A pesar de que una lesión lo marginara de los últimos juegos de las finales, Santiago Vidal fue pilar fundamental en la campaña del Pato. La temporada que le tocó volver a su Biguá, fue con título y una vez finalizado el quinto juego ante Nacional, no dejó ocultar su emoción en nota con Básquet Total.

Comenzó dejando sus primeras sensaciones tras la consagración en su vuelta al país: “Es una alegría muy grande. No era algo obligado, ni planificado, salió mejor. Hay que dejar a veces lo individual de lado, esto es un deporte colectivo. Estoy orgulloso, contento, tengo muchas ganas de disfrutar esto”.

El Pepo se refirió al momento post lesión en el que a pesar de que el físico no respondía, trató de darle al equipo su mano en cancha: “De todo se aprende. Hay que saber leer los mensajes que te va pasando la vida. Resignar lo individual, priorizar lo colectivo, dar la vuelta a la página rápido y apoyar de otro lugar”.

Vidal también contó como vivió las finales desde afuera: “Se sufre mucho porque yo no tengo el control de la situación y cuando no es así, la verdad es que sufro mucho. Pero yo tenía confianza, esperanza y mucha ilusión. Los compañeros me han dado una alegría enorme”.

A Santiago se lo vio muy activo pese a no poder darle una mano a su equipo adentro, pero contó que le aportó al equipo desde su rol, en especial a Hernán Álvarez, quien lo tiene como un referente en su posición: “Esto es colectivo. No iba a poder estar, hice lo imposible pero no, voy a estar un tiempo corto afuera. A Hernán lo vi entrar al club desde muy chiquito y la realidad hoy es que se recibió de jugador. Fue brillante en las finales, estoy orgulloso de él, me alegro, hay que felicitarlo”.