Sayago peleó y se quedó con un juego importante ante Tabaré con un último cuarto de Brian Silva para encuadrar. 

Sayago comenzó el juego cargando la pintura con Nahuel Lemos como principal arma ofensiva bien acompañado por Zygimantas Riauka. En la otra vereda Tabaré apostó a la eficacia de sus lanzadores y estos no defraudaron. Con el correr de los minutos el equipo de la calle Ariel optó por el costante movimiento del balón y los espacios generados daban resultados. La insistencia de los perimetrales para que la pelota le llegue al lituano era incesante y este de a poco agigantaba su figura debajo del aro. A la clásica intensidad que le pone Mateo Dogliotti al subir el balón le sumó su cuota goleadora en el cierre para irse al primer descanso ganando 27 a 16.

En el comienzo del complemento los errores estuvieron presentes en el Romeo Schinca en los dos lados de la cancha. Manuel Oyenard fue el que menos errores cometió en el inicio del periodo y se convirtió en una fuente de gol a la hora de correr la cancha potenciado por su físico. La inoperancia defensiva de Sayago permitía que Facundo Medina se empiece a generar sus espacios y que la distancia sacada se esfume rápidamente. En el cierre del cuarto los dirigidos por Nicolás Díaz mejoraron con la doble base formada por Germán Silvarrey y Dogliotti. La presión en la primera línea defensiva provocó pérdidas y en la recarga lograban sellar la jugada de forma exacta para irse al descanso largo ganando 41 a 36.

Tras el parate largo ambos planteles volvieron al rectángulo de juego con la eficacia bajísima a la hora del lanzamiento. Con el correr de los minutos Santiago Pernas comenzó a dar soluciones desde el perímetro con su lanzamiento. La intención de Sayago siguió por meter el balón debajo del aro pero las constantes faltas hicieron que el juego se enlenteciera. El ingreso de Emilaino Bonet dio seguridad con la pelota en sus manos y más velocidad a la hora de cruzar la cancha. Con el desarrollo del periodo Riauka siguió causando estragos debajo del aro y se fue apoderando de dicha zona de la cancha. Una bomba de Pernas maquilló el resultado y dejó ganando a los dirigidos por Nicolas Díaz por 59 a 53.

En el último periodo Tabaré colocó un parcial rápido para pasar en el marcador. Las apariciones de Pernas y Medina desde afuera más alguna participación de un actor de reparto provocaron un juego de ida y vuelta constante. En el mejor momento del indio, apareció Brian Silva con un triple y otra falta para pasar en el marcador y dejar comprometido a sus rivales con 6 minutos por jugar. Leandro Taboada, que no venía de un gran juego con dos bombas volvió a acortar la distancia para convertir el encuentro aún más parejo. Un cierre de esplendor de Silva le volvió a dar un poco de tranquilidad a Sayago para llegar con una pequeña renta al cierre. A pesar de los intentos de Tabaré por dar vuelta el juego no lo logró y los dos puntos se fueron para Ariel y la vía por 78 a 74.

 

EL GRITO

Un poquito más, dale dale.

La distancia que había sacado Sayago se esfumó rápidamente en el segundo tiempo y más aún en el último periodo. Tabaré se acercó tanto que los nervios y el grito cayó desde la tribuna. Los allegados estaban más nerviosos que los jugadores y les pidieron un poquito más. El equipo de la Avenida Ariel aguantó y se llevo los dos puntos para festejar en la vía.

UNO x UNO

Dogliotti (4): De más a menos. En el comienzo fue importante pero se fue esfumando con el desarrollo del encuentro. Silvarrey (3): Poco. Estuvo peleado y enojado gran parte del juego. Una bomba en el cierre fue su gran aporte. Jones (4): Anda en racha y está con confianza. Hoy tiró demasiado y entraron pocas pero en momentos de quiebre. Lemos (5): Fue importantísimo en el arranque. Lo buscaron y no defraudó. Cuando se enojó se fue del partido. Riauka (9): DESTACADÍSIMO.  Silva (8): Señor soluciones. Vino desde el banco y dio seguridad y tranquilidad. Todas las ofensivas del último cuarto pasaron por él y defendió a Medina. El hombre del cierre. Arrillaga (3): Ausente del juego. Díaz (7): Dio confianza y potenció los momentos. El ingreso de Silva y la doble base defensiva le dio resultados. Acierto del DT. 

_______________________

Taboada (5): De menos a más. Las dos bombas de él generaron incertidumbre en el cierre. Pernas (7): El hombre del Indio. Si en algún momento Tabaré siguió prendido en el partido fue por su culpa. Medina (5): Sin ser su noche lastimó. Fue muy bien controlado por Silva desde que ingresó. Antes de él, cada centímetro libre era sinónimo de amenaza. Meira (3): De los ausentes de la noche. Alessio (3): Fue anulado y perdió toda la noche con Riauka. Varela (3): Defensa y poco más. No pudo gravitar. Oyenard (6): Un banco de soluciones. Entró y causó errores en los rivales. Su potencial físico se volvió incontrolable por momentos.  Cabillón (3): Jugador de rol. No influyó cuando estuvo en cancha. Palacios (4): Perdió la batalla táctica. Le ganaron rotando el balón y le anularon a sus dos pilares ofensivos. No le salió nada y le sigue costando los cierres a su equipo.

VAR

Diego Ortiz, Martín Fernandez y Gonzalo Paz (7): Buen arbitraje inclusive en la última jugada. La repetición le dio la razón.

_______________________

LO DESTACADO

El partidún que jugó el lituano más uruguayo del mundo. Zigy cada vez entiende más, no solo a Sayago, si no a como jugar el básquet en nuestro país. Hoy no solo aportó con su clásico goleo ofensivo si no que se adueño de las dos zonas debajo del aro. Goles por doquier, anuló a Alessio y terminó con las manos arriba agarrando toda forma esférica que merodeaba la zona del aro. 23 puntos y 22 rebotes para cerrar una noche para encuadrar.

EL TERMÓMETRO

Que último cuarto nos regalaron ambos equipos. La diferencia de Sayago se esfumó rápidamente cuando las bolas de Taboada y Pernas empezaban a caer desde afuera. En el mejor momento del juego apareció Brian Silva y el pibe se hizo cargo de la pelota cuando más pesaba. Su potencia física ayudó para cada corte al aro y su desfachatez colaboró para que los triples entren. Ambos planteles le dieron calor y color a lo últimos 10 minutos del encuentro.