Habló de todo. Su felicidad al recibirse, su ausencia las temporadas anteriores, la lesión de su hermano y la primera victoria de Tabaré. Agustín Cabillón, dialogó con Básquet Total.

Comenzó hablando de sus sentimientos ante el recibimiento de doctor: “La verdad que estoy muy feliz, fueron muchos años, siete y medio, pero lo importante es que se pudo estudiar y no me llevó más tiempo de lo que dura. Esto es gracias también a la familia, amigos y compañeros de estudio que hacen todo más fácil”.

“Estoy muy contento de volver. Hacía tres años de mi último Metro en Tabaré, el año pasado entre la pandemia y el internado que tuve por las guardias decidí no jugar porque era muy difícil por los horarios. Este año volví y Tabaré me recibió. Estoy muy agradecido” comentó sobre el por qué de su ausencia en campeonatos pasados.

Con respecto al suceso ocurrido contra su hermano en un amistoso, aportó: “Hasta el día de hoy lo pienso y no lo puedo creer. Un sábado de mañana, amistoso Tabaré – Miramar, voy a tirar, él se cruzó, le saco el brazo para evitar la tapa y se terminó dislocando el hombro. Lamentablemente le va a llevar un tiempito. Hasta el día de hoy me sigo lamentando”.

“Fue un partido bien de Metro y se nos vinieron. El error nuestro fue dejarlos jugar, eso no lo podemos hacer, pero por suerte sacamos rebeldía y a los que le tocó cerrar, hicieron un buen trabajo para quedarse con el punto” analizó sobre el juego de la noche.

La importancia de la victoria ante el 0-2 inicial en el campeonato: “Comenzamos con dos derrotas en los cierres de los partidos. Hoy tuvimos la suerte nosotros de ganar en el final, y ésta victoria es importante para crecer”.