Biguá metió puñito tras aplastar a Nacional de principio a fin y enviar la serie final a un último y decisivo juego donde se conocerá al campeón de la temporada 2021.

La jornada del sábado por la noche nos presentó un plan espectacular. Biguá-Nacional se dieron cita en Villa Biarritz para un juego que podía ser el decisivo de las finales de Liga Uruguaya de Básquetbol.

Naranja al aire y a jugar. El primer minuto y medio fue Bolso. Con un 5-0 dio la sensación que seguía de largo con el ritmo que le permitió dar vuelta la serie. Sin embargo, Biguá no solo lo emparejó sino que marcó el ritmo desde el tiro de tres puntos. Corrida de 15-2 para pasar por ocho  unidades. En ese lapso un bestial Diego Pena García con tres bombas sumado a Sims, fueron las claves de la remontada. Nacional intentó recuperarse desde la pelota en mano de Cabezas y el posteo de Batista, cosa que logró para acercarse a cuatro. En el cierre bombas de los dos lados permitió a Biguá terminar 25-20 los primeros 10 minutos. El segundo fue, increíblemente, el del quiebre. El Pato tuvo grandes porcentajes con cuatro triples incluidos y con los exponentes ofensivos de siempre: Sims y Rudd. Además Loriente aportó desde el triple, y Rojas desde todos los sectores posibles siendo un jugador total por momentos. +21 de ventaja en sólo 20 minutos y partido liquidado.

El tercero sirvió para que Biguá amplíe la ventaja. Siguió con la misma tónica que en el primer tiempo, con absoluto dominio del juego y sin sobresaltos que lo hicieran dudar de la victoria. Hernan Álvarez tuvo minutos de anotador además de lo que siguieron haciendo los demás titulares. Nacional estuvo nulo en ataque, y nunca presentó una reacción que al menos pusiera en duda el resultado final. Se fue 34 abajo al final del tercero. El último sirvió, al menos, para mostrar a los gurises de los clubes. Andreoli, Arregui, Quiroga, Oerez y Juárez. Ellos lo dieron todo en esos minutos que les tocó jugar de una final, pero que no sirvió para cambiar la realidad de un partido decidido hacía mucho rato. Algún tumulto en el cierre fue lo más interesante de un juego decidido en los primeros 20. Victoria del local y serie 2-2.

El goleador del juego fue Donald Sims con 22 puntos, mientras que Dominique Morrison anotó 14 en Nacional. El lunes a partir de 21:15 se vuelven a ver las caras, en un juego que si o si determinará campeón.

 

EL GRITO

No sean boludos, que si se tiran les tengo que cobrar técnico 

Esta cómica forma de expresar una absoluta realidad tuvo Andrés Bartel para dirigirse a Manuel Romero y Pierino Rusch tras una serie de simulaciones por parte de los bases de Nacional. Más que como árbitro-jugador pareció un consejo de padre-hijo. Un fenómeno Andres.

UNO x UNO

BIGUÁ

Álvarez (5): Correcto juego de Hernán. Encontró su gol y a sus compañeros con la mano caliente. Sims (7): Apareció el Donald que deslumbró antes de las finales. Nuevamente amigazo de su tiro e indefendible desde el drible. Crack. Pena García (7): Con esa mano puede soñar cualquier cosa. Abrió la noche fría del primer cuarto con tres triples casi consecutivos. Rudd (7): Bienvenido nuevamente a las finales señor Victor. Lo estábamos esperando. Hizo de todo, y todo bien. Un placer visual verlo jugar. Passos (6): En ataque se ve poco, pero cuando aparece es vital. Atrás y adelante. Rojas (7): Seguramente el más regular de su equipo en la serie final. Intensidad al servicio del equipo. Loriente (6):  Iván se reencontró con su tiro en esta serie, sumando una nueva amenaza en un equipo con muchísimos golpes. Arregui, Bastón, Andreoli (-): Jugaron los minutos basura. Laginestra (7): Zonita con presión sobre Morrison y adelante recuperar el tiempo perdido acordándose de cómo meterla de tres. Paliza y hasta el lunes. 

NACIONAL

Rusch (3): No fue su mejor partido. No logró encontrar el tiro a pie firme que tan buenos resultados le había dado en juegos anteriores. Romero (4): Más allá de la intensidad que siempre pone, no logró involucrarse en ataque. Larrea (5): Había tenido un buen juego número 2, pero hoy no logró repetir. De todas formas, logra aportar en varias facetas del juego casi que sin complicaciones. Morrison (6): Sin ser una locura fue el mejor. Peleado con el tiro pero queriendo mucho en ataque. Mitchell (2): Jugó su peor partido desde que está en Uruguay. No le salió nada y terminó con 0 puntos y 0-10 en tiros de campo. Batista (5): Dio soluciones desde el poste cuando lo buscaron, pero también brindó ventajas atrás. Cabezas (3): En un pasaje del primer cuarto logró ilusionar a su equipo con ponerse en juego, pero logró solo unos minutos. Pérez, Quiroga, Juárez (-) : Jugaron los minutos basura. Zylbersztein (4): No encontró solucion al ataque rival ni como atacar la zona de Biguá. Le queda una bala el proximo lunes.

VAR

Andrés Bartel, Alejandro Sánchez Varela, Diego Ortiz (7): Partido sin sobresaltos. 

_______________________

LO DESTACADO

El partido que necesitaba Biguá para contrarrestar las dos derrotas en fila. Juego colectivo, 17 asistencias, 10 triples y 35 de máxima. Vaya forma de recuperarse. Además, contó con anotación de todos los jugadores que participaron de los minutos reales del juego. El destacado de hoy fue el equipo.

EL TAPABOCAS

“-No puede ser que Biguá se la juegue solo al triple”, le comenté a BTito. Beto me contestó “- Pero Lea, jugó así todo el año, ¿porque cambiarían ahora?” Y una vez más y casi que sin proponerselo, el Pato y BTito tenían razón. Pusieron un tapabocas grande como todo el Parque Villa Biarritz y con muchísima seguridad encaminaron la serie a un quinto y decisivo juego.