Gonzalo Varela, presidente de la comisión de básquetbol de Biguá, tras el campeonato hizo un repaso del título, el lugar que ocupa la disciplina en el club, y un sueño de que el Pato saliera campeón en su cancha.

Sobre el objetivo cumplido, indicó: “Antes que nada quiero felicitar a Nacional, que enalteció nuestro triunfo porque el trabajo de Leo Zylbersztein y los muchachos fue increíble. Se sobrepusieron a un montón de cosas y todo ese esfuerzo dio brillo en las finales. Nosotros estamos re felices, hace mucho tiempo que estamos trabajando, ordenando muchas cosas y este año vimos la posibilidad de juntar las armas como para que en un campeonato corto pudiéramos llegar a esto. Recuperamos al Pepo (Vidal) que es una figura emblemática de la casa. Conseguimos un trío de extranjeros que fue un salto de calidad enorme, también recuperamos a otro jugador de la casa como el Beco Loriente, dimos el espacio para que Martín Rojas, nuestro Sub 23, ocupara un lugar de brillo en el plantel”.

En referencia a si el club recuperó la mística de pelear cosas importantes, y como se hace para mantener eso, dijo: “Totalmente, este año todos los estratos sociales estaban alineados con el básquetbol, y tuvimos el apoyo de toda la institución. No creo que sea difícil seguir, obviamente es muy difícil repetir una campaña como esta, pero el básquetbol se volvió a ganar su lugar dentro del club y eso no lo va a perder más, porque la gente festejó y la mística del equipo, se volvió a la cancha. Se transmitieron los valores que nosotros tenemos del club, desde el equipo hacía afuera, nada va ser perder eso”.

“Fue un campeonato muy raro, con todo el tema del Covid, distintas lesiones, para todos fue un campeonato muy difícil. En esos momentos complicados, nosotros optamos por mantener la línea de trabajo que habíamos definido al principio del año y no apartarnos de eso. La fortuna nos ayudó, porque al momento de la definición llegamos con el plantel sano. Después tuvimos la enorme baja del Pepo, que para nosotros es un jugador insustituible y sin embargo el plantel se pudo sobreponer. El corazón que mostró Pepo el día que intentó jugar, cuando no podía ni pisar demostró para los compañeros, que si ponían el corazón, el equipo estaba para llegar mucho más allá de las limitaciones que pudieran tener. Cuando eso se logra en un equipo, se llega a cosas grandes”, declaró sobre los imponderables que tuvo la dirigencia, previo y durante al certamen.

Sobre el MVP Donald Sims, el presidente expresó: “Donald es un jugador extraordinario, y lo mejor es que acompaña esas condiciones de jugador con las personales. La conducta profesional es mucho más allá de lo que uno podía esperar, es de esos jugadores que llegaba una hora antes a entrenar, se quedaba tirando, siempre trabaja, tenía una palabra de aliento, siempre estaba para construir. Es un espectáculo, nuestro deseo es renovarlo para la próxima Liga, estamos trabajando en eso. Él quiere quedarse, obviamente es un jugador de un nivel económico difícil de sostener en nuestra Liga, pero trataremos de acobijarlo y quizás podemos repetir para la próxima temporada”.

“La traída de Hernán (Laginestra) tuvo varios altos y bajos. Fue difícil para él adaptarse a nosotros, y al club adaptarse a su manera de trabajar. Sin embargo, logramos con él lo que nosotros queríamos que era cambiar la forma de jugar. Nosotros entendimos en su momento que teníamos que cambiar el estilo de Biguá desde las formativas para a un básquetbol que se ve en otros lados, de más posesiones, más tiros abiertos, con otro tipo de juego. Eso se pudo ver durante muchos lapsos del campeonato y cuando se jugó así, fueron los partidos que se logró sacar diferencia”, manifestó Varela sobre el trabajo del entrenador argentino.

Sobre la poca participación de los juveniles del club, excepto Martín Rojas, comentó: “El objetivo de nosotros de incluir a los juveniles siempre está, de hecho, uno de nuestros orgullos es conseguir este campeonato mayoritariamente con jugadores de la cantera. Pero hay decisiones que son técnicas que, a partir de determinado punto del campeonato, tienes que respetar el trabajo del cuerpo técnico y darle lugar, para eso vinieron, para hacer su trabajo, para llevar esa responsabilidad. Te mentiría si no te dijera que nos hubiese gustado más rotación de los juveniles. Pero igual en el día a día, si uno ve el trabajo que hicieron durante el año, las mejoras que tuvieron en este año trabajando con este cuerpo técnico y el nivel de jugadores, ha sido un año de muchísimo progreso para ellos.” 

“No sabes el orgullo que tenemos nosotros de salir campeones en nuestra casa, nos encanta nuestra cancha. Este es el lugar de mi familia, acá me críe, se criaron mis hijos. Esto es increíble, festejar con mi familia, con mis hijos y en mi casa festejando, es increíble”, culminó diciendo emocionado el presidente.