Diego Pena García fue la gran sorpresa que tuvo el campeonato y uno de los pilares fundamentales de Biguá. Luego de la consagración se detuvo a dialogar con Básquet Total.

Sobre algunos aspectos positivos del equipo campeón, dijo: “No sé cómo decir las cosas a favor que tuvimos. Este equipo nunca bajo los brazos, nos faltaron fichas desde el primer momento y nunca importó. El equipo siempre estaba al frente, no importaba lo que pasara, y por eso hoy Biguá es campeón. En un momento faltaban cuatro jugadores, y a Biguá no le importaba, seguía, levantaba la cabeza e iba al frente”.

“El partido del sábado fue el Biguá que estábamos extrañando, el que todos recordaban y que a nosotros nos hace bien. El sábado volvió ese equipo, pero hoy igualmente sabíamos que iba ser un partido duro, había que jugar los 40 minutos, porque ellos eran un equipo con experiencia. Por suerte salió todo bien, y Biguá es campeón”, indicó el número 25 en referencia a lo importante que fue ganar el cuarto punto de la serie y la forma en que lo hizo.

Sobre si hoy se puede decir que Diego Pena García se hizo su nombre en nuestro básquetbol, manifestó: “Yo he hecho muchas amistades acá y siempre les hago el mismo chiste. ‘Sin Pena, no hay gloria’ (risas), por eso me trajeron. Siempre se los dije desde el primer momento, yo sabía para que estábamos preparados, pero era un camino duro, pero acá estamos y por eso nos dio para festejar” 

“El deportista pasa por muchos momentos, se cae, se golpea, pero siempre se levanta. En lo personal me ha costado mucho, me levanté y estoy de pie”, sobre si es el mejor momento de su carrera.

Y para despedirse, respondiendo hasta cuándo hay Pena García en Villa Biarritz, declaró: “Creo que para rato por ahora, estamos muy tranquilos acá”.