Verdirrojo venció 84-78 a Miramar en un choque de rivales directos y festejó su segundo triunfo en El Metro.

Como se esperaba, el partido comenzó con muchísima intensidad, los dos equipos priorizaron correr la cancha. Verdirrojo jugó desde la generación de Dotti con rompimientos y descargas a las caídas de los grandes. Mientras que a Miramar le costó mucho ante defensa plantada pero fue construyendo de atrás hacia adelante para correr. La salida de Corbisiero ató al sanducero Dotti a la base y con buen cierre de Ottonello y Joaquín Núñez los Monitos cerraron 19-16 arriba.

En el segundo jugaba mejor el equipo de la calle Gadea, pero Verdirrojo encontró una ráfaga de tres triples consecutivos para pasar. Pero a los del Cerro le costó anotar en general, y Miramar con un parcial de 10-1 sacó siete de renta, disfrutando un buen trabajo de Wineglass -triple incluído- y otra bomba de Zachow. Los del Cerro se refugiaron en una zona 2-3, el regreso de Dotti fue con otro lanzamiento desde más allá de los 6.75 y Aguilera empezó a cargar el aro. El Verdi achicó la diferencia, custodió bien el rebote ante un rival sin gol -llamativamente sin Cousté ni García Morandi- para igualar en 36 de cara al descanso largo.

Para el segundo tiempo los dos comenzaron defendiendo en zona, dentro de un cuarto cambiante. Verdirrojo interpretó mejor la ofensiva, con Corbisiero y Dotti jugando un papel preponderante llegó a abrir 6, dominando gran parte del chico. Con los cambios -tácticos y de nombres- mejoró el equipo de Diego Olivera que, yendo al hombre defendió mejor. Además con Cousté y García Morandi tuvo más amenazas ofensivas y movió mejor el balón ante la zona. Defendiendo y corriendo, no solo absorbió la ventaja, sino que se fue 57-55 arriba al último.

Verdirrojo comenzó el período final posteando a Aguilera sobre García Morandi y desde ahí sacó réditos para abrir cuatro de renta promediando el chico. A Miramar le costó mucho atacar la zona hasta que un triple de Núñez sacudió la modorra. De todas formas a los de Olivera le costó prestarle la bola a los internos, dependieron de los porcentajes exteriores y los del Cerro custodiaron bien el rebote en aro propio para correr la cancha con Dotti y un doble importante de Manuel Monteverde. Los Monos nunca tuvieron la consistencia ofensiva para remontarlo, más allá de un triple de Morena; los de Ortega con una volcada de Aguilera, tras gran pase de Corbisiero, parecían sentenciar la historia. Pero Núñez le puso emoción al cierre y con una bomba clave se hizo cargo de un momento caliente para devolver la incertidumbre colocando a su equipo a dos a falta de 14 segundos. Libres de Aguilera y Monteverde sellaron el resultado final: 84-78.

 

EL GRITO

Son una máquina de pegar

Sobre el final del segundo cuarto, tras recibir una falta de Zachow, Dotti se quejó de la defensa de Miramar. Le venían de bajar un par de manos consecutivas y no le gustó nada.

UNO x UNO

Corbisiero (5): Sin dar su mejor versión, aportó cosas positivas desde la generación. Dotti (8): Destacadísimo, el dueño de poner la música en la rocola de la cantina. Aguilera (8): Jugó un partidazo en ambos sectores, clave defensivamente y en la toma de rebotes, inteligente para atacar el aro de espaldas con diferencia de centímetros a favor. Amichetti (7): Jugó un partidazo, es vital abriendo la cancha, le entraron los triples. Monteverde (6): Recontra rendidor, además puso 6 puntos claves en el cierre. Cholaquides (4): Nunca logró engranar para influir. Rosas (4): Más de rol que en otras noches. Gentini (4): Le dio experiencia al equipo en los minutos que participó. Ortega (7): Gran aparición tiene cosas muy positivas dentro de las tácticas que propone. Postear a Aguilera fue solución y la defensa en zona un gran acierto.

_______________________

Morena (5): Correctísimo, incluso podría animarse a más protagonismo ofensivo. Núñez (6): Atrevido, defendió con creces la confianza de la titularidad. Dio un plus en el epílogo. Cousté (4): En el primer tiempo le costó, cuando parecía engranar, una lesión lo sacó del partido. Ottonello (6): Sostén del equipo, nunca te deja a pata. Regular y rendidor. Wineglass (3): Pocote. Más allá de que lo buscaron poco en el cierre, nunca se impuso para asumir. Zachow (4): Correcto, demostró que puede ser parte de la rotación. DellaMea (3): Le costó influir. García Morandi (4): Correcto adelante, perdió seguido con Aguilera atrás y le costó abandonar la cancha. Tessadri (5): Estaba rindiendo cuando salió, dio la sensación pudo robar algún minuto más. Olivera (4): Acortó mucho la rotación en el primer tiempo, en el cierre le quedó un equipo con poco gol que tampoco dio consistencia defensiva.

VAR

Andrés Bartel, Nelson Infante, Carlos Peralta (7): Era garantía y cumplieron, muy buen arbitraje.

_______________________

LO DESTACADO

Otra noche en la oficina para el sanducero Andrés. Le sienta cómodo el rol. Es el dueño del equipo. Asume, genera, anota, ordena, hace todo. Además, no fiola atrás, es el primero en defender y agachar la cola para sacar ataques rápidos. Completísima producción, una vez más. Paysandú es su casa, pero parece haber encontrado su lugar en Montevideo. Figurón.

EL TERMÓMETRO

La noche estaba fría y en el partido paso poco, los que tomaron calor fueron los pocos hinchas de Verdirrojo que festejaron el triunfo cual barra de aliento. “Dale Verde, dale Verde”. Para una victoria importantísima ante un rival directo que le permite salir del fondo y soñar con entreverarse entre los ocho de arriba.