La primera final fue muy pareja entre los dos mejores equipos del campeonato, la cual definió por detalles de concentración y donde la calidad individual, tanto de Sims y Vidal (previsibles) como de Pena García (quién confirmó) se destacaron. Biguá logró sobreponerse a las ventajas que da en la tabla (le tomaron 18 rebotes ofensivos), mientras que Nacional sigue logrando exprimir al máximo al plantel a pesar de las bajas conocidas.

PRIMER CUARTO (25 a 19 Biguá)

Dos estrategias ofensivas bien definidas en cada equipo:

  • En Biguá, la generación de juego se buscó a través del pick and roll y hand-off de Sims (50 % de las posesiones)
  • En Nacional, a través del aclarado (tanto en poste bajo como alto), para sus tres hombres grandes (8 puntos de Collier y 4 de Batista).

Dos figuras normalmente generadoras de ventajas en sus respectivos equipos, no tuvieron el protagonismo normal por diferentes causas. Morrison fue prácticamente radiado del cuarto por la defensa de negación de Loriente, y Vidal no tuvo mucho la pelota en sus manos para generar, pero en cambio fue letal aprovechando el tiro de 3 (tres en el cuarto), generado tanto por las asistencias de Sims como cuando su defensor le pasó por atrás en el pick.

No hubo ataques rápidos en el cuarto, aunque Biguá consiguió realizar tres transiciones en las cuales buscaron inteligentemente a los hombres abiertos para conseguir dos triples a pie firme de Loriente y Rudd (6 de 10 Biguá en el cuarto). Nacional no pudo correr ni conseguir transiciones, limitándose a ofensivas estacionadas de media cancha.

SEGUNDO CUARTO (29 a 17 Nacional)

Cuarto de Nacional (3 de 8 en triples), que incurre en un cuadrado y uno que confunde a Biguá y le permite por primera vez lastimar en ataque rápido. En el resto de las ofensivas, todas estacionadas, Nacional logra diversificar el ataque:

  • Cabezas principalmente (y Romero) jugando pick and roll con Mitchell y Batista logran dañar atacando el aro o triangulando. No logra Biguá defender bien las penetraciones ni con Hatila ni mucho menos con Rudd.
  • Mete en juego a Morrison (ante la salida de Loriente), quien a través de pick and roll logra generar ventajas rompiendo al aro y sacando faltas

Biguá (3 de 9 en triples) en el cuarto se volvió muy dependiente de Sims a través de las acciones usuales de pick and roll y hand-off donde siguió convirtiendo de 3 y sacando faltas. Pero a diferencia del primer cuarto, no logró asistir en cuanto a que sus compañeros erraron. Cuando no se generaba ventajas con Sims, la segunda opción fue darle la pelota Rudd para que jugara 1×1, pero estuvo inefectivo en las cinco acciones que intentó.

TERCER CUARTO (23 a 22 Biguá)

Cuarto sumamente equilibrado, donde Biguá (3 de 9 en triples) comienza a diversificar su ofensiva tanto ante defensa hombre como de box-1 que le plantea Biguá:

  • Le da la pelota a Vidal quien rompiendo 1×1 y jugando pick and roll principalmente con Rojas, generó muchas ventajas para sí mismo como para los pases de triangulación.
  • Sims en picks con Rojas y Hatila sigue dañando con su tiro desde el dribbling y asistiendo.

Nacional (3 de 6 en triples) alternó tres situaciones ofensivas:

  • Posteos de Batista y Mitchell con buena efectividad
  • Cabezas en 1×1 a Sims, con efectividad media
  • Morrison tanto en 1×1 como en picks fue muy efectivo convirtiendo y asistiendo

ÚLTIMO CUARTO (32 a 22 Biguá)

Biguá (4 de 9 en triples, 3 de ellos de Pena García) por primera vez en el juego logra atacar en transición, donde Vidal se destaca asistiendo para bandejas de Hatila y Rudd; y para 2 triples a pie firma de Pena García, todas situaciones de alto porcentaje en un ámbito del ataque donde Vidal saca a relucir toda su capacidad.

Cuando el balance defensivo de Nacional fue bueno y no permitió transiciones, siguió con el esquema de generación de juego a través de los picks de Sims, quien por esa vía logró 7 puntos desde el dribbling en el cuarto, incluyendo un triple decisivo a falta dos minutos.

Nacional basó su juego en el último cuarto en Cabezas, tanto atacando 1×1 verticalmente al aro como tirando de 3 en el pick, confiando el rebote ofensivo de Batista y Mitchell (5 en total en ese cuarto).

DETALLES DE LA DEFINICIÓN: En una final y siendo entre equipos tan parejos, son los detalles los que terminan definiendo; en ese sentido, hay que destacar los 3 rebotes ofensivos que toma Vidal en ese último cuarto que permitieron segundas chances en momentos clave, y a falta de un minuto para terminar el juego, los 10 segundos que estuvo absolutamente solo Pena García en un ataque hasta que finalmente lo asistieron y tomó, aún con más tiempo para picarla y respirar como si fuera un libre, un triple decisivo.