Urunday Universitario no tenía mañana y así encaró su duelo ante Nacional y esta vez pudo aprovechar las bajas del plantel tricolor. El estudioso se quedó con el juego y habrá al menos un partido más en esta llave. Germán Silvarrey fue una de las figuras en el equipo de El Prado y tras el juego habló con Básquet Total.

Estas fueron las primeras sensaciones del “Bola” tras un partido que era clave para seguir con vida: “Nos pusimos en una situación muy incómoda nosotros mismos, malos porcentajes, mala actitud a la hora de presentarnos a jugar una semifinal. Al final del partido anterior habíamos mostrado otra actitud y hoy lo hicimos desde el principio. Eso nos dio la chance de ganar el partido sin jugar bien, repitiendo los malos porcentajes, tomando malas decisiones en algún momento, pero es lo que nos toca. Nos está quedando incómodo el planteo de Nacional, no logramos hacer lo que queremos, pero a aún así hoy estiramos la serie y hay que volver mejorar algunas cosas para el jueves. Sabemos que quizás Nacional va a cambiar el plantel y eso hará que el juego sea diferente. Nosotros jugamos a lo que queríamos y ahora el jueves vamos a tratar de ponernos 2 a 2”.

Germán también habló sobre donde pasó la clave del juego ante un equipo que complica con jugadores abiertos: “El partido lo marcamos en el primer cuarto, estábamos teniendo problemas con una alineación de Nacional con cinco jugadores abiertos que nos queda incómodo para defender, tienen mucho espacio para penetrar, las ayudas son muy largas y eso hace que nos tiren tiros solos con jugadores de muy buena mano, lo que nos hace difícil la situación en defensa. Pero hoy fuimos más agresivos en el uno contra uno, eso nos dio más chance de correr la cancha, de tomar opciones antes que la zona de Nacional se parara. Desde ese lugar nos empezamos a sentir más cómodos en el juego, cargamos mejor en el rebote, los grandes fueron más agresivos a la hora de ir a buscar la pelota, ahí pasó más que nada la clave. Lo que nos falta todavía es meter la pelota de afuera, a medida que podamos hacer un juego completo, la serie se va a poner un poco más para nuestro lado, pero, no hay mucho tiempo para eso”.

Urunday era el favorito por las grandes bajas que tenía Nacional, pero el tricolor encontró un juego que para el estudioso era muy complicado de controlar. Consultado sobre como lo vivó el plantel y cuales eran las palabras del entrenador, Germán dijo: “A veces al ver que un equipo está diezmadoo pensas que va a estar un poco fuera de foco por lo que están pasando y resultó al revés. Al que afecto fue a nosotros, ellos estaban muy enfocados y concentrados con rendimientos altos en varios jugadores; mientras nosotros estábamos con un nivel muy bajo. Hoy con la actitud, de reforzar y ponernos más duros en defensa, bajarlos en puntos, el primer cuarto nos hicieron 6 puntos en 6 minutos, eso nos terminó de dar la confianza que nos faltaba. Ahora hay que trabajar, sabiendo que el jueves será un partido distinto porque vuelven Mitchell y Esteban (Batista). También van a tener la baja de Marcel (Souberbielle) que una lástima lo que le pasó en una jugada increíble”.

Consultado sobre como ve ese partido del jueves dijo: “Nosotros tenemos que reenfocar el cambio de estrategia y saber que van a jugar con otro estilo de jugadores, de juego interno, más pesado, pero que seguramente mantengan la zona porque les está dando mucho resultado a raíz que nosotros no la estamos metiendo. Tenemos que trabajar, mantenernos duros en defensa, bajarlos en el score a ellos, hoy (ayer) metieron 72 y a partir de ahí tendremos más chances de ganar”.

Para cerrar, Germán habló de esa desafortunada jugada que terminó con la lesión de Marcel Souberbielle: “Lo que veo de esa jugada es que él viene a apoyarse en mí para dejarme fuera de la jugada y poder tirar. Lo que hago para evitar que tome esa ventaja es sacarle el cuerpo. Al momento que hago eso, el apoya demasiado peso, la fuerza que iba a hacer contra mí, la termina apoyando contra el piso y tuvo la mala suerte por lo que ya me dijeron de romper ligamentos. Es algo que no le deseo a nadie, a Marcel lo conozco hace muchos años y me dejó helado el momento de la jugada. Es algo totalmente casual del juego, es una cagada que le pase, en el momento que le pasa, estaba jugando espectacular, con unas semifinales de puta madre y que le pase esto la verdad que me quedé mal”.