Eslovenía derrotó a Lituania en Kaunas y logró la clasificación a los Juegos Olímpicos por primera vez en su historia. En los balcánicos Luka Doncic fue la gran figura, terminando el juego con un triple doble.

Por la definición del Preolímpico de Kaunas se enfrentaban los dos grandes candidatos en la previa, Lituania y Eslovenia. Ambos equipos llegaban invictos, habiendo eliminado en semifinales a Polonia y Eslovenia respectivamente. Darius Maskoliunas presentó un quinteto conformado por Mantas Kalnietis, Tomas Dimsa, Marius Grigonis, Domantas Sabonis y Jonas Valanciunas. Por su parte, los dirigidos por Aleksander Sekulic saltaron a la cancha con Luka Doncic, Zoran Dragic, Jaka Blazic, Vlatko Cancar y Mike Tobey. Los encargados de impartir justicia fueron el boricua Roberto Vázquez, el argentino Juan Fernandez y el italiano Manuel Mazzoni.

El encuentro disputado en el Zalgirio Arena de la ciudad de Kaunas presentó un inicio sumamente atractivo, en el cual ambas escuadras intentaban plasmar en el rectángulo sus principales atributos ofensivos. El elenco locatario intentaba definir todos sus ataques en la zona pintada por intermedio de Jonas Valanciunas y Domantas Sabonis, mientras que el conjunto visitante generaba a través de Luka Doncic, para que definieran Luka Blazic y Zoran Dragic. La prematuras segundas faltas del interno de los Pacers y de Tomas Dimsa, le complicaban la vida a los lituanos. Sobre el cierre del primer cuarto, el “Wonderboy” comenzó a buscar su tiro y de esa forma los eslovenos abrieron una ventaja de diez unidades (18-28). Entre el final de dicho periodo y el arranque del segundo, los vestidos de blanco colocaron un parcial de 12-0, que les daba la posibilidad de pasar al frente en el tanteador. En ese lapso fue determinante la figura de Marius Grigonis, bien acompañado por Arnas Butkevicius. En el peor momento de su equipo aparecióKlemen Prepelic, el shooter que tienen por naturaleza los balcánicos. Durante un par de minutos se produjo un hermoso intercambio de canastas entre Doncic y Sabonis, demostrando que están un escalón por encima del resto individualmente hablando. En resumen, estas dos selecciones de primer nivel europeo nos empacharon de baloncesto, regalándonos a los que amamos este deporte, uno de los mejores primeros tiempos de los últimos años.

Al comenzar la segunda mitad el electrónico se encontraba igualado en 52 puntos por bando. Con tres bombas seguidas, dos en las manos de Vlatko Cancar y una en las de Mike Tobey, todas con asistencias del número 77, hacían que Slovenija abriera una diferencia de nueve tantos (52-61) en los primeros compases del complemento. El Zalgirio Arena totalmente repleto se encontraba en silencio, ya que su selección parecía estar quebrada en cancha. Sin embargo, Sabonis se puso el equipo sobre sus hombros, siendo muy agresivo a la hora de atacar el aro. Con un buen aporte desde el banco de suplentes de Rokas Giedraitis, el dueño de casa conseguía ponerse en partido nuevamente. No obstante, con la aparición del experimentado Blazic, con un triple y algunos libres, la visita cerró el tercer cuarto arriba por once puntos. En el comienzo del último periodo, de la mano de un inspirado Cancar, la renta aumentó a 16, lo que prácticamente sentenciaba el game. Los dirigidos por Darius Maskoliunas intentaron reaccionar, sobre todo mediante impulsos individuales de Mantas Kalnietis. Sin embargo, los comandados por Aleksander Sekulic mantuvieron la calma en todo momento, siendo importante en ese aspecto la conducción de la bestia de los Mavericks. Un golazo de Vlatko a falta de 54 segundos terminó de sentenciar el match a favor del úlimo campeón del EuroBasket. Finalmente, Eslovenia se quedó con el triunfo por 96 a 85 y de esa manera logró meterse en los JJOO por primera vez en su historia.

En el ganador se destacó la brillante actuación de Luka Doncic, que aportó 31 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias, bien acompañado por Vlatko Cancar con 18 tantos (4/6 triples). Por el lado del perdedor, Jonas Valanciunas encestó 14 unidades y capturó 6 rebotes.

Los de la península balcánica estarán en el grupo C de los Juegos Olímpicos de Tokio junto a España, Argentina y Japón.

Foto: Fiba.basketball

UNO x UNO

LITUANIA

Kalnietis (6): En el arranque del juego tuvo algunos problemas, sobre todo en el costado defensivo. De a poco se fue soltando y los mejores momentos de su equipo fueron con él en cancha. Dimsa (3): Fue titular con el objetivo de seguir a Doncic hasta abajo de la cama. Se cargó rápido de faltas y además, cuando lo intentó hacer, el 77 de Eslovenia lo llevó de paseo. Grigonis (4): Fue importante en algún pasaje del segundo cuarto. Sin embargo, por momentos se empecinó con su gol exterior, cuando las ventajas de su selección pasaban por otro lado. Sabonis (4): Otro que se complicó prematuramente con las personales. Teniendo en cuenta su importancia y la temporada que tuvo en la NBA, fue altamente decepcionante lo que mostró en la jornada de hoy. Valanciunas (5): En el primer cuarto hizo destrozos en el poste bajo, sacando muchas faltas, pero errando demasiados libres. En el resto del encuentro brilló por su ausencia. Bendzius (5): Aportó cosas interesantes desde el banco de suplentes, sobre todo en el goleo exterior. Cometió varias faltas tontas, que le dieron libres a su rival. Butkevicius (7): A pesar de ser uno de los jugadores con menos responsabilidad, fue el mejor de Lituania en líneas generales. Se prendió atrás y adelante no erró desde el perímetro. Jokubaitis (5): Mostró desfachatez en su primer ingreso. Es uno de los principales proyectos a futuro que tienen los bálticos. Lekavicius (4): Lamentablemente para él, tuvo que ver en primera fila el recital del niño maravilla. Giedraitis (4): Su primera intervención fue buena. Luego de eso únicamente cometió errores. Masiulis (-): Poco tiempo en el rectángulo. Maskoliunas (4): Va a tener pesadillas con Doncic y lo que este generó desde el pick. En ningún momento pudo encontrar soluciones defensivas para frenar al hombre de los Mavs. En el primer tiempo su equipo funcionó bien ofensivamente, pero en el complemento fue todo lo contrario.

ESLOVENIA

Doncic (10): El Destacado. Mamita querida, que pedazo de jugador. Este tipo me hace dudar acerca de mi sexualidad. Dragic (5): En los primeros compases del match mostró parte de su repertorio ofensivo, haciendo olvidar a su hermano Goran. Se fue desinflando con el correr de los minutos e incluso, erró una bandeja increíble estando sin oposición. Blazic (7): La experiencia al servicio del equipo. El ex jugador del Barcelona tiene eso que no se compra en la farmacia. Jerarquía. Cancar (8): El primer tiempo de este muchacho fue flojísimo. En la segunda mitad demostró porque “juega” en la NBA. Cada uno de sus triples fueron una daga directa al corazón de los lituanos. Tobey (8): Logró la nacionalización pocos días antes de comenzar el Preolímpico. Su rol en el equipo era ocupar el lugar que tenía Anthony Randolph en el EuroBasket del 2017. El nacido en New York cumplió con creces, siendo figura en los dos partidos más importantes del torneo. Prepelic (6): Metió una bomba desde ocho metros y un par de penetaciones en la primera mitad. Después se le cerró el aro y se dedicó más a defender. Muric (3): Fue el único que desentonó en el conjunto balcánico. No aportó nada en ataque y encima se llenó de faltas rápidamente. Nikolic (6): Le dio minutos de descanso a Luka y mantuvo la intensidad defensiva. No le alcanzó para soltarse en el otro costado de la cancha. Dimec (6): Tuvo que fajarse con un pívot clase A como lo es Valanciunas. Si bien le costó, en varias oportunidades consiguipo controlarlo. Hrovat (-): Escasa participación. Sekulic (8): El plan de juego le salió a la perfección. Buscó en todo momento generar desde el pick central de Doncic. En defensa, más que nada en el segundo tiempo, sus dirigidos hicieron prácticamente todo perfecto.

VAR

Roberto Vázquez, Juan Fernández y Manuel Mazzoni (5): Durante los primeros tres cuartos estuvieron a la altura, llevando el juego con mucha tranquilidad. En el último cuarto cometieron un par de errores insólitos que perjudicaron a Eslovenia y que obviamente le bajan un par de puntos a la actuación de la terna.

_______________________

LO DESTACADO

Estamos en presencia del mejor jugador FIBA en la actualidad. A pesar de que el serbio Nikola Jokic se quedó con el premio de MVP de la NBA, el más desnivelante en el concierto internacional es Luka Doncic. El “pibe” de 22 años demuestra partido a partido que está dos o tres escalones por encima del resto de los mortales. En el día más importante en la historia de Eslovenia, el jugador de los Mavericks la rompió absolutamente toda, brindando un recital en la ciudad de Kaunas. El ex Real Madrid terminó el juego con un triple doble, luego de aportar 31 puntos (12/18 en dobles), 11 rebotes y 13 asistencias en los 33:42 minutos que permaneció en cancha, alcanzando una valoración de 42. Que placer verte en Tokio Lukita.