Para llegar a la NBA, hay que ser un talento especial. Estamos hablando de que son 450 jugadores los que participan de una temporada, aunque seguramente hay otros por el mundo que también podrían estar ahí. Como dijo una vez y con razón Brian Scalabrine -ex jugador de New Jersey, Boston y Chicago con diez temporadas en la NBA y un anillo de campeón- dirigiéndose al aficionado promedio que se burlaba de él por su aspecto poco atlético y desconociendo todo lo que debe hacer un jugador para llegar a la élite: Estoy más cerca de LeBron que tú de mí”.

Si ya ser lo suficientemente destacado en el básquetbol como para llegar a la NBA, mucho más difícil es llegar a ser bueno en un segundo (y hasta en un tercer) deporte. Por estos días estamos disfrutando de una espectacular serie de Finales entre Milwaukee Bucks y Phoenix Suns. Uno de los protagonistas es Pat Connaughton, uno de esos talentos especiales que han destacado a un alto nivel en más de un deporte. El escolta de los Bucks, de gran rendimiento en esta serie, se destacó a nivel universitario en básquetbol y béisbol.

Mientras que en el deporte del bate y las bases fue elegido por los Baltimore Orioles en la Cuarta Ronda del Draft de 2014 de la Major League Baseball, volvería a la universidad para su último año con el equipo de básquetbol y llegaría lejos en el torneo de la NCAA, lo que le valdría ser seleccionado también en el la Segunda Ronda del Draft de 2015 de la NBA por los Brooklyn Nets (que transfirieron sus derechos a los Portland Trail Blazers). Su carrera en la NBA fue en ascenso, por lo que nunca volvió al béisbol. Sin embargo, en 2015 todavía declaraba que los Orioles seguían creyendo que era mejor beisbolista que basquetbolista y mantendrían sus derechos por cinco años más por las dudas de poder tenerlo otra vez a disposición, lo siguen esperando.

Repasemos algunas historias de jugadores de mayor o menor nivel que jugaron en la NBA y también se destacaron en otros deportes.

Wilt Chamberlain

El mítico pivot, autor de 100 puntos en un partido y dueño de varios récords de la NBA, también se destacó en la universidad en varias disciplinas de atletismo como salto alto (donde sobrepasó los dos metros), 110 metros con vallas, lanzamiento de bala, salto triple y 400 metros llanos. Tras su retiro de la NBA, se enamoró del vóleibol, donde llegó a jugar, presidir y ser MVP del Juego de Estrellas de la International Volleyball Asociation, de la que luego sería nominado al Salón de la Fama.     

Bill Russell

Once anillos de campeón con los Celtics, un oro olímpico, la rivalidad con Wilt Chamberlain y su nombre en el trofeo al MVP de las Finales de la NBA son parte de la marca que dejó Russell en el básquetbol. Y como el atleta excepcional que era, también se destacó en los 400 metros llanos y pudo haber sido olímpico en salto alto en 1956 por ser el séptimo mejor ranqueado a nivel mundial y segundo en Estados Unidos (con una mejor marca de 2.06 metros). En esos Juegos Olímpicos, el ganador del oro saltó 2.14 y solo cuatro atletas saltaron más de 2.06. Russell pudo haber tenido opciones de medalla. Sin embargo, eligió el básquetbol.

Dave DeBusschere

Durante trece temporadas en la NBA, este legendario ala-pivot fue dos veces campeón con los New York Knicks, ocho veces All Star y destacado por la liga como uno de los 50 mejores jugadores de su historia. Pero antes se había destacado como pitcher, ganando tres campeonatos universitarios y llegando a ser profesional con los Chicago White Sox de la MLB.

Gene Conley

La trayectoria del único deportista campeón en la NBA y la MLB es curiosísima. En la temporada 1952-53 debuta en la NBA con los Boston Celtics, entre la 1953-54 y la 1957-58 jugó al béisbol en la MLB con los Milwaukee Braves, entre la 1958-59 y la 1960-61 se vistió de nuevo de basquetbolista de los Celtics para volver otra vez al diamante en la 1961-62 con los Boston Red Sox, antes de un último paso como ala-pivot de los New York Knicks en la 1962-63 y 1963-64. Por el camino, ganaría un campeonato de la MLB con los Braves en 1957 y tres consecutivos de la NBA con los Celtics entre 1959 y 1961.

Danny Ainge

Recordado por ser el escolta de los Celtics de Larry Bird, es el único deportista de la historia en haber sido elegido en el primer equipo All American universitario en fútbol americano, básquetbol y béisbol (deporte en el que, en 1977, fue seleccionado en el draft por los Toronto Blue Jays con apenas 18 años). Ainge jugó entre 1979 y 1981 en la MLB para dar el salto a la NBA, donde jugaría catorce temporadas (Boston, Sacramento, Portland y Phoenix), ganaría dos campeonatos con los Celtics y llegaría a jugar un All Star Game.

Scott Burrell

Conocido por haber sido campeón con los Chicago Bulls en 1998 y por aparecer en The Last Dance como una de las víctimas preferidas de Michael Jordan, es el único caso de un jugador elegido en primera ronda por la MLB (pick 26 en 1989) y la NBA (pick 20 en 1993). Burrell puede decir que fue mejor que Jordan jugando al béisbol, pero prefirió el básquetbol y jugó ocho temporadas en la NBA.

Charlie Ward

El que fuera base de los New York Knicks, San Antonio Spurs y Houston Rockets durante sus once temporadas en la NBA fue un verdadero atleta multideporte. Siendo universitario, ganó el trofeo Heisman y el premio Davey O’Brien como Mariscal de Campo de fútbol americano, además de ganar el campeonato nacional de la NCAA e integrar el Salón de la Fama de dicho deporte. Sin embargo, él quería jugar en la NBA (donde fue elegido por los Knicks en el puesto 26 del Draft de 1994) y por eso no fue drafteado por ningún equipo de la NFL (donde tenía destino de estrella). A su vez, fue seleccionado por los Milwaukee Brewers en el Draft de Agentes Libres de la MLB en 1993 y por los New York Yankees en 1994, pese a no jugaba al béisbol desde la escuela secundaria (donde también se había destacado en atletismo, tenis y golf).

El de Pat Connaughton es el caso más reciente de un deportista con habilidad en varias disciplinas, demostrando la clase de atleta que hay que ser para estar en la NBA (donde está promediando 11 puntos, 5.4 rebotes y 50% en triples en estas Finales ante los Suns. La carrera de beisbolista la dejó atrás definitivamente en el Slam Dunk Contest del All Star Game de 2020, cuando realizó una espectacular hundida saltando sobre Christian Yelich (jardinero de los Milwaukee Brewers de la MLB). Descripción gráfica de una elección deportiva.