La ronda de entrenadores de la Liga Femenina llegó hasta la calle Porongos para hablar con Marcelo Méndez, el DT de Montevideo Basketball Club.

¿Cómo se está preparando Montevideo para su segunda Liga Femenina?

Venimos trabajando desde que se dio autorización para utilizar el gimnasio y después tuvimos algún que otro inconveniente con las muchachas por el tema de las vacunas, muchas de ellas no querían empezar a entrenar hasta no tener la segunda dosis (obviamente que eso es entendible) y recién ahora, hará unos quince días, o veinte, que ya está entrenando el plantel completo, digamos.

Un plantel al que en su gran mayoría ya las conoces de la temporada pasada…

Sí, por suerte se mantuvo el mismo grupo y se sumaron cuatro jugadoras nuevas que hacía algún tiempo que no estaban jugando y eso cuesta. Al dejar un poco y después volver luego de dos o tres años agarrar el ritmo cuesta. Ahora estamos en eso, tratando de que el equipo se acople.

¿Que el resto del plantel se conozca de antes facilita la integración de las nuevas jugadoras?

Son cuatro jugadoras que pueden aportar lo suyo, algunas en opción defensiva y otras en ofensiva, y se tienen que acoplar todas. Son jugadoras que se pueden acoplar dentro del plantel mismo. Obviamente que, ya teniendo una base, uno lo que hace es empezar a hacer retoques de lo que era el año pasado teniendo en cuenta que es un plantel muy diverso, donde tenemos jugadoras con edades que van desde los 15 años hasta los 47. Tenemos que ir buscando el fuerte que tiene cada una y trabajar en las debilidades que tenemos y creo que desde ahí podemos andar un poquito mejor que el año pasado.

¿Cómo es manejar un plantel con tales diferencias de edad entre las jugadoras?

Es difícil. Honestamente, es complicado porque tengo muchas generaciones distintas. Yo de repente de expreso de una forma y la gente que tengo de 40 o de 30 me entienden y las de 15 no. Me pasa más que nada cuando voy a las correcciones de algo que a las muchachas de 15 o de 20 no les gusta que las corrija, es como que ya saben todo. Diría que hasta entrenan mejor las de 30 en adelante que las más chicas, no sé por qué se da, pero es muy complejo de manejar y hace falta mucha cintura, más que nada porque algunas de las más jóvenes pueden llegar a tener una proyección y viendo que no tenemos U16 y estamos tratando de tener un equipo U19, tenemos cinco muchachas que están en esa situación de entrenar en el equipo mayor y no saber si van a jugar en otra categoría también.

¿Cuál es el objetivo deportivo de Montevideo en ésta temporada?

Sobre esto hablamos con las muchachas y las ganas están de volver a estar en la definición de Copa De Bronce como la temporada pasada o buscar un escalón más, pero eso va a depender de los resultados. Ésta liga va a ser muy pareja, me da la impresión, tanto entre los de arriba, los del medio y los de abajo. Para mí el primer objetivo es tratar de quedar entre los 12 y después veremos, porque al ser 13 equipos uno va a quedar afuera. Obviamente los partidos son partidos, que de repente con un rival directo podés perder o podés también llegar a dar alguna sorpresa. Y al ser un campeonato corto, si no arrancas medianamente bien, si aspirabas a la Copa De Plata podes terminar en la de Bronce. Para nosotros, igualar el campeonato del año pasado, y si podemos un poquito más, es el objetivo. Sabemos las carencias que tenemos nosotros: mantenemos el mismo plantel, no tenemos refuerzos de nombre y si mirás los videos del año pasado, lo fundamental fue que hicimos mucho hincapié en lo que fue el funcionamiento defensivo. Éste año con todo este parate de “volvimos, paramos, volvimos” y después algún que otro problema con casos positivos que nos obligó a para de nuevo, cuesta acoplar todo. La parte física en las mujeres en general donde paren una semana pierden un buen tiempo, eso está comprobado científicamente, entonces todo esto cuesta. Más cuando muchas de las de acá trabajan muchas horas y hay veces que no pueden venir porque realmente la prioridad la tiene el trabajo y no el juego. Ninguna de las que tenemos en el plantel, por el momento, va a llegar a vivir del básquetbol. Esa es la realidad.