Stockolmo ganó y sumó su segunda victoria en el torneo. La “S” derrotó a Sayago, se definió en el último cuarto, de la mano de los triples de Guillermo Curbelo, quien conversó con Básquet Total.

Arrancamos el partido un poco flojos, capaz que pensamos que iba hacer como el partido pasado, en el cual estuvimos muy intensos desde el principio. Nosotros al ser un equipo bastante intenso cometimos errores atrás, permitiendo que nos hicieran muchos goles al principio. Luego con el correr de los minutos lo pudimos defender y controlar” recalcó.

El  primer cuarto fue de Sayago, quien tuvo las riendas del juego, cómo logró Stockolmo dar un giro y modificar el score, así manifestó Curbelo: “En el primer cuarto logramos modificar esa defensa, atacando mejor. El equipo comenzó a fluir de mejor manera, nuestro juego se basa en nuestra defensa y ahí poder atacar. Cuando defendemos bien, atacamos todavía mejor, eso básicamente es nuestro juego. A medida que avance el campeonato mejoraremos esas pequeñas  falencias que hemos tenido en el arranque. Capaz dejando sólo a Zygimantas Riauka para que tomara su tiro y nos lastimara desde el tiro exterior. La zona nos ayudó un poco”.

Sobre lo que deben modificar colectivamente, comentó: “En defensa tendremos que contener los 1×1, y hablar más atrás para tener más comunicación. En lo colectivo creo que regalamos el primer cuarto, vamos a tener que arreglar esa parte defensiva. Debemos estar más concentrados, sabiendo que jugadores tenemos a la hora de atacar. Eso para mí es una de las claves”.

El equipo en general durante el primer tiempo no encontró respuestas para dominar el match, y sobre el final generó ofensivas determinantes para llevarse el partido, que deben tener en cuenta en el ataque para el próximo partido, así comentó Guillermo: “Jugar más con Tony que es un jugador que tiende a ser solidario, cualquiera se puede dar cuenta. El genera para nosotros, y para él mismo. Cerró de una manera bárbara. Puede tener tiros solos y puede dañar. Al ser un equipo muy solidario, ninguno se mira así mismo y piensa en el compañero. Juan Galletto y Nicolás Pereyra son unos jugadorazos”.

Stockolmo se llevó el partido en el último cuarto desde más allá de los 6,75 metros, con Curbelo que desde ese rubro creció y dañó tres veces consecutivas: “En lo personal estoy muy contento, por mí y por el equipo. Ganamos, no me interesa hacer puntos, no me interesa ser el goleador, ni menos el jugador del partido. Lo que importa es ganar claramente. Pude jugar bien, no arranqué de la mejor manera, pude terminarlo mejor, las bombas entraron de afuera que es lo importante”.