Lagomar mantuvo su invicto al derrotar a Tabaré por cifras de 76-71 en un partido que llegó a estar incluso 16 puntos en desventaja.

Los dos equipos apostaron por las transiciones en rápidas desde el vamos pero la efectividad y culminación no fueron de lo mejor. Alessio fue el más claro en el Indio, desde la llave que sumado a un triple de Medina que pusieron un 5-0 para abrir una pequeña diferencia (9-5). Lagomar abusó del lanzamiento exterior aunque de la mano de los Agustín, primero un bombazo de Da Costa luego una conversión en las cercanías del aro de Amaral le dieron el control del encuentro.. El juego se hizo dinámico y se intercambiaron en el marcador, Meira se sumó al cordobés en ataque mientras que Martín Perdomo fue el más claro en los de la Ciudad de la Costa, el primer cuarto se fue para Tabaré 17-15.

Los dirigidos por Palacios estuvieron intensos en defensa provocaron errores en su rival, pero con Perdomo y Newsome encontraron buena sociedad, por su parte Alessio continuó siendo el estandarte en ofensiva de los del Parque Batlle bien acompañado por Oyenard y Varela, por su parte en defensa alternaron zona y hombre, desconcertaron a Lagomar que no estuvo cómodo de hecho se quedaron sin ideas, abusaron del lanzamiento exterior olvidándose de poner la bola abajo a Newsome o mismo el uno por uno de Cardozo así los del Parque Batlle cerraron arriba los primeros 20 minutos con renta de nueve, 36-27.

Tabaré salió defendiendo le dejó pocas posibilidades de lanzamiento a Lagomar, mientras que en ofensiva Medina apareció con un gran repertorio y así abrieron 11 (41-30). Los dirigidos por Rodríguez esbozaron algo de todo lo bueno hecho hasta acá en el certamen Bruni puso cinco puntos al hilo, Perdomo corrió la cancha y en un abrir y cerrar de ojos achicaron (41-37). Palacios pidió minuto, corrigió, no permitió que Lagomar corriera, la cancha, plantó la zona y pusieron un parcial de 13-1 con Medina (encendido) y Meira como figuras estiró la máxima a 16 (54-38). Los de la Costa de Oro encontraron puntos desde la línea con Cardozo y poco más, estuvieron desconocidos, aunque el triple sobre la chicarra del capitán hizo que el marcador se achique al finalizar el tercero, 56-47. 

Los diez minutos finales comenzaron impreciso para los dos equipos, el tanteador se abrió luego de uno y medio con triples de Da Costa (56-50) y el viento cambió porque Tabaré se malhumoró (fue expulsado Oyenard), abusó de tres olvidándose de Alessio en el poste y esto lo aprovechó a su favor Lagomar que se colocó a una bola (58-55). Cuando parecía que el Indio controlaba el partido a su favor, con un 4-0 Da Costa calentó la mano a pura bomba incluso se le sumó Wohlwend quien no había aparecido a lo largo de toda la noche, así pasaron en el marcador por primera vez luego del primer chico. Los nervios se adueñaron de Tabaré, que como si fuera poco sufrió la expulsión de Oyenard y para colmo tuvo que lidiar con sus dirigentes en una actitud más que prepotente para con sus jugadores. Los de la Costa de Oro tomaron esta situacion a su favor y por más que lanzaban de tres, si fallaban se hacían del rebote y cuando iban a la línea encestaban, Cardozo y Newsome claves y así de a uno, lento y perezoso, fue que Lagomar se adueñó del partido y se quedó con un puntazo más que trabajado por cifras finales de 76-71 y de esta manera es el único puntero e invicto del certamen.

 

EL GRITO

Pase y muevo que estamos bien, tranquilos.

El optimismo de Mauricio Rodíguez cuando las cosas no salían en ataque para sus dirigidos y las palabras de aliento del entrenador no se hicieron esperar, les gritó a los suyos cuando nada salía, por algo, están donde están pusieron la bola abajo a puro pase y muevo y tranquilidad Lagomar es el único puntero del certamen.

UNO x UNO

Perdomo (6): Comenzó siendo el líder en ofensiva, terminó poniendo pausa, clave en el funcionamiento Defendió bárbaro a Medina cuando lo tomó. Larrea (4): No encontró su gol y eso lo incomodó. Da Costa (7): El premio a seguir tirando, abusó y mucho de tres, pero terminó siendo la figura, chapeau para él. Amaral (5): Cuando ataca el aro aparece lo mejor de él, a veces abusa del tiro exterior. Newsome (7): Perdió el pelo es verdad, pero las mañanas nunca, cerró el partido con brutal jerarquía, principalmente en defensa. Wohlwend (5): No fue su mejor noche pero el pulpo puso su jerarquía en el cierre y fue clave. Cardozo (7): ¡Capitán, Capitán! enorme el cierre de Cardozo, ¿el mejor en agarrar rebotes ofensivos?, El mejor. Bruni (6): Cuando las papas quemaban sacó la cara por el equipo, siempre es una solución. Rodríguez (7): Nunca perdió la tranquilidad y confianza, respaldó a los suyos y sigue como invicto, corrigió en el momento justo y se vio reflejado.

_______________________

Taboada (4): No encuentra el ritmo, el equipo lo necesita mucho más. Pernas (4): Debe asumir más, entrar en confianza y buscar más el aro. Medina (6): De tres no quiso entrar, fue de los mejores en los suyos. Falló en el cierre. Meira (5): Lucha y juega, la bola no siempre quiere entrar, es una herramienta clave, fue franco de críticas. Alessio (6): Es la pieza clave, se olvidaron de buscarlo en el cierre, entrega y sacrificio. Cabillón (5): Bastión en defensa, leyó bien el ataque pero erró un par de penales. Oyenard (5): Pecó de joven, una tonta expulsión con su equipo arriba. Venía siendo pieza clave en ambos sectores de la cancha. Varela (5): Le aporta pienso a las ofensivas, le baja un cambio al equipo cuando es necesario. Lima y Couto (-): Poco tiempo en cancha. Palacios (4): Las cosas no salen, algo hay que en los cierres fallan, hicieron un gran partido durante más de treinta minutos y se les escapó al final. La zona 1-3-1 fue un acierto.

VAR

Diego Borghini, Valentina Dorrego y Nicolás Revetria (6): Mantuvieron una postura que permitió jugar al filo a las defensas, cuando no estuvieron seguros del pitazo no dudaron en apoyarse en el compañero, aceptable labor.

_______________________

LO DESTACADO

El capitán, el de la casa, el que siempre aparece. El cierre que tuvo Rodrigo Cardozo fue monumental para que su equipo siga en lo más alto y como único invicto del certamen. Fue un bastión en defensa, agarró rebotes en ataque y puso libres y dobles fundamentales para que los suyos festejen y miren a todos desde arriba.

EL TERMÓMETRO

El clima estalló en los últimos cuatro minutos, especialmente cuando Palacios pidió tiempo. Los dirigentes y allegados (parecían barras tristemente) de Tabaré  dieron una penosa imagen. Se abalanzaron sobre el banco, le recriminaron a los jugadores que ellos ponían plata. Un minuto que era para ordenar la casa y calmar las aguas, fue todo lo contrario, subió la temperatura, el nerviosismo, de hecho al Indio se le escapó el partido.