No logró influir. Pérez (-): Un doble importante dentro de sus pocos minutos. Acosta (-): Segunditos para defender la última con sus brazos largos. Reig (7): Una de las grandes virtudes del Colo es que logra llevar los partidos a lo que más le sirve a su equipo. Le baja un puntito no lograr involucrar a Daniel.

VAR

Andrés Laulhe, Vivian García y Franco Dabbisogno (7): Correctísima labor. En un momento estaba fea y la sacaron sin problemas con muchísima autoridad. Cuando tuvieron que ponerse firmes, lo hicieron.

_______________________

LO DESTACADO

Sin ser su mejor partido, jugó bien. Pero el destacado se lo ganó por poner los últimos cinco puntos, asumiendo en el momento más caliente. Emiliano Gonzalez apareció -una vez más- cuando estaba fea de verdad demostrando que no le pesa absolutamente nada esa cosa redonda de color naranja en los finales cerrados. Bomba y dos libres impecables para ganarlo. A tomarse una para festejar la noche de la nostalgia Emi, merecida…

EL TERMÓMETRO

Promediaba el último cuarto y entre la mesa y las protestas de Alejandro Muro hicieron calentar a Vivian García. La jueza no aguantó más. Se paró firme, pitó fuerte y los rezongó a absolutamente todos. Momento de ebullición en la noche de Larre Borges dentro de un final que pintaba absolutamente igualado y Vivián se encargó de frenar a tiempo.