Luego de la primera victoria de Miramar en este Metro, Básquet Total se fue a charlar con la figura de la cancha, el “Baldosa” Sebastián Ottonello, quien se tomó unos minutos para hablar de todo.

El Baldosa comenzó contando sus sensaciones luego de lo que había sido el debut en el certamen: “Fue un triunfo muy importante, porque la primera fecha ya nos había marcado. Lo podíamos haber sacado adelante, pero lo perdimos ahí en el final y por eso sabíamos que hoy era igual de importante que la primera fecha. Así que en definitiva quedamos muy contentos con el triunfo”.

Por otro lado, pese a la derrota clásica había una sensación de conformidad por el juego y esto decía al respecto el ala pivot del Monito: “La palabra no es conforme porque perdimos. Pero sí creo que habían quedado buenas sensaciones, luego volviendo a ver el partido, pudimos demostrar un poco a lo que queremos jugar durante el torneo. Somos un equipo joven y obviamente la clave está en presionar arriba y tratar de correr la cancha, y en el juego estacionado tratar de buscar la ventaja con Malik (Wineglass)”.

También se refirió a las complicaciones que genera conectar un grupo nuevo y con un entrenador también nuevo: “A todo eso súmale que estaban poniendo el piso en Miramar y todo lo que ello llevó. La preparación fue muy atípica, entrenamos en distintas canchas, a veces hacíamos pesas en una, después nos íbamos a otra. Otras veces entrenábamos muy tarde porque no había cancha en ningún lado. Fue una preparación totalmente atípica y además somos un equipo joven con un técnico nuevo que también nos costó un poco ensamblarnos. Pero ahora el equipo está muy bien y si conseguimos que la unión que tenemos fuera de la cancha la volquemos adentro, podemos lograr grandes cosas”.

A propósito de Diego Olivera el Baldosa también se refirió a lo que significa ser dirigido por una institución dentro de la institución Miramar: “En lo personal me parece que el grupo está muy contento con Diego, él sabe que al ser un equipo joven nos tiene que transmitir confianza y dejarnos jugar. Capaz que no castigarnos sacándonos de la cancha a la primera pelota que perdemos o jugamos mal. Está haciendo las cosas muy bien y ojalá sea el primer año de muchos para Diego como entrenador”.

Finalmente Ottonello no duda en decir que este equipo aun no conoce su techo: “Es un torneo corto y hay que ir partido a partido, ahora tenemos unos días para descansar, recién jugamos el lunes. Estamos en eso, ya pensando en el próximo, y yendo de a uno, podemos soñar en conseguir cosas buenas”.