Biguá derrotó a Olimpia consiguiendo ser el primer finalista de la Liga Uruguaya de Básquetbol. Martín Rojas fue un jugador fundamental en la serie y una vez finalizado el partido dialogó con Básquet Total.

Sobre las primeras sensaciones, expresó: “Acaba de terminar el partido, las emociones son muchas. Sin dudas que uno de mis sueños era poder jugar una final y que mejor que poder hacerlo con el club que me vio nacer”.

Rojas se refirió a su rival y a la serie en general: “Olimpia fue el mejor equipo del torneo y sabíamos que tenía buenos jugadores nacionales y extranjeros. Más allá de los dos partidos anteriores, teníamos claro que el partido de hoy iba a ser durísimo y luego de un arranque complicado, pudimos sacarlo adelante”.

El interno jugó una gran serie semifinal, respondiendo de gran manera cuando le tocó entrar: “Me siento muy cómodo en el equipo, tengo la plena confianza del entrenador y del equipo. Cuando toca entrar intento hacer lo que precise el equipo, por lo general defender y aprovechar los espacios que dejan Pepo o Donald”.

Desde la tribuna, se ve tanto a Vidal como a Sims ordenar y corregir permanentemente: “Para el grupo son líderes. Tener al Pepo, es tener a un entrenador dentro de la cancha. Cuando tenés estos jugadores de nivel, como también lo es Victor, solo te queda aprender de ellos y ejecutar lo que nos dicen”.

Por último, Martín contó lo que significa para él jugar una final con Bigua: “Vine a Biguá en el primer año de infantil y a partir de ahí siempre jugué acá. Conozco a todos los funcionarios, siempre la gente es buena onda conmigo, es un club al que quiero mucho y jugar una final es la alegría más grande que puedo tener”.