Estados Unidos derrotó a Francia y obtuvo su 16° medalla dorada en Juegos Olímpicos, la cuarta de manera consecutiva. Kevin Durant fue el MVP de la final.

Estados Unidos 87 - 82 Francia

Por la gran final de los Juegos Olímpicos se veían las caras Estados Unidos y Francia. Los primeros iban por su 16° medalla de oro, mientras que los segundos intentaban obtener su primera presea dorada. En sus 18 participaciones previas a Tokio, los norteamericanos únicamente en tres oportunidades no se consagraron campeones, siendo segundos en Múnich 1972, mientras que en Seúl 1988 y Atenas 2004 se subieron al último lugar del podio. Por su parte, los europeos tienen es su palmarés dos medallas de plata, obtenidas en Londres 1948 y Sidney 2000. Hasta la fecha eran cuatro las selecciones con al menos un campeonato en JJOO, USA, Unión Soviética, Yugoslavia y Argentina.

Los estadounidenses venían de dejar por el camino a España en cuartos y a Australia en semifinales, mientras que los franceses habían hecho lo propio ante Italia y Eslovenia respectivamente. Previo a China 2019, estas dos selecciones se habían enfrentado nueve veces de manera oficial y los máximos ganadores olímpicos habían salido victoriosos en todos esos partidos. Sin embargo, Francia quebró el maleficio en los cuartos de final del Mundial y repitió triunfo en la primera fecha de estos Juegos Olímpicos.

Los dirigidos por Gregg Popovich saltaron a la cancha con Damian Lillard, Jrue Holiday, Devin Booker, Kevin Durant y Bam Adebayo. Por su parte, los comandados por Vincent Collet comenzaron con Nando De Colo, Evan Fournier, Nicolas Batum, Guerschon Yabusele y Rudy Gobert. La terna arbitral la conformaron el brasileño Guilherme Locatelli, el bosnio Ademir Zurapovic y el canadiense Michael Weiland.

El juego celebrado en el Saitama Super Arena de la capital japonesa mostró un inicio algo favorable al conjunto europeo, que con Evan Fournier inspirado en el perímetro y Rudy Gobert marcando presencia en la pintura, conseguía abrir una tempranera ventaja de seis unidades. A los norteamericanos no les entraba la bola de afuera y dependía en demasía de lo que pudiera generar Kevin Durant. La intensidad defensiva de los hombres que salieron desde el banco de suplentes, más lo que aportaba en ataque KD, provocaban que USA diera vuelta el score en una abrir y cerrar de ojos. Uno de los dos campeones olímpicos del equipo norteamericano se puso la pilcha de MVP y cada vez que recibía el balón, la defensa rival temblaba. Cuando peor la estaba pasando su equipo, Fournier se encargó de sacar la cara, siendo figura en el parcial de 12-4 que colocó su selección sobre el final de la etapa inicial. Los primeros 20 minutos de la final olímpica se fueron con Estados Unidos al frente en el electrónico en cifras de 44 a 39.

En los primeros compases del complemento, Le Blue terminó de concretar la reacción, teniendo a un inspirado Nando De Colo, bien secundado por Guerschon Yabusele desde el perímetro. No obstante, “Durantula” tenía otros planes y con un par de anotaciones consecutivas, le devolvía a su país el control absoluto de las acciones. Con Tatum y Holiday aportando lo suyo en ataque, United States lograba sacar la máxima de 14 puntos. Un par de bombas al hilo de Timothe Luwawu-Cabarrot y Nicolas Batum, le permitían a los franceses llegar al último cuarto con esperanza de dar el batacazo. Un triple del Frank Ntilikina promediando el periodo final ponía a los dirigidos por Vincent Collet a una posesión. En ese momento, apareció un asesino serial que estaba desaparecido, el señor Damian Lillard, que asumió el rol de líder cuando Durant era bien defendido. En los minutos finales, los comandados por Gregg Popovich se dedicaron a administrar la diferencia y terminaron cerrando el juego sin problemas. Finalmente, Estados Unidos se quedó con el triunfo por 87 a 82 y de esa manera se consagró campeón olímpico por cuarta vez consecutiva.

En el ganador se destacó la brillante actuación de Kevin Durant, que anotó 29 puntos y capturó 6 rebotes, seguido por Jayson Tatum con 19 tantos. Por el lado del perdedor, Evan Fournier y Rudy Gobert encestaron 16 unidades cada uno.

PIM-PAM-PUM

🔥 MVP 🔥

Kevin Durant era la máxima figura que presentaba Estados Unidos en Tokio 2020. El alero de 32 años era el único que tenía en su palmarés dos medallas doradas en JJOO. Como era de esperar, el nacido en Washington sacó a relucir toda su clase en los momentos decisivos del torneo. de cuartos de final en adelante promedió 27 puntos, prácticamente el doble de lo que había aportado por juego en la fase de grupos. En el partido por la medalla dorada, KD aportó 29 unidades y 6 rebotes en poco más de 35 minutos en cancha. El MVP del Mundial 2010 cosechó su tercer oro consecutivo, ya que también se subió a lo más alto del podio en Londres 2012 y Río 2016.

 

😮 LA SORPRESA 😮

De los últimos Juegos Olímpicos, seguramente esta selección de Estados Unidos se la más floja en nombres y talento individual. En la previa, muchos nombres eran una incógnita sobre lo que podían llegar a realizar con la camiseta de la selección. Uno de esos jugadores era Jrue Holiday, que nunca había representado al USA Team, ni en juveniles. Sin embargo, el campeón de la NBA con Milwaukee Bucks fue tal vez, después de KD y a la par de Jayson Tatum, el mejor player norteamericano en Tokio. El formado en UCLA fue un animal en el costado defensivo a lo largo del torneo, mientras que en ataque aportó 11.8 puntos por juego.

 

😭 LA DECEPCIÓN 😭

Nicolas Batum fue el héroe de Francia en la semifinal ante Eslovenia, luego de ponerle a Prepelic la tapa que le permitió a su selección meterse en la final olímpica. El veterano de 32 años se robó todos los aplausos hace menos de 48 horas, pero en la jornada de hoy no pudo estar a la altura de las cirscuntancias. Fue claramente superado en defensa, ya sea cuando quedó emparejado con Durant o con Tatum, mientras que en ataque su aporte fue prácticamente nulo. En 33 minutos en la duela, el jugador de los Clippers encestó apenas 5 puntos, con 1/4 en triples.

 

🏀 EL QUINTETO 🏀

Jrue Holiday (Estados Unidos), Evan Fournier (Francia), Jayson Tatum (Estados Unidos), Kevin Durant (Estados Unidos) y Guerschon Yabusele (Francia).

 

💿 BONUS TRACK 💿

Gregg Popovich es después de Phil Jackson el entrenador más ganador de la NBA en el siglo XXI. En el 2019, a los 70 años le llegó la oportunidad de dirigir a la selección de su país. Su primera experiencia fue muy mala, ya que Estados Unidos quedó por el camino en los cuartos de final del Mundial de China 2019. La responsabilidad de ser el sucesor de Mike Krzyzewski parecía haberle pesado al head coach de los Spurs. Sin embargo, el nacido en Indiana pudo redimirse en Tokyo y mantuvo la hegemonía de USA en los JJOO, alcanzando la cuarta medalla de oro consecutiva.

.