En un partido que quedará en la historia por los problemas con el reloj sobre el cierre, Lagomar venció a Sayago y sigue invicto en El Metro.

El arranque de Lagomar fue muy bueno, siendo intenso atrás y trabajando el partido a partir de ahí. De la mano de su postura defensiva, el verde pudo correr la cancha casi permanentemente durante los primeros minutos, ante un Sayago que literal, durante los primeros cuatros minutos ni siquiera podía tirar al aro. Fue muy flojo el arranque ofensivo de los del norte pero, luego de que se le abrió el aro, emparejó las acciones a tal punto que finalizando el primer chico se fue ganando por dos, 16-14. Fueron claves las bombas de Joaquín Jones y Brian Silva.

La continuidad del juego siguió siendo la misma. Pérdidas por doquier y errores de lectura por parte de ambos. Dentro de ese desbarajuste, Joaquín Jones no solo se sintió cómodo, sino que fue por escandalo el mejor jugador de la cancha. A medida que el alero ex Biguá fue tomando protagonismo en el juego, Lagomar aumentó el tono defensivo hacia él, incluso con un cuadrado-1 en el que Rodrigo Cardozo iba en su referencia. Esto generó que Riauka comenzara a lastimar en su zona de influencia: el bajo. Sayago se fue al descanso ganando por poquito, 36-33.

Ya en el complemento, el partido siguió siendo parejo, pero nuevamente volvió a encontrar situaciones favorables para poder correr la cancha, Newsome fue importante durante este pasaje, pero los ingresos tanto de Cardozo, como de Bruni, fueron fundamentales defensivamente para que Lagomar volviera a dominar el juego.

Y en el momento más complicado de la noche, aparecieron las bombas, tanto de Bruni (x2) como de Amaral para que Lagomar, a falta de tres minutos abriera nueve de diferencia. Locura total. Pero, pero pero…los de la Costa tuvieron un montón de errores y Sayago reaccionó y con un parcial de 7-0, se colocó rápidamente a dos unidades, con 46 segundos por jugar. ¿Y luego de esto? Lo más Metro de la historia. Problema entre relojes, espera, segundos más, segundos menos. Bonet pudo empatarlo pero falló. En fin, Lagomar se quedó con la victoria en cifras 64-62.

 

EL GRITO

Jugá al básquetbol, cerrá el ort*…

Le gritó un dirigente de Sayago al "Gatito" Perdomo. ¿Cómo respondió Martín? Bomba y un “shhh” perfectamente aplicado.

UNO x UNO

Perdomo (7): Tic Toc. Un verdadero relojito (pero no el de Larre). A pesar de ser talle S, nunca le quedan grandes estos partidos. Larrea (4): Alternó más de aquellas que de las buenas. Da Costa (4): Caprichoso con su gol a tal punto que fue hasta contraproducente para el equipo. Macanskas (6): Venía siendo de lo mejor hasta la lesión, que no pinta nada bien. Newsome (6): Cuando más se lo necesitaba, no falló. Such a man. Cardozo (7): Es para hacer un estudio analítico de como este muchacho juega tan bien con la camiseta del verde. No falla nunca. Bruni (8): Si no fuese por el reloj, era el hombre de la noche. No mentira Guille, lo fuiste. Amaral (6): Fundamental no, lo siguiente. Responsable de la victoria del verde. Hormoza y Añon (-): Pocos minutos en cancha. Rodríguez (7): Cuando el equipo eleva el tono defensivo y corre la cancha es durísimo. Por momentos lo fue, aunque con baches.

_______________________

Dogliotti (2): Noche para el olvido de Teo. Silva (4): Arrancó barbaro y se quedó en eso. Jones (8): Jota Jota, básquet champagne. El mejor, por escándalo. Lemos (4): Insinuó sus cositas en el final, pero lejos de lo que Sayago pretende de él. Riauka (7): Cuando se conecta con Jones, se pica pa buena. Es la dupla . Bonet (6): Debió jugar más minutos, por momentos le cambió la cara y la intensidad al equipo. Arrillaga (4): No fue el revulsivo que estamos acostumbrados. Díaz (5): Extraña horrores a Silvarrey en esta clase de cierres, donde a veces el equipo no encuentra a alguien que agarre la guinda en estos momentos.

VAR

Gonzalo Salgueiro, Washington Chamorro y Milton Acuña (5): Venía siendo una noche redonda, pero el error de Chamorro en el final le baja un par de puntos al arbitraje. Cardozo no se va nunca y Lagomar pudo haber liquidado antes el match. Luego de eso, lo del reloj excede al arbitraje que hizo lo que pudo y lo sobrellevó de correctísima forma.

_______________________

LO DESTACADO

Ellos dos. Rodrigo Cardozo y Guille Bruni cambiaron el rumbo del juego. Primero defendiendo en un momento donde se venía fea la mano. De atrás para adelante. Y así se fueron soltando, a tal punto que a Bruni le quedó la guinda y no la pudrió una, ni dos, sino que tres veces para dar el golpe y encaminar la victoria para la costa. Guille terminó con 9 puntos, 4 rebotes y 1 asistencia, mientras que Cardozo finalizó con 7 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias.

EL TERMÓMETRO

El match estaba tranquilo. Medio tibio diría ya que ninguno de los dos equipos la ponía de afuera. Hasta que, como siempre sucede en El Metro, pelota al piso: ringui ranga y a buscar la guinda, ahí se tiró Riauka y Amaral, el juez pitó salto, pero ninguno de los dos soltaba la pelota, hasta que llegó el “Gatito” Perdomo, marcando presencia, se metió entre los dos e intimidó a Ziggy que rápidamente se paró. Momento calentito, en una nueva noche fría en Larre.