La ronda de notas con DTs de la LFB llegó a pasitos del zoológico. Dialogamos con Juan Manuel Loureiro, quien por segunda temporada consecutiva estará a cargo de 25 de Agosto.

¿Cómo va la preparación?

Bien. Nosotros tenemos el problema que tenemos varias gurisas del interior y no sabía cómo iban a reaccionar con esto de la pandemia, la presencialidad y el no de las clases, no sabíamos cómo iba a ser el semana a semana. Por suerte logramos que varias estuvieran y está siendo más llevadero el día a día, o sea, llegar a 10 a practicar que era una de nuestras incógnitas. Incorporamos a Anita (Delorenzzi), la profe, que vino de Rocamora y toda esa parte física que teníamos el debe el año pasado, este la pudimos agarrar desde el principio y por suerte ahí esperemos hacer la diferencia. Después, lo que es cancha, bien de bien. Tenemos cancha cuatro veces por semana, en un horario central, de 7 a 8, que no todos lo tienen.

Son un equipo que recluta muchas jugadoras del interior, ¿cómo se vive esa mixtura en el plantel?

Es complicado por eso mismo. Tenemos a Paula (Tellechea) de Minas, a la Pocha (Molina) de Maldonado, a Sofi Sica de Salto, ahora trajimos a Mica Almirón de Fray Bentos, tenemos a Florencia Menossi de Maldonado también, que por suerte está viviendo en Montevideo porque está estudiando. Es complicado el día a día para practicar, pero se acoplaron de lo más bien. Por más de que no están en el día a día algunas, son una más del grupo.

Pese a perder a Fernanda Midaglia son un equipo que se ha reforzado muy bien, ¿creés que pueden subir las aspiraciones respecto al campeonato pasado?

Estaba haciendo un ejercicio la otra vez, en el que ponía cinco posibles titulares que tenemos nosotros hoy en día, y cinco de Bohemios o Defensor por ejemplo y no había tanta diferencia. Hay una diferencia obviamente de experiencia, de nivel, pero practicando y llevando bien el día a día le podés dar pelea. La verdad no nos ponemos un objetivo de resultado, pero lo mínimo es mantener lo que hicimos el año pasado. La baja de Fernanda nos va a perjudicar, pero el cambio que tuvo Paula por ejemplo, la madurez que tuvo en el juego y la intensidad que tiene, nos va a ayudar a suplir todo eso que no tenemos de Fernanda. Con las altas que tuvimos, vamos a poder suplir esa baja o por lo menos disimularla de la mejor manera.

Sabrina Molina no pudo jugar el torneo pasado, pero este va a reforzar una zona pintada que la liga pasada, post parate, sufrieron mucho y más allá de eso, es una jugadora que puede empujar perfectamente el balón y darte intensidad, ¿cómo recibe el equipo su incorporación?

Este año nosotros nos propusimos ser un cuadro más intenso, que el año pasado nos había faltado mucho eso por un tema de la parte física. Ahí es donde hizo la diferencia Defensor con Malvín, en el ida y vuelta las mataron. Este año con la preparación física que tuvimos y el tener gurisas más jóvenes, con más piernas, con más ganas, en el ida y vuelta nos vamos a poder diferenciar y la Pocha es la que nos va a dar el salto de calidad junto con la extranjera que llegará después. Pero la Pocha sin lugar a dudas va a ser el factor “X” en todo esto. Físicamente está perfecta. Yo tenía miedo en cuanto a lo deportivo, técnicamente si no jugar un año y pico le había influenciado en algo, pero ella de cabeza está fuertísima. Sabe lo que quiere, a lo que va y lo que la necesitamos nosotros. Nos va a hacer la diferencia.

¿Qué balance hacés de la temporada pasada?

Nosotros nos pusimos la vara muy alta en base a como arrancó el año (victoria ante Defensor Sporting). Nuestro objetivo en un principio era afianzar a 25 en el básquetbol femenino. Con el correr de los días y un plantel súper competitivo, empezamos a subir la vara, cada vez la pusimos más alta y nos propusimos Copa de Oro. Es más, varias chiquilinas antes del primer partido, cuando se pronosticó el torneo, a 25 lo daban en Copa de Plata y varias se habían enojado. Yo propuse que todo ese enojo que se les había generado, sea positivo, demostrar que están para más. Veníamos bien y los últimos partidos que nos tiraban para arriba o para abajo, que eran Bohemios y Hebraica, los perdimos bien, en buena ley. Nos jugó una mala pasada las lesiones y quedamos en Copa de Plata. Pero fue súper positivo porque jugando una Copa de Oro, Briana (Machado) no hubiese tenido los minutos que tuvo, Cami Mazzariello tampoco, la misma Sofi Sica, Paula de repente en otro nivel, porque tenía otra madurez para el juego y otra intensidad. Todas ellas terminaron teniendo minutos de calidad, no minutos basura. Todo eso se consiguió jugando Copa de Plata. Fue súper positivo, mismo en el club, el ambiente fue totalmente distendido, por más que nosotros queríamos obviamente festejar Copa de Oro y en los festejos de la Copa de Plata, realmente no lo hicimos. Porque para ellas, más que una Copa de Plata era un quinto puesto. Yo no lo tomaba así, para mí era salir campeones en la B, lo que sería El Metro. Ellas no lo tomaron así, lo súper respetamos nosotros, pero a la vista lo que quisimos mostrar es que no estábamos satisfechos. Se respetó pero no fue un año perdido. Al revés, fue un año ganado, todo eso nos va a servir en la confianza, en la intensidad que van a presentar este año.

Salvo aquella victoria en primera fecha ante Defensor Sporting, a 25 le costó competir contra los equipos de arriba. ¿Sentís que es el gran debe que tuvieron?

Nosotros le logramos competir a Defensor en la primera fecha que capaz es cuando arrancamos todos medios flacos. Después competimos con Paysandú y Aguada, después nos tocan Hebraica y Defensor que marchamos bien. No supimos dar el salto de calidad con Sabrina (Scévola) que fue en ese momento que la trajimos. A su vez, vino Florencia Sergio que no la supimos aprovechar. Cuando tuvimos que dar el salto de calidad fue todo lo contrario, bajamos el nivel, no supimos ser competitivos con los de arriba. Este año va a estar todo muy parejo. Es más, la Copa de Plata va a estar más pareja que la de Oro, porque una vez que se definan los cuatro de arriba, los cuatro que queden abajo van a ser más parejos, no tengo dudas. Si me preguntan un objetivo a primera vista, es ser competitivos, tanto con los de abajo, como con los de arriba. Con Malvín, con Defensor, que para mí van a ser los dos de arriba y después creo que vamos a estar en la misma línea que Hebraica y que Bohemios.

Te tocó dirigir a Nacional cuando la liga estaba más quebrada. ¿Pensás que ya no es más una liga de cuatro equipos, sino que hay más equipos para competir?

Sí y ojalá que siga siendo así cada vez más. Se le está dando mucha más bola al femenino, que es un producto tremendo, divino, que no se está sabiendo aprovechar, que no se le está sacando el jugo que se le podría sacar, muchísimo para laburar, muchísimo material. Ya esto no es el básquetbol femenino amateur. Empiezan a ver sponsors, pasajes de gurisas, alguna con algún viático. Se empieza a cambiar y se empieza a demostrar que realmente es algo que vale la pena.

El torneo se jugará a una rueda sola y después directamente playoffs, ¿qué te parece el formato del torneo?

No digo que esté bueno, pero dado las circunstancias, de que estamos en una pandemia y es todo muy cambiante, capaz que es la forma más pareja de definir. Capaz que lo bueno hubiera sido dividir en grupos o por copas. Pero de esta manera, jugando un campeonato corto, todos contra todos, tenés la posibilidad de equiparar de forma pareja. Capaz que a Lagomar le da para pelear arriba, a nosotros o a Remeros. Va a quedar algún partido desparejo, pero es la forma de separar. Capaz que es una pérdida de tiempo, puede ser, pero ahí que capaz podés foguear a las más chicas para que después en un mata-mata con los equipos de arriba, puedas alargar el plantel por ejemplo. Más que quejarse hay que aprovechar el tiempo, las oportunidades.

¿Pensás contar con una jugadora extranjera?

Sí obvio. Es parte del crecimiento. Es más, yo soy partidario de que tiene que haber más de una extranjera. Los medios están, las posibilidades están, es aprovecharlo y laburarlo. Plata, si hay que conseguirla, es moverse. Hay mil formas, rifas, sorteos, sponsors. Si te querés mover la conseguís la plata, algunos clubes tienen más facilidad que otros. Nosotros no tenemos la facilidad económica pero nos rebuscamos y seguramente si se propone jugar con dos extranjeras lo podemos hacer. No sé en qué momento la vamos a traer, seguramente no de arranque, por tema económico. Pero para la parte más dulce, más picante del campeonato vamos a traer una extranjera. Seguramente sea de nivel y en base a la necesidad que tengamos en el plantel.

¿Qué características buscás en tu extranjera?

Seguramente que nos dé gol. Una perimetral, el puesto de grande ya lo tenemos cubierto. Que nos dé la intensidad que estamos buscando tener, pero que no queremos perder.

¿Con qué posición te quedás conforme al terminar el campeonato?

Estar entre los cuatro de Copa de Oro y el año que viene pelear para campeonar. Estamos buscando escalar. Este año tuvimos la baja de Fernanda, tratamos de disimularla. Tuvimos otras altas, se mantuvo la expectativa, no la queremos bajar. La idea es subirla. Si es Copa de Plata, ganando bienvenido sea. Si es subiendo a Copa de Oro y peleando, bienvenido sea. Y el año que viene subiendo la vara obviamente. Que sea una escalera ascendente.

¿Cómo sentiste al hincha de 25 que se arrima al club?

Las gurisas siempre se ríen porque nos pasó que íbamos al club, llegaba algún hincha a las comidas y se ponían a cantar. Nunca nos lo esperamos. Nos pasó de ganar la Copa de Plata, ir a festejar al club y en la cantina toda la gente aplaudiendo. Ahí te das cuenta que el club lo vive realmente y lo siente. El día de la segunda final fui hasta el club, a buscar unos materiales y cuando entré, todos nos felicitaban y nos daban para adelante. Eso es bien de club de barrio. Ese es el sentido de pertenencia que te genera el club y todas las gurisas lo recepcionaron de esa manera. Por eso también es que varias se quedaron. Todas se sintieron identificadas con el club, por más de que no sean hinchas o sean de Miramar, el club te atrae. Hubo un lindo ida y vuelta con Sasi (Scévola) apenas llegó. Eso en otros clubes no lo tenés y en 25 nunca faltó.