Malvín dio inicio a una revolución tan esperada como necesaria: su plantel femenino pasa al profesionalismo.

El multicampeón de la rama dio un paso más en su historia dentro del básquetbol nacional y se conviertió en el primer plantel profesional de la competencia. La Liga ha tomado un protagonismo importante en las últimas ediciones con la llegada de extranjeras pero las playeras suben la apuesta y extienden el profesionalismo a las nacionales.

Juan Pablo Serdio condujo a un plantel plagado de figuras que con el correr de los años han dejado su huella en nuestro ambiente, tanto adentro como afuera de la cancha. Florencia Somma y Sabina Bello han sido grandes impulsoras y mentoras de una institución que año a año sigue sorprendiendo y dando pasos agigantados.

“La sensación es de una alegría inmensa. De felicidad, de mucho orgullo, de agradecimiento también por tener la posibilidad de estar viviendo todo esto desde adentro, siendo jugadora. Sobre todo un agradecimiento hacia mucha gente que durante mucho tiempo y de manera desinteresada empujó para el que el femenino diera pasos para adelante, creciera y esto que pasa hoy es algo que nos tiene que poner contentos a todos y que es parte de todos, no solo de las jugadoras y del club. Me parece que es una conquista que todos tenemos que celebrar y poder estar disfrutando es una alegría inmensa” afirmó Florencia Somma.

“Desde chicas nos ilusionábamos con algo inalcanzable” comienza diciendo el video institucional en el cual se dio a conocer la noticia. Durante el mismo se puede escuchar a las jugadoras del plantel enumerando sus sueños y sus obstáculos para llegar a este histórico día. Malvín, fiel a su historia, afirma unos cimientos que no solo endurecen su institución si no a todo el básquetbol femenino.