El básquetbol hizo su primera aparición en Tokio de la mano de la modalidad 3×3, comenzando con la rama femenina. Se jugaron ocho partidos, en los que se pueden destacar las dos victorias de Rusia y las dos de Estados Unidos. La selección de China, que vienen de ser campeonas del Mundial 2019, tuvieron una victoria y una derrota.

El primer partido fue entre Japón y Rusia, con victoria de estas últimas por 21 a 18. Olga Frolinka, considerada una de las mejores jugadoras del mundo, fue quien anotó los primeros puntos de la historia de los Juegos Olímpicos en la modalidad 3×3. En cuanto al desarrollo del partido, el equipo ruso comenzó mejor, buscando controlar el partido a partir de la defensa, lo que le permitió sacar una rápida ventaja de 8 puntos. Si bien las japonesas lograron ponerse a 2 puntos a falta de un minuto para el final, no les alcanzó para lograr la victoria. Mio Shinozaki y Olga Frolinka, con 8 y 7 puntos, fueron las goleadoras de sus respectivas selecciones.

El segundo fue entre China y Rumania, con una cómoda victoria de las asiáticas por 21 a 10. El resultado a falta de cuatro minutos para el final era de 14 a 10 a favor de las chinas. A partir de ahí, Rumania se vio totalmente dominada y no pudo volver a anotar. De esta forma, la selección de China (campeonas del Mundial 2019) logró su primera victoria en el torneo.

El siguiente enfrentó a Rusia y China, que acabó con victoria de las rusas por 19 a 9. El encuentro comenzó con un rápido parcial de 8 a 2 a favor de la selección rusa, lideradas por una incontrolable Olga Frolinka. A partir de ahí, pudieron controlar el partido y llevarse la victoria.

El cuarto partido tuvo a Japón y a Rumania como protagonistas, con victoria de los nipones por 20 a 8. El equipo local comenzó el encuentro con un parcial de 8 a 1, que fue definitivo para darles su primera victoria en el torneo.

El quinto encuentro de la jornada fue entre Italia y Mongolia, con una apretada victoria de las europeas por 15 a 14. El fuerte de la selección italiana fue en el control de los rebotes, lo que les permitió terminar el partido con 16 rebotes ofensivos. Si bien Mongolia tuvo la posibilidad de ganar el partido en el último segundo, el tiro ganador no quiso entrar. La italiana Raelin D Alie fue la goleadora del partido con 8 puntos, aunque su porcentaje en el tiro de 2 puntos fue de apenas un 10% de efectividad.

El sexto del día fue entre Estados Unidos y Francia, con victoria de las norteamericanas por 17 a 10. El comienzo del partido fue lento y parejo, con un marcador de 9 a 8 (a favor de Estados Unidos) a falta de cuatro minutos. A partir de ahí el partido fue todo de las norteamericanas, que de la mano de Kelsey Plum y Stefanie Dolson lograron un parcial arrollador de 8 a 2 para conseguir su primer triunfo en Tokio.

El séptimo partido tuvo otra victoria de Estados Unidos, esta vez por 21 a 9 ante Mongolia. El equipo norteamericano comenzó sin piedad, con un rápido parcial de 13 a 2. Las jugadoras de Mongolia buscaron reaccionar, pero no lo lograron. Esta vez, quien lideró al equipo de Estados Unidos fue Allisha Grey, que finalizó el partido con 9 puntos.

El octavo y último partido de la jornada se disputó entre Italia y Francia, con victoria de estas últimas por 19 a 16. Si bien las italianas entraron muy bien en ataque, logrando un parcial de 7 a 2 en el comienzo, se cargaron de faltas demasiado rápido. Esto último fue aprovechado por las francesas, que de la mano de Laetitia Guapo y de Mamignan Touré lograron revertir el resultado.

Vale recordar que la fase de grupos solo sirve para acomodar colocaciones de cara al mata-mata. Los ocho equipos clasifican a los cuartos de final y según las ubicaciones, se darán los cruces.