Con un partido excepcional de la capitana francesa Sandrine Gruda, Francia venció con categoría a Serbia 91 a 76 y se quedó con la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos.

FRANCIA 97-78 SERBIA

El partido comenzó cerrado y friccionado, con ambos equipos buscando atacar en la pintura pero con defensas muy firmes, por lo que el score fue muy bajo durante los primeros minutos hasta que los triples empezaron a entrar a partir de la mitad del primer cuarto, siendo el conjunto serbio el que sacó mejores rendimientos de la mano de su capitana Jelena Brooks. Francia pasó por un momento de bajón en su juego muy pronunciado, donde les costó a las de azul generar jugadas de peligro o atacar correctamente el aro, pero Serbia no lo capitalizó en el marcador, por lo que se fue ganando por un margen corto de 23 a 19.

Para el segundo cuarto, Francia cambió la forma de plantear el encuentro apostando por una marca personal pegajosa e intensa cuando las rivales buscaban el triple y en ataque moviendo la pelota para ganar posiciones dentro de la pintura y castigar. Este cambio de estrategia hizo que Serbia no se sintiera cómoda en la cancha e intentara jugar a lo mismo pero con diferentes resultados. Al equipo de Europa del Este le llevó tiempo volver a calentar las muñecas para el tiro exterior y cuando lo hicieron pudieron volver a ponerse en partido, pero un triple de Marine Fauthoux sobre el final del segundo cuarto le permitió a las francesas llevarse el primer tiempo por 43 a 40.

El tercer cuarto comenzó con Serbia errando, y vio como Francia sacaba una ventaja tempranera de seis puntos. Las de azul lograron tal dominio en los primeros minutos del complemento que dominaban sin problemas el rebote ofensivo y parecía que seguirían de largo a pesar de una reacción rival que bajó la diferencia a tres, pero a nivel de rendimientos no se capitalizó. Serbia no supo aprovechar varios errores no forzados del rival, entre malos pases y pelotas perdidas, y esto se vio reflejado en el marcador que de a poco ampliaba la ventaja a favor del conjunto galo, que se fue ganando al último descanso por 67 a 56.

Los últimos diez minutos mostraron que Francia estaba totalmente enfocada en llevarse el partido. Con unos buenos porcentajes de más allá de los 6.75 y una defensa que dejó muy chiquito al ataque serbio, las francesas llegaron a sacar 17 de máxima y aprovecharon para administrar esa ventaja, subiendo o bajando las revoluciones del partido mientras Serbia trataba por un lado y por el otro, siendo el doble y la falta su mejor herramienta, pero no encontrando el funcionamiento colectivo que pusiera en riesgo la ventaja francesa. El triunfo de Francia terminó siendo de 91 a 76 para quedarse con el tercer puesto y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

PIM-PAM-PUM

🔥 MVP 🔥

Sandrine Gruda, la capitana francesa, fue el termómetro del partido. Cuando tuvo que ser la anotadora, lo fue. Cuando tuvo que defender fue un muro. Cuando tuvo que asistir, se prestó para jugar desde adentro hacia afuera para sacar las ventajas. Fundamental en la victoria francesa.

 

😮 LA SORPRESA 😮

Todo pintaba para un partido parejo, pero todo cambió cuando el tercer cuarto empezó. La reacción de Francia y la contundencia que mostró fue algo categórico cerrando las vías de ataque serbias y lastimando al rival donde más les dolía.

 

😭 LA DECEPCIÓN 😭

 Serbia buscó el triple por todos lados, pero a penas lo encontró. Sólo 5 de 18 y casi todos en el primer tiempo. Su insistencia en el tiro lejano fue una de las razones por las que no pudieron mantener el liderazgo en el score del primer cuarto y que les terminó costando la presea olímpica.

 

🏀 EL QUINTETO 🏀

Yvonne Anderson (Serbia), Marine Fauthoux (Francia), Gabby Williams (Francia), Endene Miyem (Francia), Sandrine Gruda (Francia)

 

💿 BONUS TRACK 💿

Este triunfo tiene un sabor a revancha para Francia, ya que hace poco más de un mes, el 27 de junio, Serbia le había ganado la final del Eurobasket femenino, torneo que se había organizado tanto en tierras francesas como españolas, por 63 a 54. Para el equipo galo, fue todo redondo: victoria, paliza, revancha y medalla olímpica. Mejor imposible.

.