La ronda de notas con DTs de El Metro llegó a la Ciudad de la Costa. Mauricio Rodríguez nos recibió para hablar de su Lagomar.

Lagomar siempre se ha caracterizado por ser de los primeros equipos en cerrar los planteles. Pero no habías tenido nunca una preparación tan larga como esta.

En la temporada pasada recuerdo que tuvimos que esperar que se solucionaran algunos temas, como en el caso de Gonzalo (Álvarez) que se definió a lo último. Pero es algo que junto al Presidente, Daniel López y Fernando Labraga, ni bien terminado un Metro empezamos a charlar. Esta vez no fue la excepción, ya en octubre, noviembre ya estábamos conversando, ya teníamos algunos nombres sobre la mesa, una idea sobre la cual empezamos a trabajar y se van concretando nombres. Todo ese esfuerzo tiene su fruto, porque logramos contar con el plantel, junto a la ficha innominada (Newsome), casi un mes y medio antes del torneo, trabajando de forma correcta, con un cuerpo técnico numeroso. Todo eso es laburo de seis o siete meses para atrás. Es un equipo que esperemos que sea competitivo y este a la altura del torneo. Por ahora hay muchas expectativas, esperamos transcurrir el torneo de buena forma.

Sabiendo la preparación larga que has tenido, ¿cómo se viven estas dos últimas?

Por suerte, los juegos de entrenamiento han ayudado a dilatar esa ansiedad un poco. Muchas cosas para corregir, tenemos mucha información para procesar de estos días que hemos jugado dos partidos. El tiempo es corto, hay cosas que hay que seguir corrigiendo, hay cosas que seguir puliendo y al mismo tiempo, a lo que equipo funciona y que se van dando ciertas conexiones y para la etapa que estamos, algunos momentos de buen básquet, genera a su vez muchas más expectativas en el equipo, ni que hablar que en nosotros, en la gente que viene, que se prende a ver. Hay como mucha unión en el club, los chicos se quedan a ver, personas que vienen al club se paran a ver el entrenamiento, que antes, y a pesar de la situación sanitaria, no pasaba. Se genera mucha expectativa, lo cual hace muy motivante la parte del trabajo.

En su inicio la temporada pasada tuviste un equipo bastante chico, que podía pregonar mucho una presión intensa, el tratar de empujar el balón, de correr la cancha. Este año apuntaste a un “4” y a un “5” innominado, Macanskas y Newsome para tratar de reforzar una pintura que el año pasado te hizo falta, ¿no?

La cosa cambió totalmente cuando tuvimos a Sebastián Chaine con nosotros, que fue un jugador con el cual quedó un vínculo muy cercano, personal e institucionalmente. La estrategia ya desde el principio ahora fue por otro lado. Saber reforzar esa parte que iba a ser muy importante, que es donde la mayoría de los equipos se refuerzan. Este año es un equipo mucho más balanceado en cuanto es el perímetro y los internos; y además largo. Apostamos dentro de nuestras posibilidades, extender la rotación lo más que podamos y continuar en esa búsqueda de nuestra identidad, que lo habíamos planteado un poco el año pasado. Por distintos motivos, se tuvo que acomodar el plan, el plantel se acortó, no tuvimos la rotación que inicialmente pensamos que íbamos a tener para todo el torneo. Pero al mismo tiempo, también logramos una identidad defensiva, de defensa en media cancha muy inteligente, en al cual permitimos a muchos equipos estar por debajo del promedio. Este año la idea es agregarle alguna cosa más, dada la rotación que tenemos, ser muy inteligentes defensivamente, estar mucho más balanceado que el año pasado y no tener que sufrir la parte del juego interior, que pasó un poco tanto ofensiva, como defensivamente.

Más allá de los centímetros que le agregás al equipo, esa cualidad de poder empujar el balón, de correr la cancha, no la perdés. ¿Apuntan a ser un equipo corredor?

Este año también apuntamos a que la defensa sea creadora de oportunidades, para nosotros es muy importante. Por ese lado va la búsqueda de la identidad. Sí que cada vez que defendamos tengamos la oportunidad de correr. Hay jugadores y rotación para eso, esperamos cerrar el círculo y capitalizar las acciones defensivas.

Tenés a Newsome como interno definido, la capacidad de jugar con cuatro abiertos con Macanskas. ¿Pensás que tenés un abanico de anotación amplio?

Pienso que vamos a tener la posibilidad de anotar de muchos lugares. Pero realmente pienso que el mayor potencial es cuando el equipo empieza a fluir y nos empezamos a pasar la pelota. Es muy difícil defender cuando el equipo comienza a crecer a través de la solidaridad y la generosidad de pasarse la pelota. Más allá de las capacidades ofensivas que podamos tener individualmente, apostamos a que cada uno ponga todo al servicio del equipo y que se pueda crecer en base a ese tipo de acciones.

Mencionabas la rotación, en la que el año pasado producto de muchas bajas te tocó mechar mano en las formativas del club, sobre todo para cerrar el campeonato. ¿Qué tantos minutos pensás que se les puede dar este torneo?

Todavía no sabemos. Lo que sí sabemos es que están entrenando de forma correcta. Hemos tenido una charla con los chicos que están integrando el plantel. Ha habido una renovación con los chiquilines, algunos que estaban de años anteriores, otros que se suman, el caso de Nacho Añón, Lautaro Viatri y Luciano Salinas. Otros que ya estaban antes como Ignacio Castro, y Francisco Hormoza que ya es sub 23. El caso de Santiago Rodríguez que es el más joven, que es cadete segundo año. Todos ellos que con nosotros empiecen un camino y que entiendan que no es un lugar ganado, que no llegaron, que todavía no ha pasado nada. Simplemente es una oportunidad más, es un premio, es una posibilidad que ellos sigan laburando con hombres, a otro nivel, a otra intensidad y que sigan aprendiendo. Que ese camino, esperemos que el día de mañana, puedan cambiar de rol y puedan ser parte del plantel. No es un lugar ganado el que tienen, ellos lo saben, ya lo hemos conversado y le dejamos claro que es muy importante para nosotros el rol que ellos pueden cumplir. Porque van a ser el sustento anímico de los que estén jugando. Siempre se necesita -cuando no hay público y no tenés ese empuje que te da tu gente- la retroalimentación interna. Que todos estemos dando para adelante, siendo positivos. Fundamentalmente ellos van a ser parte muy importante y lo están siendo. En cuanto a lo deportivo, en los entrenamientos y en algunos juegos que tuvimos, han sido parte fundamental. Han entrado en buen nivel, sobre todo Francisco y Nacho Añón. Ojalá puedan robar algún minutito, de descanso. Laburan mucho, todo el tiempo están abocados a la tarea y eso nos tiene muy contentos porque primeramente buscamos eso y que a futuro, ellos puedan tener más participación y ser jugadores que puedan cambiar de camino, que todo este trabajo que están haciendo y esta experiencia que están acumulando, puedan capitalizarla como ficha o como jugadores un poco más de rol.

 Gente del ambiente de a Lagomar como posible candidato, ¿te sentís uno?

Para nada. Realmente hay señales que nos dicen que vamos a hacer un buen torneo. En la química, externas, en la prensa, en nosotros. Esperemos que sea así. Nosotros estamos preparados, queremos hacer un buen torneo, para ser competitivos contra todos los equipos, pero nunca olvidarnos de dónde venimos y lo sacrificado que es para todos nosotros laburar para que las cosas salgan. Siempre con los pies en el piso, siempre pensando que el día más importante es hoy y el siguiente es mañana. Que los objetivos se vayan dando a medida que esté jugándose el torneo. Es muy corto, los cuales aspectos no deportivos se pueden presentar, pero estamos preparados para todo lo que se venga y para hacerle frente a cualquiera.

¿Hasta dónde te creés que pueden llegar?

Yo quiero todo. Pero me parece que hoy por hoy, todos los entrenadores tienen expectativas que después se van acrecentando, van cambiando o se van disminuyendo, en el transcurso del torneo. Si es por lo que uno quiere, yo quiero todo siempre. Hoy por hoy estamos preparados para ser competitivos y para hacer un buen torneo. Es un campeonato muy corto y a veces las falsas expectativas, equivocarse o pensar en el partido que viene más allá del día de mañana, te puede jugar una mala pasada. Pies sobre la tierra, mucho laburo en cancha, mucho laburo atrás, con todo el staff, el Juanchi (Vallarino), el Pepe Fernández, Facu Heillman. Son muy importantes también Victoria Pereyra y el profe Fede Facello. El profe le está dando una mano muy grande a Facundo (Heillman), prácticamente es su “2” siempre y Victoria Pereyra, es con quien estamos en constante comunicación por los chicos de formativas, por cómo van ellos, quienes se integran, el momento que están pasando, está haciendo un gran laburo. Esto hace que detrás del día a día haya mucho trabajo. Eso es lo que nos pone los pies sobre la tierra y nos impulsa a estar concentrados en lo que pasa hoy y mañana.

¿El formato del torneo que te parece?

Yo soy partidario a que se repitan de forma más constante y con menos cambios posibles. Después, el año pasado nosotros creíamos que era mejor empezar los playoffs sin ventaja, pero este año capaz que pensamos que la ventaja está bien porque nos agarra en un buen momento y arriba. Ni que hablar que me gustaría un torneo mucho más largo, porque El Metro pese a que cambien los años y los jugadores, tiene esa identidad, de que el último le puede ganar al primero perfectamente, que de repente en la Liga no se da tanto.

¿Ves un gran candidato o un torneo parejo?

Va a ser parejo por esencia, por definición. Es otra dinámica, otra intensidad, siempre fue más parejo.

¿Te genera expectativa la posible vuelta del público más avanzado el torneo?

Espero que sí. Fue raro el torneo pasado, al igual que la Liga. En primera parte vivirlo, desde el banco, como entrenador. Después del otro lado, por la tele también. Sé que están trabajando mucho para eso, esperamos que se pueda volver rápido. Depende mucho de la gente, de quienes están laburando para que eso suceda y de todos nosotros. Que no haya suspensiones también, me parece que habilitar el público y que haya suspensiones por casos de Covid internos en los equipos está mal. Es una imagen que no se debería dar. Ojalá que se pueda, sé que hay un proyecto experimental, que si todo marcha bien hay una iniciativa para traer a la gente al tramo final de El Metro.

¿Con qué resultado una vez terminado el torneo te irías conforme?

Quizá con algo no cuantitativo, jugando un buen básquet me iría muy conforme con el trabajo. Pero no es meritocracia, hay que materializarlo en victorias. Pero me iría muy contento peleando cosas importantes y que la gente hable de Lagomar, como me pasó en un tramo del torneo pasado que habiendo perdido tres jugadores, fuimos sumamente competitivos. El impacto que tuvo la entrega del equipo, fue tal, que aún no ganando se generó todo ese respeto y ese mérito al club. Si nosotros entendemos eso, a pesar del lugar donde estemos, me iría muy contento o muy satisfecho. Ni que hablar que me iría chocho si peleamos los primeros lugares, si logramos un ascenso o un torneo. A nivel personal, materializar todo el trabajo que hace todo el equipo me dejaría muy contento. Todo lo que venga después sería un gran permio.