Hubo una vez un primer uruguayo en la NBA que también fue el primer uruguayo en la Euroliga. Ese momento de saltar de una orilla a la otra del Atlántico le llegó a Esteban Batista luego de dos temporadas en la mejor liga del mundo, un espectacular Torneo FIBA Américas en Estados Unidos y una breve pretemporada en Europa con un equipo histórico de la NBA que pudo haber tenido final de anillo.

Viajemos en el tiempo hasta agosto de 2007. Concretamente a Las Vegas, conocida como “La ciudad del pecado” o “La capital del juego” por ser el epicentro del entretenimiento y los juegos de azar (además de los casamientos express con Elvis como testigo). En ese lugar y durante ocho días; el 15 uruguayo jugó, entretuvo y no le faltaron propuestas. Tercer máximo anotador del torneo con 20.8 puntos de promedio y líder en rebotes con 12.4, además anotando 20 puntos contra Estados Unidos (dominando a jugadores como Amare Stoudemire, Dwight Howard o Tyson Chandler con sus artes en el poste bajo), el pivot de 24 años que venía de promediar 1.5 puntos y 2.3 rebotes con los Atlanta Hawks conquistó Las Vegas y atrajo a varias novias. Varios equipos de la ACB española, al menos cuatro de la NBA y hasta el poderoso Maccabi Tel Aviv israelí lo miraban con buenos ojos.

El 19 de setiembre, el diario Boston Globe publicaba que los Celtics eran uno de los cuatro equipos que buscaban a Batista, que era agente libre en ese momento. Su agente en Estados Unidos, Marc Cornstein, agregaba que también había interés de Charlotte Bobcats, Phoenix Suns e Indiana Pacers. Era lógico, dado el gran torneo que había hecho y su juventud. Amparado por el enorme rendimiento de su representado en Las Vegas, Cornstein se paraba en los pedales y decía (aprovechando que estaba hablando con un diario de Boston) que veía a Batista como un jugador ideal para los Celtics por ser un pivot fuerte que además podía correr bien la cancha. De todas maneras, aclaraba que cualquiera de las opciones era buena y Esteban iba a estar tomando su decisión pronto.

Sin embargo, un día después, el agente de Batista declaraba al mismo diario que su jugador había declinado la oferta de los Celtics, sin especificar mucho más acerca de su futuro. Boston era una buena opción, pero hay equipos expresando mayor interés, decía. El 21 de setiembre, el portal Hawksquawk mencionaba que el ex jugador de los Hawks estaba viajando a Phoenix para un entrenamiento de dos o tres días y citaba a su agente en Uruguay (Óscar Moglia) en declaraciones al sitio Urubasket, donde decía que, si todo iba bien, Esteban firmaría con los Suns en los próximos días.

 

Verde por unos días

La firma con los Suns nunca llegó, pero sí hubo un cruce de caminos entre el primer uruguayo en la NBA y la que era por aquel entonces franquicia más ganadora en la historia de la liga, los famosos Celtics (hoy empatados con los Lakers con 17 títulos cada uno). El 27 de setiembre, el Boston Globe contaba que tanto Batista como el alero Dahntay Jones habían jugado lo suficientemente bien en los últimos días como para ganarse un contrato no garantizado y un lugar entre los 17 jugadores que viajarían a Roma y Londres para realizar la pretemporada con el equipo verde. Además, existía una buena chance de que pudieran hacerse un lugar en el roster céltico para la temporada 2007-08. El periodista Marc J. Spears informó que el tamaño de Batista y la necesidad de profundidad en el juego interno de los Celtics hacían suponer que podía tener chance de quedarse con un lugar entre los 15 jugadores que empezarían la temporada regular de la NBA. Estamos contentos con la oportunidad que está teniendo Esteban, decía Cornstein durante el Media Day de los Celtics, antes de que la delegación partiera hacia Italia para enfrentar a los Toronto Raptors y a Londres para jugar contra los Minnesota Timberwolves.

El artículo del Globe hacía mención a que Batista, que venía de jugar 70 partidos y 576 minutos en sus dos temporadas con los Hawks, se había ganado la oportunidad de un tercer año y un segundo equipo NBA tras su estelar performance en el FIBA Américas. Realmente me gustó lo que vi de él este verano y en estos últimos días, decía Danny Ainge, el Manager General de los Celtics. Es un jugador fuerte y físico que tiene potencial de mejora”.

El pivot uruguayo no participó del partido frente a los Raptors en Roma, pero sí tuvo 19 minutos de acción en Londres en la victoria por 92-81 de los Celtics el 10 de octubre sobre los Timberwolves. En un partido que tuvo como máximo anotador a Ray Allen con 28 puntos, Batista se mostró sólido: 7 puntos, 5 rebotes, 2 robos y una asistencia. Pese a lo demostrado y a las elogiosas palabras del entrenador Doc Rivers, el 17 de octubre se conocía que los Celtics cortaban a Batista. Citado nuevamente Óscar Moglia en la web de FIBA, decía que los Celtics no pensaban cortarlo y le garantizaban un lugar entre los 15, pero que ante la perspectiva de jugar muy poco, prefirieron pedir que lo dejaran en libertad de acción. El artículo mencionaba que Moglia no había revelado si Batista iba a firmar con otro equipo y también que lo más probable era que cruzara el Atlántico para jugar en Europa.

La 62° temporada regular de la NBA empezaba el 2 de noviembre. Para los Celtics, fue la de la adquisición de Kevin Garnett y Ray Allen como agentes libres y terminaría con récord de 66-16 y anillo de campeón. Tal vez pudo haber significado el hecho histórico de que un uruguayo fuera campeón de la NBA, pero Batista tenía otros planes.

De pionero en la NBA a pionero en la Euroliga

La Euroliga es la máxima competición europea y la mejor luego de la NBA. Se juega como tal desde la temporada 2000-01 (es la sucesora de la antigua Copa de Europa) y es organizada por la compañía privada Euroleague basketball. Participan equipos de 10 países pertenecientes al consorcio de las principales ligas europeas, la ULEB. Con una cobertura mediática que alcanza a 199 países y un altísimo nivel deportivo, es indudablemente la meca del básquetbol fuera de la NBA. Hasta el 21 de octubre de 2007, ningún uruguayo había participado de ese torneo. Ese día, el sitio Euroleague.net anunciaba que Maccabi Tel Aviv potenciaba el talento y la profundidad de su juego interno con la contratación de Esteban Batista por dos temporadas y destacaba que se convertía en el primer jugador de nuestro país en la máxima competición europea. La noticia daba cuenta de que la flamante contratación podía incluso hacer su debut en cuatro días, cuando Maccabi recibiera en el Nokia Arena de

Tel Aviv al francés Le Mans por la primera jornada de la fase regular.

El 25 de octubre de 2007, el que había sido el pionero uruguayo en la NBA plantaba la bandera también en la Euroliga. Casi sin haber entrenado con el equipo, con viaje de por medio y apenas cuatro días de haber firmado su contrato, Esteban jugaría 41 segundos en los que solo registraría una falta personal. Entre los jugadores que participaron de aquel partido, estaban Marcus Fizer como compañero de Batista (quien pasaría algunos años después y con un poco menos de rodillas por Defensor Sporting en la LUB) y Sam Clancy (de gran trayectoria en Argentina) en Le Mans, cuya estrella era nada menos que Nicolas Batum, de gran carrera posterior en la NBA. Junto con Batista, había sido contratado por Maccabi el alero brasileño Alex García, quien esperaba para hacer su debut. El 1 de noviembre, el equipo israelí viajaba a Lituania para enfrentar al Lietuvos Rytas, pero ni Batista ni García tendrían minutos.

Para la tercera fecha de la fase regular, Batista empezaba a pisar fuerte en la rotación amarilla. El 8 de noviembre de 2007 podría considerarse el debut real del uruguayo en la Euroliga, jugando 17 minutos en Tel Aviv contra el Efes Pilsen turco, con una gran estadística de 14 puntos, 4 rebotes, una asistencia y un robo. Al avanzar la competencia, lograba otro hito inigualado hasta ahora: ser el único jugador uruguayo en ser nombrado MVP de la semana de la Euroliga. El 22 de febrero de 2008, por la segunda semana del Top 16, Maccabi enfrentaba al Zalgiris Kaunas y Batista alcanzaba una valoración de 27 (25 puntos, 13 rebotes, una asistencia, 2 robos y 7 faltas recibidas).

Maccabi Tel Aviv terminaría esa temporada de la Euroliga como vicecampeón, perdiendo la Final contra el CSKA de Moscú. Esteban Batista se convertía así también en el primer uruguayo en ser finalista de este torneo, con unos promedios finales de 10.3 puntos, 5.3 rebotes y 1.1 robos en 17:44 de promedio. Comenzaría de esta forma una gran carrera en Europa que lo llevaría a jugar en 4 de los mejores 10 equipos en la clasificación histórica de la Copa de Europa/Euroliga (Maccabi, Panathinaikos, Efes y Milano), también sería el primer uruguayo en ser campeón de la Lega italiana (hasta ahora, también es el único) y terminaría jugando seis temporadas en Euroliga con 8.4 puntos y 4.9 rebotes de promedio en 85 partidos. Mientras seguimos esperando por la llegada del segundo uruguayo a la NBA y luego de que posteriormente jugaran Euroliga otros cuatro (Panchi Barrera, Nicolás Mazzarino, Jayson Granger y Bruno Fitipaldo), no está de más recordar a quien fue el pionero en ambas orillas de la élite mundial.